Forum Barcelona 2004: El fracaso de un pastiche

Los resultados del Forum Universal de las Culturas Barcelona 2004, un acto que se quería que fuese de proyección mundial y que sigue reducido a un eve…

Los resultados del Forum Universal de las Culturas Barcelona 2004, un acto que se quería que fuese de proyección mundial y que sigue reducido a un evento local, como lo constata la escasa atracción que los propios medios de comunicación españoles le están otorgando, está haciendo buenas las peores previsiones. El Forum, que no despierta ni el interés de los propios barceloneses, quedará como un caro monumento a la banalidad y a la trivialización.

Se presentó como un acto multitudinario y se previeron, también como elemento de financiación, 5 millones de visitas. El alcalde Joan Clos, presidente del invento, llego a hablar de 7 millones de visitas. La realidad es que, durante las 8 primeras semanas de las 20 que cubrirá el Forum, sólo lo han visitado 1 millón de personas cuando la previsión era de 1,6 millones, y esto contando que una parte importante, del orden del 30 por ciento, son visitas colectivas de centros escolares, mientras el curso funcionaba, y de colectivos de jubilados. A esta circunstancia, hay que añadir las decenas de miles de entradas que se han regalado a los funcionarios del Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación y la Generalitat de Cataluña.

El último invento (previsible dada la filosofía que desde hace años impregna al consistorio barcelonés), que tiende a reconvertir barrios de Barcelona como la Ribera o Gracia en parques temáticos nocturnos, ha sido la denominada entrada nocturna, mucho mas barata y que convierte al Forum de las Culturas en una mezcla de discoteca al aire libre y fiesta mayor de pueblo donde el alcohol y la música desorbitada son componentes insubstituibles, sin duda por aquello de la sostenibilidad que caracteriza a este invento. El ruido es tan importante que los vecinos de los barrios próximos ya han empezado a protestar porque, también en esta parte de la ciudad, dormir en verano es un lujo. Para sobrevivir, el Forum necesita echar mano de la pachanga e intentar, de esta manera, paliar lo que puede ser un fracaso de grandes proporciones. Si el ritmo no se altera, el Forum alcanzara 2,5 millones de visitantes, 3 a lo sumo, pero lejos los 5 previstos.

El Parlamento de las Religiones, entre la voluntad y el pintoresquismo

En el contexto descrito del Forum, se va a celebrar a lo largo de 6 días, del 7 al 13 de julio, el Parlamento de las Religiones, una entidad interreligiosa con sede en Chicago que convocó la primera sesión en 1893 para que representantes de las distintas confesiones intercambiasen experiencias. Aquella primera convocatoria reunió a 7.000 participantes. Un gran éxito dada la época. A pesar de ello, el nuevo Parlamento no se volvió a reunir hasta 1993, también en Chicago, donde congregó a 8.000 personas. La tercera convocatoria fue en 1999 en Ciudad del Cabo con 7.000 asistentes. Ahora el Ayuntamiento de Barcelona ha tenido gran interés para que el certamen tuviese lugar en el contexto del Forum, pero lo ha hecho con un procedimiento y una actuación en buena medida sorprendentes. Por ejemplo, la organización no ha contado prácticamente para nada con la Iglesia Católica, a pesar de ser ampliamente la mayoritaria del lugar. Ha cedido la gestión del evento al Centro UNESCO para el Diálogo Interreligioso, una organización privada que tiene una fuerte tendencia a la promoción del sincretismo religioso.

El resultado de esta deriva ha sido que no fue aceptado prácticamente ninguno de los grandes proyectos que presentó el Arzobispado de Barcelona, como por ejemplo una exposición sobre la Biblia que pensaban hacer conjuntamente protestantes y monjes de Montserrat. La presencia católica ha quedado reducida a pequeños temas que salpican la programación. Dos características más han sido la presencia de ateos en los debates, propiciada por la propia organización, lo cual no deja de ser una paradoja, y un mayor relieve a todo aquello que es minoritario y exótico, en definitiva la religión como producto de consumo.

Por otro lado, la presencia de grupos más que dudosos como los New Age y la Cienciología acaba de dar una sensación de pastiche más que notable. Es la maldición del Forum que ataca a las religiones. A ello hay que añadir el elevado coste por participar: 295 euros para los ciudadanos españoles y 470 para los extranjeros sólo para pagar la entrada; aquí no hay ni manutención, ni trasporte ni alojamiento. Participar un solo día cuesta 60 euros. Como se ve, dialogar religiosamente bien vale una misa. El resultado es que, también en este capítulo, la afluencia ha caído por debajo de lo esperado. Tras una previsión de 8.000 personas, la cifra final se sitúa en torno a las 6.000 y, para redondear el desastre, se produce a última hora la ausencia de algunas de las “estrellas” invitadas (por ejemplo, el Dalai Lama o el teólogo Hans Küng).

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>