Franquistas y republicanos, juntos en el gulag soviético: historia de 600 españoles en el frío

Secundino Serrano, uno de los mayores expertos en la guerrilla antifranquista, publicará pronto en Península un libro que se titula, pro…

Secundino Serrano, uno de los mayores expertos en la guerrilla antifranquista, publicará pronto en Península un libro que se titula, provisionalmente,"Españoles en el Gulag", según ha explicadoa Belén Molleda, de la agencia Efe.La obra (de historia, no de ficción)recoge las vivencias unos190 republicanos españoles que fueron a la URSS cargados de ideales, acabaron presos en los campos de trabajo forzado (junto con unos 410 franquistas)y, tras quince años, regresaron a España convertidos en anticomunistas y en algunos casos en "fervientes franquistas".
Muchos eran pilotos, marineroso desertores de la División Azul. En Rusia fueronsometidos a trabajos forzados en unas condiciones infrahumanas y bajo una temperatura gélida.Las autoridadesdel Partido Comunista Españolno movieron un dedo por ellos: "fueron responsables del destino trágico de éstos, aunque solo fuera por omisión",considera el historiador.
En 1952, finalizado el estalinismo, casi todos estos republicanos regresaron a España.
Serrano destaca la pintoresca escena que se produjo en Barcelonael 2 de abril de 1954, cuando llegaron en un barco griego 286 españoles que estaban prisioneros en los campos de trabajo rusos, de los que 38 eran republicanos y fueron recibidos en Barcelona por una enorme multitud que cantaba el muy franquista himno"Cara al sol".
La mayoría de estos republicanos que fueron liberados después de la muerte de Stalin regresaron a España en alguna de las siete expediciones que se efectuaron entre 1956 y 1959.
Serrano explica que al principio, los presos españoles,franquistas y republicanos, no sabían unos de otros en los campos de trabajo, pero luego, al encontrarse,dejando a un lado sus ideologías hicieron buenas migas.
Algunos de estos republicanos, de vuelta en España, se convertieron en entusiastas del franquismo: el sistema les trataba bien, les repatriaron sin problemas, e incluso se les buscó trabajo "quizás porque era una buena campaña política para el franquismo", indicael historiador. Se da el caso de gente "que regresó a su pueblo y se encontró que ya tenía un nicho construido; o que su esposa se había casado de nuevo, porque les daban por muertos".
Según Serrano, el calvario de esta gente es conocido por los especialistas, pero no por el público en general, que sabe que en la URSS estuvieron cautivos miembros de la División Azul, pero no conoce la historia de los republicanos que también terminaron allí.La mayoría de información que aparece en esta obra ha sido recogido del Archivo Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, de la Fundación Universitaria Española de Madrid y del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>