Francia aumenta las desigualdades en la escuela pública

El Gobierno francés tiene la intención de emprender la delicada reforma de la escuela pública para el 2005, dado el malestar y desconcierto del profes…

Forum Libertas

El Gobierno francés tiene la intención de emprender la delicada reforma de la escuela pública para el 2005, dado el malestar y desconcierto del profesorado y el evidente fracaso escolar con el sistema actual. Según un estudio del Alto Consejo de Evaluación de la Escuela (HCEE), la escuela pública francesa no sólo no ha conseguido reducir las desigualdades, sino que las ha aumentado. Pese a que el Ejecutivo francés ha destinado más fondos al gasto educativo y por alumno del sistema público que la media de los 30 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), no ha conseguido alcanzar el objetivo de un 80 por ciento de bachilleres sobre una misma generación de estudiantes. Durante un año, una comisión de expertos coordinada por Claude Thélot, miembro del Tribunal de Cuentas y antiguo presidente del HCEE, ha preparado un informe que ha sido presentado este martes, 12 de octubre, al primer ministro Jean-Pierre Raffarin como base para elaborar la futura ley.

Durante las últimas 3 décadas, la masificación en las escuelas y los cambios socioculturales y políticos no han hecho otra cosa que poner en cuestión el modelo educativo francés, que enfrenta a progresistas y tradicionalistas. El informe Thélot pretende conciliar estas posiciones y definir un común denominador de la enseñanza obligatoria que garantice, entre otras cosas, un nuevo enfoque de la profesión educativa, y un legado común de conocimientos y de las normas de comportamiento.

Las cifras del fracaso

El estudio del HCEE desvela que mientras el 90 por ciento de los hijos de cuadros profesionales accede a la enseñanza secundaria general o tecnológica, tan sólo un 42 por ciento de los escolares hijos de familias de trabajadores o parados lo consigue. En el acceso a estudios posteriores al bachillerato, la proporción es de un 80 por ciento frente a un 30 por ciento. 

Con respecto a las inversiones en educación, Francia destinó en 2001 al gasto educativo el 6 por ciento del PIB. De este total, un 93,33 por ciento fue a parar a la escuela pública, mientras que un 6,67 por ciento se designó a la privada. La media de la OCDE para los mismos conceptos es de un 6,2 por ciento del PIB, del cual un 77,42 por ciento se destinó a la pública y un 22,58 por ciento a la privada. 

En lo que respecta al gasto por alumno, Francia gastó por alumno 7.124 dólares, mientras que la media de la OCDE invirtió 6.821 dólares en el mismo concepto. 

Otro dato a valorar es que, aunque con salarios más modestos que otros países de la UE, el tiempo de dedicación de los profesores franceses se halla a la cola de Europa: entre un mínimo de 540 y un máximo de 648 horas al año. Le sigue España (578 y 674), lejos también de Alemania, en cabeza de la lista con 865 y 1.072 horas.  

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar