ForumLibertas, cristianos y política

Los cristianos de este país necesitaríamos debatir, profundizar y clarificar qué significa nuestra presencia en la política. Algunas reflexiones puede…

Forum Libertas

Los cristianos de este país necesitaríamos debatir, profundizar y clarificar qué significa nuestra presencia en la política. Algunas reflexiones pueden ser útiles para este debate:

No se puede confundir el papel de la Iglesia, y mucho menos el de sus instituciones con el papel de los laicos en política.

La Iglesia tiene como fin primordial mostrar a Jesucristo, transmitir la Buena Nueva, predicar el Evangelio, proponer la conversión.

Los laicos, con fidelidad y sentido de pertenencia a esta Iglesia, tienen el deber de esforzarse en aplicar los criterios que del Evangelio emanan y que han sido desarrollados a través de la doctrina social, en planteamientos políticos concretos.

Esto significa que ningún partido político puede pretender representar a la Iglesia en toda su dimensión porque se escapa a la realidad mundana. Pero al mismo tiempo, un partido político, un grupo social, un medio de comunicación, como es el caso de ForumLibertas, debe esforzarse desde su perspectiva en abordar la realidad desde un juicio cristiano.

Esto entraña necesariamente un grado determinado de pluralismo, que no puede significar, como en su momento ya explico Juan Pablo II, “diáspora de los católicos”. Existirán cuestiones en que las posiciones necesariamente han de ser coincidentes, como la lucha por la vida, y aspectos concretos en los que pueden existir matices; hemos de ser capaces de combinar lo uno con lo otros, sin por ello romper el principio de unidad.

Hemos de ser realistas. Esto significa que no podemos ser hipercríticos, pero tampoco complacientes, y asumir el momento en que vivimos en todas sus dimensiones.

Desde el punto de vista político, el actual gobierno resulta frontalmente incompatible, no ya con una razón cristiana sino con el mantenimiento de la ley y el ordenamiento natural de las cosas. Así de claro.

Por consiguiente, nuestra posición es la de la crítica al mismo, respetando evidentemente la veracidad de los hechos, y elogiando aquello que en un momento determinado pueda estar bien, pero globalmente nuestra vocación es confrontar con un gobierno que está decidido a destruir los fundamentos antropológicos de la condición humana, lo que le convierte en un caso excepcional en el mundo.

No criticamos toda iniciativa del gobierno por el hecho de quienes son sus autores, y si solo aquello que consideramos negativo, engañoso… lo que por desgracia, abunda.

No hemos intervenido de manera especial en aquellas cuestiones que ya son motivo de grandes controversias, seguramente en exceso, sino que procuramos señalar otros aspectos que, siendo vitales, sufren con las leyes aprobadas y las actuaciones emprendidas, sin que exista en paralelo, una preocupación y un debate a la altura del daño que se está causando.

No estamos contra el gobierno porque sea socialista, ni mucho menos, sino por el tipo de actuaciones que viene desarrollando, que por otra parte, poco o nada tienen que ver con la justicia social, la redistribución de la renta y la creación de unas estructuras más justas y solidarias.

Hazte socio

También te puede gustar