Frustrados intentos de boicotear la manifestación del sábado

La manifestación que el pasado sábado, 18 de junio, consiguió reunir bajo el lema “La familia SÍ importa” a casi un millón de personas por las calles …

Forum Libertas

La manifestación que el pasado sábado, 18 de junio, consiguió reunir bajo el lema “La familia SÍ importa” a casi un millón de personas por las calles de Madrid tuvo en sus días previos varios intentos, por parte de grupos de presión homosexuales, de boicotear el multitudinario acto que, a la vista de lo sucedido, fracasaron estrepitosamente.

 

Así, contrariamente a las consignas homófobas que supuestamente se exteriorizarían durante el recorrido, anunciadas ante el fiscal general del Estado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales (FELGT), los manifestantes hicieron gala de un exquisito comportamiento. Por otra parte, las dos contramanifestaciones organizadas en Madrid y Barcelona obtuvieron una respuesta ridícula por parte de los ciudadanos, si la comparamos con la masiva afluencia a la que defendía el matrimonio real. En cuanto a los intentos de homosexuales y lesbianas de capitalizar la festiva cabalgata del músico Carlinhos Brown, que se celebró pocas horas después que la convocada por el Foro Español de la Familia (FEF), tampoco tuvo el eco esperado y tan sólo destacaron algunos gays que se hicieron notar más por su comportamiento e indumentaria que por su capacidad de aglutinar manifestantes.

 

¿Trato vejatorio? ¡De eso nada!

 

En un intento por tensar la cuerda de la crispación y en un hecho sin precedentes en la justicia española, el movimiento homosexual, representado por la FELGT, se presentó el pasado día 17 ante la puerta del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para reclamar protección ante lo que ellos consideraban una más que segura agresión dialéctica repleta de consignas homófobas en la marcha del día siguiente. Presentaron una queja al Fiscal General del Estado antes de que se produjera.

 

“Trato vejatorio” hacia los homosexuales en las pancartas y eslóganes, pronosticaron Beatriz Gimeno, presidenta de la FELGT, Boti G. Rodrigo y Juan José Broch, de la misma entidad. Pues, ¡de eso nada!

 

La intención de crear un clima previo que justificara alguna reacción o denuncia contra expresiones insultantes quedó absolutamente neutralizada por la ejemplar conducta de los manifestantes. Es difícil encontrar un precedente de una manifestación multitudinaria y reivindicativa en la que no se hayan proferido insultos o eslóganes que falten al respeto de las personas que representan el objeto de crítica por parte de los manifestantes, como así lo han reconocido la práctica totalidad de los medios de comunicación.

 

El espíritu festivo, alegre, familiar, reivindicativo, pero respetuoso, defendiendo al mismo tiempo la figura del matrimonio real, prevaleció sobre cualquier otra consideración.

 

¿Puedo gesticular?

 

Cabe señalar que no es mera casualidad que los miembros de la FELGT presentaran una denuncia previa a la manifestación ante Conde-Pumpido. Hay que recordar que el fiscal del Estado ya había asegurado hace unos días, en relación a la presunta agresión al ministro Bono en la manifestación de la AVT del pasado enero, que quien tenga una “actitud vociferante es sospechoso de participar en un delito”. En ese sentido, lo que si se pudo observar entre los manifestantes fue alguna que otra pancarta con una pregunta al letrado: Sr. Conde-Pumpido, ¿puedo… gesticular?

 

Insignificantes contramanifestaciones

 

Por otra parte, los colectivos homosexuales de Madrid y Barcelona prepararon sendas contramanifestaciones en las dos ciudades para intentar contrarrestar los efectos de la que organizó el FEF.

 

A las doce del mediodía, arropada por Pilar Bardem, Loles León y Concha Velasco, entre otros artistas y representantes del mundo de la cultura, Beatriz Gimeno leyó ante el monumento a la Constitución en Madrid un manifiesto en el que se podía oír lo siguiente: “Lamentamos profundamente que el PP y la Conferencia Episcopal se hayan movilizado para impedir el avance de los derechos de los homosexuales y de las lesbianas con una manifestación que es a favor de la exclusión y de la discriminación. Es una foto muy antigua, en blanco y negro. Son los últimos coletazos de otra época”.

 

Al margen de la tergiversación que del objetivo de la manifestación del FEF hace el comunicado, lo cierto es que la convocatoria de la FELGT a la ciudadanía contó con la asistencia, puestos a cifrar en “números redondos”, tal como hizo la Delegación del Gobierno con la de la familia, de “163” personas.

 

En cuanto a la contramanifestación organizada en Barcelona por los socialistas, a la que, según el diario EL PAÍS, asistieron entre 3.000 y 5.000 personas, cabe señalar que, volviendo a las “cifras exactas”, asistieron en realidad “469” personas.

 

Carlinhos Brown, a lo suyo

 

Por último, los intentos de los lobbies homosexuales de capitalizar el festivo desfile protagonizado por el músico Carlinhos Brown, para convertirlo en una manifestación “paralela” con la misma significación que la organizada por el FEF, tuvieron una respuesta únicamente simbólica por parte del colectivo homosexual. Tan sólo unas pocas banderas arcoiris ondearon entre la multitud, mientras algunos gays se hacían notar, más por su indumentaria y “actuaciones” de cara a la galería, que por su teórica numerosa presencia.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar