Forum Barcelona 2004: Un queso con demasiados agujeros

El pasado 10 de septiembre informábamos de que un grupo de reconocidos periodistas, políticos y urbanistas se habían reunido en el Colegio de Periodis…

Forum Libertas

El pasado 10 de septiembre informábamos de que un grupo de reconocidos periodistas, políticos y urbanistas se habían reunido en el Colegio de Periodistas de Barcelona para hacer un balance de lo que hasta ahora ha significado el Forum Universal de las Culturas. Las conclusiones de este grupo de expertos eran demoledoras y calificaban el evento como un fracaso.Cuando faltan pocos días para la clausura del Forum Barcelona 2004 (26 de septiembre), los puntos más oscuros del evento salen a la luz con las manifestaciones de otras voces autorizadas, como en el caso de un informe de Convergència Democràtica de Catalunya, que vienen a coincidir con las críticas que entonces realizaban los expertos.

Ya desde los primeros días fueron criticadas una serie de medidas que apuntaban a un exceso de interés consumista, como prohibir la entrada y salida durante el mismo día del recinto sin volver a pagar o la prohibición de entrar alimentos y bebidas, medidas que la organización tuvo que retirar. El objetivo de los organizadores era, pues, incitar al máximo el consumo dentro del recinto y los visitantes se pronunciaron en contra de ese ansia recaudadora, que también se manifiesta explícitamente en el precio de las entradas, muy caras para la oferta que proporcionan.

Los números no cuadran

Por ésta y otras muchas razones, el número de visitantes del Forum no ha cubierto hasta ahora las expectativas que preveían sus organizadores. El Ayuntamiento de Barcelona confiaba en recibir alrededor de 5 millones de visitas e incluso el alcalde, Joan Clos, llegó a hablar de entre 7 y 7,5 millones de personas. Sin embargo, en el ecuador temporal del acontecimiento había pasado por el Forum un 15 por ciento menos de visitantes de los esperados (1.479.178 personas). Los propios organizadores reconocen que no se cubrirán los objetivos y habrá que esperar a las cifras oficiales finales para saber en qué medida se ha fallado en las previsiones, siempre y cuando haya una absoluta transparencia en esos datos.

Por otra parte, si analizamos el porcentaje de turistas extranjeros que recibe el recinto del Forum podemos constatar la poca repercusión que está teniendo el evento en el resto del mundo. Las cifras de visitantes de finales de mayo hablaban de un 53,5 por ciento de barceloneses, un 21,5 por ciento del resto de Cataluña, un 18,8 por ciento del Estado español y de un 6,2 por ciento de extranjeros, con tendencia a la baja. Un factor importante de esta baja afluencia de extranjeros se debe, sin duda, a la poca representación de personalidades de peso internacional que han acudido al evento, además de bajas significativas como la del Dalai Lama. En este sentido, la baja que más se ha hecho notar ha sido la del ex Secretario General de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, que no ha acudido por estar en desacuerdo con el talante comercial y poco social y cultural hacia el que ha derivado el Forum. Hay que tener en cuenta que Mayor Zaragoza fue la persona que consiguió el aval de la UNESCO para el Forum cuando Maragall lo propuso.

Los números tampoco cuadran en lo referente a los costos. Gastarse 51.000 millones de las antiguas pesetas en un acontecimiento que se abre a todas las culturas no debería de coincidir con el año en que las fiestas mayores tradicionales de los barrios de Barcelona han denunciado públicamente la falta de recursos. Y las inversiones gestionadas por Infraestructuras de Levante, S.A. para construir el espacio del Forum han tenido un coste de 650 millones de euros, con una desviación respecto al coste previsto al inicio de aproximadamente un 54,5 por ciento. Así, el Ayuntamiento de Barcelona se ha tenido que endeudar para los próximos 20 años en una cifra que rondalos 152 millones de euros.

En otro orden de cosas, que también hace referencia a los costes, los trabajadores del recinto han sido contratados por una empresa de trabajo temporal con unas condiciones de trabajo que se pueden calificar de precarias y que llevó a los empleados incluso a amenazar con convocar un paro.

Contenidos cuestionados

Cuando se analiza el listado de ponentes que han intervenido en los diálogos, se puede hablar de un cierto pluralismo ideológico en cuanto a la selección de invitados de todo el mundo. Sin embargo, este pluralismo no se ha plasmado en una representación de toda la sociedad catalana. Se puede afirmar que el Forum no ha sido plural desde el punto de vista ideológico a la hora de invitar a los ponentes de Cataluña y más bien se ha decantado por una determinada adscripción ideológica. Al mismo tiempo, El Forum tampoco ha sido plural en cuanto a abrirse a escuchar la opinión de la sociedad civil y dejar que participe de forma efectiva en el proyecto. Entidades y plataformas que representan a la sociedad civil han manifestado sus recelos en este sentido y en la desproporción del coste de la obra. No ha habido una conexión real con los ciudadanos de Barcelona.

Los organizadores ha vendido al mundo una imagen de fomento de la paz, del respeto, de la solidaridad del diálogo y de la sostenibilidad. Sin embargo, han llovido las críticas por la colaboración del Forum con empresas relacionadas con el armamento militar y con el deterioro del medio ambiente. Tampoco el diálogo, como base para “mover el mundo”, ha funcionado en el seno de los propios organizadores. Imma Mayol, segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, de Iniciativa per Catalunya-Verds, proponía en su día la celebración de jornadas de puertas abiertas y la gratuidad de algunos diálogos. Poco después, Jordi Portabella, primer teniente de alcalde, de Esquerra Republicana de Catalunya, pedía un consejo de administración extraordinario para reconducir la situación del Forum. Dos socios de gobierno criticando el Forum y proponiendo alternativas al programa oficial vienen a demostrar la poca autoridad del alcalde Joan Clos y una evidente falta coordinación para solucionar los problemas a través del diálogo que promulga el Forum.

Otro elemento cuestionado es que el Ayuntamiento de Barcelona apenas ha tenido en cuenta el conocimiento y la proyección exterior de las singularidades de la identidad catalana. Difícilmente los turistas españoles y extranjeros que visiten el Forum volverán a sus países de origen con una idea clara de la realidad social, política y cultural de los ciudadanos de Cataluña.

Modelo urbanístico y sostenibilidad

Uno de los problemas más importantes de Barcelona es la disponibilidad de vivienda y la precaria situación de algunos barrios de la ciudad. El Forum podría haber sido un buen pretexto para solucionar estos problemas. Incluso la Academia de Bellas Artes considera que el Ayuntamiento de Barcelona “ha usado la cultura para la especulación urbanística, respondiendo a intereses inmobiliarios muy concretos para tirar adelante una zona deprimida de la ciudad”.

El deteriorado barrio de La Mina, al lado del Forum, tenía puestas todas sus esperanzas de rehabilitación en el proyecto del Forum. En los últimos 30 años, este barrio barcelonés ha sufrido un completo abandono institucional, tanto en lo económico como en lo social. Ahora los vecinos de La Mina acusan a los alcaldes socialistas de Barcelona (Serra, Maragall y Clos) de no haberlos tenido en cuenta al desarrollar el proyecto del Forum. Tal como dice Xavier Trias, presidente del grupo municipal de Convergencia i Unió en el Ayuntamiento de Barcelona, “la gracia estaba en transformar el barrio de La Mina y sus alrededores y después crear el Forum”.

Además, como denuncia Greenpeace en su informe Destrucción a toda costa 2004, el Forum es “uno de los peores ejemplos sobre lo que se debería de hacer con la franja costera” y no puede presumir de ser un ejemplo de sostenibilidad. Tampoco es sostenible que Joan Clos y el ministro de Medio Ambiente del Estado firmaran un convenio en el cual se reconoce que la construcción del Puerto Deportivo de San Adrián del Besós, de lujo, comportará la necesidad de aportar arenas a las playas de Barcelona y la destrucción del fondo marino como consecuencia de la operación urbanística que ha supuesto el Forum, con consecuencias negativas para los pescadores de la ciudad.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar