Flecos desapercibidos del 9M (I): el fracaso de Ana Pastor en Pontevedra

A la vista de los resultados electorales y de los múltiples análisis a que han dado lugar, me gustaría poner de manifiesto algunos flecos del resultad…

A la vista de los resultados electorales y de los múltiples análisis a que han dado lugar, me gustaría poner de manifiesto algunos flecos del resultado del PP, que no han sido debidamente analizados por exceso de atención al resultado general, y que ponen de relieve aspectos sumamente interesantes en lo que a la fidelidad de los propios principios del PP se refiere.

El primero de los flecos que he de analizar parte de un resultado general de aumento del PP en toda España en casi medio millón de votos, con casi tres puntos de aumento y 6 escaños.

Pues bien, en medio de esa tónica general, el PP de Pontevedra, encabezada su lista por Ana Pastor (sin duda una de las diputadas más conocidas del PP en toda la legislatura por su omnipresencia en la materia “políticas sociales”, que abarcaba, en el organigrama popular, educación y sanidad), ha disminuido el número de votos en más de 22.000 (en medio de un aumento de la participación de 3 puntos en la circunscripción) y ha caído en porcentaje de manera considerable hasta lograr lo que parecía imposible: que la Ley d´Hont beneficie al tercer partido.

En efecto, en una provincia con 7 diputados (es decir, donde cada diputado representa el 14,3% del total) el BNG logra un escaño con solo el 11,9% de los votos, de modo que la posibilidad de que el PP arrancase un escaño más, que se habría logrado con solo superar el 45% de los votos, ha quedado imposibilitada por un pírrico 44,2%.

Si comparamos con la serie histórica del PP de Pontevedra es más grave aún: en los años 90, cuando el PP sacaba el 38% a nivel de toda España –hoy ha sacado más del 40%-, en Pontevedra el resultado superaba el 47%.

Y ahora vamos a lo importante: las causas. Evidentemente que se pueden buscar muchas y entre ellas la fortaleza de la izquierda en la provincia de Pontevedra o el control, por el bipartito, de la Radio y la Televisión autonómicas.

Pero la principal causa tal vez radique en la propia situación del Partido Popular.

Concretamente deberíamos detenernos en la candidata Ana Pastor, pues se ha pasado toda la legislatura anterior proponiendo medidas completamente alejadas del ideario conservador-liberal del PP.

En efecto, mientras el electorado del PP clama por el cheque escolar y la libertad educativa, Ana Pastor ha sido fiel defensora del intervencionismo; y mientras el votante medio de centro- derecha pide subsidiariedad y recortes fiscales Ana Pastor ha promovido una y otra vez medidas tendentes al incremento del gasto público.

Si a eso unimos que la experimentación con embriones humanos en España procede de una ley de Ana Pastor como Ministra de Sanidad podemos concluir que, con una candidata que raya en la socialdemocracia el PP fracasa estrepitosamente como muestran los datos expuestos.

Al final la fidelidad al propio ideario es lo que de veras da frutos y hay múltiples ejemplos de ello: pasó cuando CiU cayó al tercer puesto en Catalunya en las Europeas de 2004 por presentarse en coalición con un partido marxista (el BNG) y con un candidato progresista (Ignasi Guardans) y ha vuelto a pasar ahora con el PP y Ana Pastor en Pontevedra.

Lo siento por Ana Pastor, de cuya excelente capacidad y buenas intenciones no tengo dudas, pero estos resultados (caída en votos y perdida potencial de un escaño –y van dos veces, pues ya en 2004 Ana Pastor fue un fiasco electoral) y su inevitable conexión con las ideas para-socialdemócratas de la candidata deben llevar a cuestionarse su continuidad en la cúpula popular, sobre todo en estos momentos en los que al parecer la renovación es lo que se pretende por parte de Mariano Rajoy.

En el próximo artículo de esta serie analizaré el fiasco monumental del PP en Ourense.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>