Fue una estrella de la Super Bowl y ahora está enfermo de ELA: “la eutanasia por suicidio asistido devalúa la vida”

Orenthial James Brigance no es un ciudadano estadounidense común y corriente. Quien en su día fuera una estrella de la Super Bowl, padec…

Orenthial James Brigance no es un ciudadano estadounidense común y corriente. Quien en su día fuera una estrella de la Super Bowl, padece ahora Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal.

En los últimos días, O. J. Brigance ha ocupado los titulares de los medios informativos en Estados Unidos al entrar de lleno en el debate sobre el llamado suicidio asistido en relación a su enfermedad, la misma que padece también el astrofísico Stephen Hawking, el paciente de ELA más conocido en todo el mundo.

El pasado martes, 10 de marzo, su testimonio enmudeció el Senado de Maryland con un alegato en defensa de la vida hasta la muerte natural: "Yo no he creado mi vida y no tengo el derecho de quitármela… Esta vida es digna de vivirla", dijo al hablar de los problemas que le está causando la también conocida como “enfermedad de Lou Gehrig”, según informa Portaluz.

Brigance está considerado un héroe deportivo de los Stallions y en los Baltimore Ravens, es uno de los siete jugadores que en la historia del fútbol americano ha ganado tantas veces el campeonato nacional de la liga, el Super Bowl. Y es el único en la historia que lo ha hecho por la misma ciudad: Baltimore.

"Una noticia devastadora"

Sin embargo, ante los senadores de Maryland, este hombre no apareció como una ex estrella del fútbol americano, sino postrado en su silla de ruedas, donde permanece ya desde hace ocho años. En 2007, durante un partido de racquetball, notó que su brazo derecho respondía de forma extraña a los movimientos que hacía durante el juego.

Después de una serie de exámenes, "recibí una noticia devastadora: Tenía ELA", una enfermedad neurodegenerativa que en pocos meses puede conducir a la parálisis total de los músculos voluntarios y consecuentemente a la muerte.

"La idea de que una persona pudiere tener una forma legal para poner fin a su vida me entristece profundamente. Es una tragedia", se lamentó con su voz metálica, mientras mostraba su "oposición a la ley 676 sobre eutanasia… artificiosamente conocida como el suicidio asistido"

"Me siento obligado a dar mi testimonio sobre este asunto, porque hace ocho años recibí una noticia devastadora: Tengo ELA" insistió Brigance ante el Senado (solo es capaz de comunicarse a través de un complejo aparato cuya tecnología sintetiza voz).

"Yo no he creado mi vida"

"Yo vivo en mi propia carne el debate que estamos haciendo esta tarde… me he preguntado si esta era una vida digna, si valía la pena vivirla. Yo era un atleta profesional y perdí gradualmente la habilidad de correr, caminar y finalmente hablar, fue muy difícil”.

"Después de un largo proceso mi esposa y yo hemos tomado una decisión, que ha sido obviamente muy difícil", continuó. "Yo no he creado mi vida y no tengo el derecho de quitármela. Y desde que me decidí a vivir, en la medida de mis posibilidades, ha ocurrido un efecto cascada de bien en el mundo".

Con estas palabras se refería al trabajo de su asociación, ‘El Equipo Brigance’, fundada "en 2008 junto con mi esposa para alentar y ayudar a las personas con ELA", puntualiza allí mismo.

Con los años, continuó ante el Senado O.J., "hemos apoyado a muchas familias necesitadas, incluso con dinero, y con la ayuda de la tecnología he sido capaz de escribir un libro hace dos años. No les diré cuántas personas se han sentido alentadas en su lucha, porque decidí enfrentar mi batalla contra la ELA. En estos ocho años, desde que me diagnosticaron, he hecho más bien que en mis 37 años anteriores”.

"Devalúa la vida"

Sobre la base de los criterios del proyecto de ley pro eutanasia, en lugar de fundar esta obra, Brigance podría quitarse la vida… ejercer derecho a un suicidio asistido sin que le fuere impedido y sin que quienes le ayudan pudieren sufrir consecuencias, legales al menos… y siendo, por cierto, parte de un lucrativo negocio donde se unen farmacéuticas, empresas, el estado y profesionales. Consciente de ello, la estrella del fútbol americano ha llegado a la siguiente conclusión que comunicó al Senado:

"No sé cuánto tiempo me quedo todavía para vivir, pero la idea de que una persona podría tener una forma legal de suicidarse en el momento de la desesperación -privando a los familiares, amigos y la sociedad de su presencia y su contribución- me entristece profundamente", insistió.

"Es por eso que pido a cada uno de ustedes oponerse a esta ley. Cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo de la vida nos es dado a nosotros por Dios y tienen valor. La eutanasia por suicidio asistido devalúa la vida y la posible contribución que a futuro los habitantes de Maryland pueden ofrecer. Gracias por darme la oportunidad de hablar", concluyó.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>