Ginecóloga procesada en Inglaterra por un aborto en la barcelonesa Ginemedex

 La ginecóloga inglesa de origen indio Saroj Adlakha, y la joven Shilpa Abrol, han sido acusadas de "conspiración para cometer un ataque contra u…

Forum Libertas

 

La ginecóloga inglesa de origen indio Saroj Adlakha, y la joven Shilpa Abrol, han sido acusadas de "conspiración para cometer un ataque contra una persona fuera del Reino Unido". Ambas mujeres están citadas para comparecer en los tribunales de Birmingham el 21 de diciembre.

 

La doctora Adlakha envió hace dos años a Shilpa Abrol, que entonces tenía 18 años, a abortar a la clínica Ginemedex de Barcelona, cuando el bebé tenía 31 semanas y media de gestación (casi 8 meses). A esa edad, no se practican abortos en el Reino Unido; en cambio, en España se abortan bebés de cualquier edad siempre que se alegue "peligros físico o psíquico para la madre", que es lo que se alega en el 99% de los más de 80.000 abortos anuales en el país.

 

Abortar bebés muy desarrollados implica técnicas más complicadas, como el "aborto por nacimiento parcial" (se extrae todo el bebé menos la cabeza; se mata al bebé introduciendo unas pinzas por la base de su cuello, tras la nuca; se aspira la masa encefálica, colapsa en cráneo y se saca el bebé ya muerto). La clínica Ginemedex, en la calle Dalmases de Barcelona realiza este tipo de prácticas, por las que cobra mucho más que por un aborto en el primer trimestre, y recibe numerosas muchachas embarazadas del Reino Unido y otros países europeos.

 

Desde hace dos años, manifestantes de las asociaciones Jóvenes E-Cristians y HazteOír se concentran ante el abortorio barcelonés cada mes denunciando el continuo fraude de ley (miles de "peligros físicos y psíquicos de la madre" completamente inventados cada año) en la clínica Ginemedex.

 

Los grupos provida en Inglaterra han señalado el horror de estos abortos de bebés ingleses en España. "La vida de este bebé fue eliminada a una edad en que fácilmente habría podido sobrevivir fuera del vientre materno", ha destacado Julia Millington, directora de la ProLife Alliance [http://www.prolife.org.uk]. "Si tanta necesidad había de acabar el embarazo, si tan desesperado era, se podía hacer el parto sin destruir el bebé", señala.

 

"Esto es un ataque contra las leyes de cualquier país civilizado. ¿Actuarán finalmente las autoridades españolas contra la matanza de inocentes en la Clínica Ginemedex de Barcelona?", se pregunta la portavoz provida inglesa.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar