El Gran Capitán y la exposición en su memoria

Ha sido un gran acierto, que con motivo del V centenario de la muerte de Gonzalo Fernández de Córdoba, celebrado el pasado año, haya venido esta exposición a Granada, después de haber estado expuesta en Toledo y Córdoba. La muestra, que ocupa la capilla del Hospital Real de la Universidad de Granada, está siendo el escenario de la   exposición que el Museo del Ejército ha organizado en torno a la figura de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, hasta el 17 de este mes de julio. Mis felicitaciones a la Universidad de Granada encabezada por su rectora Dª Pilar Aranda, al comisario de la exposición, el coronel D. Jesús Ansón Soro, al  MADOC, con su extraordinaria organización y colaboración de voluntarios guías, jefes  de rango superior, que han hecho con sus explicaciones el deleite de todos los visitantes que han asistido a la exposición y, sobre todo, la aportación y organización del Instituto de Historia y Cultura militar. No olvido mi agradecimiento personal al coronel D. Germán Rosado Margado, por sus explicaciones esplendidas, a cerca de este gran héroe de nuestra historia en común.

La exposición se ha organizado con una doble finalidad: por una parte, dar a conocer al visitante y a la sociedad un personaje que jugó un papel decisivo en la Historia al servicio de los Reyes Católicos; y por otra, rendirle un merecido homenaje

Gonzalo Fernández de Córdoba y Enríquez de Aguilar (Montilla ,Córdoba, 1 de septiembre de 1453-Loja,Granada, 2 de diciembre de 1515) fue un noble, político y militar castellano, duque de Santángelo, Terranova, Andría, Montalto y Sessa, llamado por su excelencia en la guerra el Gran Capitán. También fue caballero y comendador de la Orden de Santiago. Capitán andaluz al servicio de los Reyes Católicos. Pariente de Fernando el Católico y miembro de la nobleza andaluza (perteneciente a la Casa de Aguilar. Participó de forma muy activa en la guerra de Granada,  en la primera guerra de Italia, Atella (1496) Ostia (1497) , en la segunda en la misma zona, contra Francia en defensa del Reino de Nápoles, Ceriñola  y Garellano (1503) y en la tercera guerra Turco-Veneciana, contra los turcos, para frenar la expansión del Imperio Otomano hacia Occidente ,Cefalonia (1500). Fernández de Córdoba gobernó como virrey en Nápoles durante cuatro años (1504-1507), con toda la autoridad de un soberano.

Este insigne personaje, poco estudiado y valorado, ha sido uno de los grandes héroes de nuestra historia de España, junto con otros cientos de españoles que fueron renegados en el recuerdo y que en otras latitudes de nuestro planeta se le homenajean por sus aportaciones y valías, aquí nos avergonzamos de nuestros héroes y enterramos su recuerdo.

No quiero con mi exposición herir sensibilidades, voy en contra de la violencia y de la guerra, pero hay que ser conscientes que en las miserias del ser humano tenemos inherentes ese sentido de protección, odio, venganza etc., la cultura y el desarrollo conduce al diálogo, al entendimiento  y a la no confrontación. Pero otra cosa distinta es apreciar las muestras del  valor y buen hacer de estas personas “Arrojado para combatir, generoso para dar, hábil para entender y negociar”, así fue Gonzalo Fernández de Córdoba.

Decir por último que el Gran Capitán fue uno de los mejores estrategas, y sus aportaciones en las victorias contra los ejércitos de Francia y los ejércitos otomanos, muy superiores en número y armamento, tuvieron unas consecuencias esenciales en la historia, siendo la base de lo que consecutivamente serían los famosos Tercios españoles, unidades que durante casi dos siglos dominaron los campos de batalla europeos.

 

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>