Gracias y felicidades, obispo Blázquez

Enhorabuena, don Ricardo, por su nombramiento como presidente de la Conferencia Episcopal Española.  Me viene a la memoria cuando fue nombrado obispo …

Forum Libertas

Enhorabuena, don Ricardo, por su nombramiento como presidente de la Conferencia Episcopal Española.
 
Me viene a la memoria cuando fue nombrado obispo de Bilbao. Como Vd. acaba de declarar, las reticencias con que fue recibido fueron disipándose. Y lo fueron gracias a que ha procurado ser el obispo de todos, aceptando todas las invitaciones que se le hacían desde distintas instituciones eclesiales y eclesiásticas.
 
Más de una vez,  cuando he tenido oportunidad de hablar con Vd. –y ha sido en no pocas ocasiones- he pensado  y me ha producido admiración su gran amor a Jesucristo y a su Iglesia, su auténtico y sincero espíritu de servicio, porque no era fácil –ni lo es- ser obispo en estas tierras, ni en ninguna parte. Incluso humanamente hablando, para aceptar una tarea de este tipo,  se necesita una gran talla moral y una decidida determinación de olvidarse de si mismo para pensar y servir a los demás, con corazón universal.
 
No han sido fáciles estos casi diez años al frente de la diócesis, nadie mejor que Vd. lo sabe, pero a mi modo de ver –y perdone mi atrevimiento-, gracias a su humildad, a su discreción, a su unión con Jesús –le he visto tantas veces rezando ante el Sagrario- ha conseguido la fortaleza que necesitaba.
 
En su reciente declaración me ha gustado mucho la expresión “ministerio doliente” para referirse a Juan Pablo II. De otro modo, me atrevería a decir que también el suyo –como el de todos los obispos- a lo largo de estos años vizcaínos ha sido ministerio doliente. Estoy seguro del fruto de su tarea añadida a la de obispo de Bilbao: rezo con todo mi cariño para que así sea. Muchas gracias D. Ricardo por su servicio episcopal.
Hazte socio

También te puede gustar