Gripe aviar: Algunas claves para entender el alcance del peligro

La variante de la gripe aviar con más capacidad de afectar al ser humano, la cepa H5N1, ha hecho su aparición en Rumanía y Turquía. ¿A qué peligros se…

La variante de la gripe aviar con más capacidad de afectar al ser humano, la cepa H5N1, ha hecho su aparición en Rumanía y Turquía. ¿A qué peligros se enfrenta Europa y, concretamente, España ante lo que algunos medios ya califican como la probable pandemia que viene? Nada parece indicar que, de momento, haya motivos para alarmarse, puesto que el virus afecta a las aves y sólo ocasionalmente se ha transmitido a personas que estaban en contacto directo con los animales. No se ha detectado ni un solo caso de contagio entre personas y así lo han confirmado los expertos y autoridades europeas.

 

Sin embargo, tal como informábamos en un anterior artículo, millones de aves han sido sacrificadas en todo el mundo y unas cien personas de diez países se han infectado por contacto con los animales, causando un total de 62 muertes. Además, la principal preocupación de las autoridades sanitarias está centrada en la posibilidad de que el virus mute y que el contagio llegue a producirse entre personas por transmisión aérea, o sea, que su comportamiento sea como en casos de gripe convencional.

 

Ante esta probabilidad, los expertos constatan la existencia de procesos cíclicos de pandemias gripales y recomiendan no bajar la guardia, adoptando todas las medidas de prevención posibles para estar preparados de cara al futuro.

 

El peligro de los procesos cíclicos

 

Los epidemiólogos, en efecto, advierten de que cada siglo suelen producirse varias pandemias de gripe, aproximadamente cada 30 ó 40 años, y creen que es previsible que vuelva a ocurrir ahora. Se espera, pues, una epidemia de gripe humana a corto o medio plazo y el virus aviar podría ser candidato a ser el agente causal de esta posible pandemia.

 

Pero, ¿qué pasaría si mutara el virus? Los especialistas confirman que, en España, una epidemia de virus gripal ante el que no estaría inmunizada la población podría afectar a entre un 15 y un 35 por ciento de la población, con lo que entre aproximadamente 6 millones y 14,5 millones de ciudadanos se verían afectados. Cerca del 0,3 por ciento podrían llegar a fallecer como consecuencia de la gripe aviar, entre 18.000 y 42.000 personas.

 

Como siempre, las consecuencias de una pandemia de estas características serían especialmente dramáticas en los países menos favorecidos económicamente.

 

La mejor actuación es la prevención

 

En cualquier caso, los expertos sanitarios insisten en desdramatizar las posibles consecuencias de una posible gripe aviar entre la población y en que la mejor actuación posible es la prevención. O sea, detectar inmediatamente cualquier caso que se produzca en aves, controlar y aislar a esos animales, y realizar el mejor tratamiento específico para neutralizar una probable epidemia.

 

Actualmente no existe vacuna alguna que inmunice contra un posible contagio de persona a persona por gripe aviar. Existe una inmunización contra la cepa que afecta a las aves en las granjas avícolas, pero, para desarrollar una medida profiláctica en pacientes, habría que esperar a tener el virus frente a frente. No puede haber vacuna hasta que no mute el virus y se produzcan los primeros casos en humanos.

 

Bajas reservas de antivirales

 

A efectos prácticos, en el caso de que hubiera una epidemia, habría que utilizar antivirales para intentar proteger a la población mientras se desarrollara esa vacuna. Los antivirales están indicados para reducir la intensidad del virus gripal, pero su eficacia es limitada. La disponibilidad por parte de la población de una vacuna, una vez detectado el patógeno, podría ser de entre 4 y 6 meses.

 

En cuanto a las reservas de antivirales que los estados están haciendo en Europa, cabe señalar que las de España son muy bajas, ya que ha adquirido tan sólo dos millones de dosis de oseltamivir (más conocido por su nombre comercial, Tamiflu) para cubrir poco más del 4 por ciento de la población, mientras en otros países europeos las reservas cubren entre el 10 y el 15 por ciento de la población. Otro aspecto que destacan los especialistas es que el antiviral no previene la enfermedad, por lo que no tiene sentido aplicarlos ahora, sino cuando empezaran a detectarse casos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>