Francesc Torralba: “El anuncio de un referéndum en Cataluña no es sólo una estrategia electoral”

Francesc Torralba (Barcelona, 1967) es escritor, ensayista, filósofo y profesor de la Universidad Ramon Llull, donde dirige la Cátedra E…

Francesc Torralba (Barcelona, 1967) es escritor, ensayista, filósofo y profesor de la Universidad Ramon Llull, donde dirige la Cátedra Ethos. Además, desde diciembre de 2011 asesora al Consejo Pontificio para la Cultura.

En una entrevista concedida a PaginasDigital.es Torralba aborda la situación que está viviendo Cataluña y sus aspiraciones soberanistas desde una perspectiva cristiana.
¿Cómo valora el anuncio de un referéndum sobre la secesión de Cataluña?
Es la resultante de un proceso que se ha fraguado largamente. No es una casualidad, ni un exabrupto. Desde hace años, se está gestando la idea de la secesión, pero muy probablemente la crisis económica, financiera y social que está padeciendo Cataluña y que afecta a un conjunto cada vez más amplio de ciudadanos haya actuado como catalizador del proceso. Está naciendo un independentismo que no obedece a razones nacionalistas, sino a razones económicas. El sentimiento nacional no es nuevo, pero sí lo es la expresión mayoritaria de este anhelo y la manifestación masiva a favor de un Estado propio. No creo que sea una pura estrategia electoral para ocultar la política de recortes de los dos últimos años. Creo que existe un profundo malestar social y político en la ciudadanía y la sensación que la vía del estado autonómico ha alcanzado ya la saturación. Muy probablemente, también es el resultado de una falta de diálogo y de comprensión, de falta de fluidez comunicativa entre los líderes políticos y sociales del conjunto de España.
“En países de tradición democrática, lo más participativo es consultar para saber a qué atenerse”
¿Desde el punto de vista moral se puede hacer una valoración de una posible secesión de Cataluña?
No es fácil anticipar las consecuencias que puede tener la secesión en el campo económico, social, educativo, cultural o religioso. Es legítimo conocer lo que el pueblo piensa y poder cuantificar y medir el peso exacto de la ciudadanía que apuesta por esta solución. De otro modo, sólo queda espacio para la fabulación, la opinión, pero sin un conocimiento exacto, es difícil anticipar si la mayoría de catalanes desean un Estado propio o sólo representa una opción minoritaria. En países de tradición democrática, lo más participativo es consultar para saber a qué atenerse. En cualquier caso, la hipotética secesión no debe ser causa de conflicto o de tensión entre los ciudadanos, pues existen vínculos afectivos y emocionales muy profundos entre catalanes y el resto de ciudadanos y éstos deben mantenerse vivos más allá de las formas de organización políticas y estructuras estatales.
“Sólo si el proceso es democrático, pacífico, consensuado y cuenta con el apoyo de la ciudadanía tiene legitimidad moral”
¿Hay razones históricas y éticas en favor de que Cataluña permanezca unida a España?
A lo largo de su historia, Cataluña ha aspirado a tener una identidad propia reconocida políticamente. Durante los años de la transición luchó por tener mejores cotas de autogobierno y, en parte, mejoró ostensiblemente respecto a otros momentos muy oscuros de nuestra historia colectiva. Con todo, el afán de emancipación y de autonomía plena persiste. Muchos ciudadanos entienden que el diseño autonómico que se formuló en 1977 y que se articuló en la Carta Magna de 1978 ha llegado ya a su culmine y que es necesario un salto cualitativo. Algunos optan por una reforma del estado autonómico, otros por un Estado propio. Sólo si el proceso es democrático, pacífico, consensuado y cuenta con el apoyo de la ciudadanía tiene legitimidad moral. Cualquier otra tentativa, la de la secesión o la de la unión, que se imponga a través de la fuerza, de la coacción económica, militar o política, carece de legitimidad ética.
¿Cuál sería la mejor solución para que se respetase el anhelo nacional que tienen muchos catalanes?
Creo que debe consultarse a los catalanes. Existen distintas posibilidades y los partidos políticos encauzan distintos proyectos que son igualmente legítimos desde un punto de vista moral, pero sólo el pueblo libremente consultado puede decidir sobre cómo articular su existencia, su ser colectivo. Desde el federalismo asimétrico hasta el autonomismo pasando por la tesis del Estado propio, existen distintas posibilidades que deben ser debatidas libremente en el ágora pública de tal modo que el ciudadano debe elegir previa deliberación, de un modo racional y prudente.
“Para el cristiano no hay extranjeros, porque se siente fraternalmente unido a todo ser humano”
¿Qué cree que pueden suponer estas circunstancias para la vocación de un cristiano?
La universalidad forma parte del ADN del Cristianismo. El cristiano está llamado a amar a todo ser humano, indistintamente de su origen, raza, sexo o estado civil. Está llamado a darse a los otros, a construir puentes de fraternidad y de reconciliación. Como dice Edith Stein, para el cristiano no hay extranjeros, porque se siente fraternalmente unido a todo ser humano, más allá de sus características y de su lengua materna. Indistintamente de cuál sea la organización del Estado en el futuro o la estructura política que se doten a sí mismos los ciudadanos, el cristiano está llamado a superar barreras, a establecer puentes de fraternidad y a construir la civilización del amor. El cristiano jamás puede perder de vista que lo que une a los seres humanos es mucho más profundo y sólido que lo que les separa.
Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Buenas Tardes!
    Me ha gustado entrar y leer al respecto de Catalunya lo que opina una persona tan admirada por mi. I no me ha decepcionado. Entiendo no obstante que todo cristiano es universal y no solo lo entiendo sino que lo siento asi en lo más profundo de mi ser.
    Y donde alcanza el sentimiento nacional? Que es lo que hace que un sentimiento nacional sea moralmente legitimo o no?
    La no imposición de uno por encima del otro. Por que la voluntat de una nacion de dominar o someter a otra… para mi sigue sin ser legitima. (Tanto sea a nivel cultural o economico)
    Seguiré reflexionando!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>