Flujos migratorios: La gran esperanza económica para los países pobres

Los flujos de remesas que los inmigrantes envían a sus países de origen se están revelando, según constata el Banco Mundial (BM), como una eficaz arma…

Los flujos de remesas que los inmigrantes envían a sus países de origen se están revelando, según constata el Banco Mundial (BM), como una eficaz arma en la lucha contra la pobreza. Concretamente, los envíos que efectuaron en 2005 trabajadores extranjeros provenientes de estados subdesarrollados a los pueblos y ciudades de donde partieron en su día, según cifra el BM, alcanzan una cifra de 142.018,9 millones de euros. El importe total de las remesas mundiales, con los países ricos incluidos, es de 197.295,7 millones de euros.

Se calcula que el total de emigrantes en el mundo ronda los 200 millones de personas, el equivalente al 3 por ciento de la población global. Este fenómeno está produciendo un importante impacto en el crecimiento de la población en países ricos como Estados Unidos, Alemania, Suecia, Italia y España, entre otros. En los países desarrollados, el número de inmigrantes ha crecido en las últimas décadas a un ritmo del 2 por ciento anual.

Para entender mejor este fenómeno demográfico, el Banco Mundial ha elaborado un amplio estudio en el que pone de manifiesto el potencial económico de los flujos migratorios y, concretamente, la significación que el envío de las remesas tiene para combatir la pobreza. “Es una importante fuerza para combatir la pobreza” asegura Paul Wolfowitz, presidente del BM.

“Facilitar la transferencia de remesas”

El informe Perspectivas Económicas Globales 2006, del Banco Mundial, afirma que la migración puede generar un considerable incremento del bienestar para los propios emigrantes, para sus familias y, en definitiva, para sus países de origen y de destino, “si se aplican políticas tendentes a mejorar la gestión del flujo de emigrantes y facilitar la transferencia de remesas”, considera Wolfowitz, quien también opina que las remesas deben concebirse como un complemento a los programas de desarrollo, no como un sustituto.

El estudio de este organismo financiero internacional facilita datos mundiales, por ejemplo, sobre los 20 primeros países receptores de remesas, en miles de millones de dólares y en porcentaje del PIB, como se puede observar en el siguiente cuadro elaborado por el Fondo Monetario Internacional y reproducido por el diario EL PAÍS.

20 PRIMEROS PAÍSES RECEPTORES DE REMESAS

En miles de millones

de dólares

En porcentaje del PIB

País

Remesa

País

Remesa

India

21,7

Tonga

31,1

China

21,3

República de Moldavia

27,1

México

18,1

Lesotho

25,8

Francia

12,7

Haití

24,8

Filipinas

11,6

Bosnia-Herzegovina

22,5

España

6,9

Jordania

20,4

Bélgica

6,8

Jamaica

17,4

Alemania

6,5

Serbia y Montenegro

17,2

Reino Unido

6,4

El Salvador

16,2

Marruecos

4,2

Honduras

15,5

Serbia

4,1

Filipinas

13,5

Pakistán

3,9

República Dominicana

13,2

Brasil

3,6

Líbano

12,4

Bangladesh

3,4

Samoa

12,4

Egipto

3,3

Tajikistán

12,1

Portugal

3,2

Nicaragua

11,9

Vietnam

3,2

Albania

11,7

Colombia

3,2

Nepal

11,7

Estados Unidos

3,0

Kiribati

11,3

Nigeria

2,8

Yemen

10,0


Cabe resaltar que entre el 30 y el 45 por ciento de estos flujos financieros se realizan entre países en desarrollo, como destaca el Banco Mundial. Las cifras oficiales podrían incrementarse hasta un 50 por ciento si se contabilizaran también las remesas enviadas por canales informales. De hecho, se podría hablar de “la mayor fuente de capital extranjero para muchos países pobres.

Un auténtico balón de oxígeno

Así, las remesas enviadas a sus países de origen por los inmigrantes representan un auténtico balón de oxígeno para los Estados más desfavorecidos. En términos generales, estas transacciones representan el 6,7 por ciento de las importaciones de los países pobres y el 7,5 por ciento de su inversión interna.

Según indica la tabla, India es el primer país receptor de fondos procedentes de su emigración, con 21.700 millones de dólares (18.454 millones de euros), seguido de China (18.113,8 millones de euros), México (15.392,5 millones), Francia (10.800,2), Filipinas (9.864,8) y España (5.867,8 millones de euros).

Si se toma como referencia la riqueza de los países analizados, las remesas que representan la mayor proporción del PIB son las de Tonga (31,1 por ciento), República de Moldavia (27,1), Lesotho (25,8), Haití (24,8), Bosnia-Herzegovina (22,5) y Jordania (20,4 por ciento). Países ricos como Austria, Bélgica, Alemania y España también registraron alzas de entre el 45 y el 79 por ciento.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>