Guerra total del fútbol entre la ‘progresía del caviar’: El País vs. Roures

La guerra ‘total’ por los derechos del fútbol ha estallado tras anunciar el Gobierno de que está preparando un real decreto que regular&…

La guerra ‘total’ por los derechos del fútbol ha estallado tras anunciar el Gobierno de que está preparando un real decreto que regulará la venta conjunta de los derechos de todos los clubes, poniendo así fin a la cesión individual a los canales de televisión, una práctica habitual en los últimos años.

Así, el fútbol español, uno de los más cotizados del mundo, afronta un cambio de modelo en la comercialización de los derechos audiovisuales que supondrá la homologación con el resto de las principales ligas europeas. Este nuevo sistema se aplicará a partir de la temporada 2016-2017, según las previsiones avanzadas por el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal.

El contrato en vigor para la explotación del fútbol expira al final de la actual campaña, de modo que está en juego cómo se gestionará la temporada 2015-2016, que será de transición.

Ante este escenario, destacan las iniciativas de los principales protagonistas de esta guerra, Canal +, la plataforma española de televisión digital de pago por satélite (fruto de la fusión de las plataformas Canal Satélite Digital, propiedad de Prisa TV, y Vía Digital, propiedad de Telefónica); y Gol Televisión (GolT), propiedad de Mediapro, cuyo dueño es Jaume Roures. Ambos contendientes preparan sus ‘bélicas’ estrategias para hincar el diente a la parte más sustanciosa del pastel.

Primera andanada: los paraísos fiscales de Roures, según El País

Así parece entenderlo el diario El País en un artículo publicado el pasado domingo, 14 de diciembre, que mereció para el buque insignia del Grupo Prisa el siguiente titular en el margen inferior derecho de su portada: "Roures posee 250 millones en 150 cuentas, un tercio en paraísos fiscales".

Además, la página 43, a toda plana, estaba dedicada a ampliar esa información con dos titulares: "Los derechos del fútbol se enfrentan a un cambio decisivo" y "Roures: Más de 250 millones en 150 cuentas".

"Jaume Roures tiene firmados contratos con la mayoría de los clubes, entre ellos el Real Madrid. Para sellar estas alianzas, el empresario ha impulsado en el último año la compañía Futmedia, fundada en noviembre de 2013, a la que están vinculados Taxto Benet y Gerard Romy, sus socios en Mediapro, la matriz del holding. La nueva marca figura con un capital social de 368 millones de euros y se integra en el entramado empresarial creado por Roures", explicaba el diario.

Cabe recordar que "Mediapro posee el canal de pago Gol TV y es accionista de Imagina, la entidad que impulsó el nacimiento de La Sexta, televisión integrada hoy en Atresmedia, grupo liderado por Planeta".

El País continuaba su información haciendo énfasis en que "Roures figura en casi 150 cuentas bancarias abiertas en distintas entidades financieras, en la mayoría de las cuales aparece como cotitular con empresas. A finales de octubre, el montante rondaba los 250 millones de euros".

Además, "estas cuentas están registradas en una veintena de países, entre ellos Argentina, Polonia, Portugal, Reino Unido, Emiratos Árabes, República Dominicana, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Y también en paraísos fiscales y centros financieros offshore (territorios con una tributación privilegiada) como las Islas Caimán, Singapur, Suiza, Liechtenstein o Gibraltar, en los cuales acumula unos 75 millones, casi el 30% del total, según documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS", seguía la información.

"Un portavoz de Mediapro ha declinado aclarar los contratos firmados a través de Futmendia y ante las preguntas sobre las cuentas en paraísos fiscales se ha limitado a responder: ‘Sin comentarios’", destacaba.

Más adelante, tras el segundo titular, El País insistía en los "más de 250 millones en 150 cuentas" que tiene Roures, "que figura en casi 150 cuentas bancarias, ya sea como cotitular con empresas o como cotitular con personas. Estas cuentas, en las que aparecen depositados más de 250 millones de euros, están abiertas en entidades financieras de distintos países, entre ellos auténticos paraísos fiscales".

"En estos Estados, caracterizados por tener una bajísima tributación, Roures aparece en casi una veintena de cuentas, que en conjunto suman alrededor de 75 millones de euros, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Eso significa que un 30% del dinero registrado en entidades financieras a las que está vinculado Roures y sus socios, duerme en paraísos fiscales y centros financieros offshore", concluía, dando más detalles sobre cómo está supuestamente distribuido ese dinero en diferentes cuentas.

El contraataque: "Cebrián está por encima del bien y del mal"

Ante el ataque mediático de El País contra el fundador de Mediapro, este respondió este martes, 16 de diciembre, con una rueda de prensa en la que pasó al contraataque, primero negando taxativamente tener dinero en paraísos fiscales y, segundo, acusando a Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del Grupo Prisa, de estar "por encima del bien y del mal".

"Jesús Polanco negociaría. Cebrián está por encima del bien y del mal", denunciaba Roures ante los medios de comunicación, tras asegurar que ni él a título personal ni la empresa que preside tienen o han tenido fondos en paraísos fiscales.

La productora solo admitió poseer tres cuentas en Singapur, con un saldo de 47.727,25 dólares de ese país, apenas 29.260 euros. Del resto de los países citados por el diario El País como paraísos fiscales en los que Roures tendría cuentas, nada de nada, por lo que avanzó en la rueda de prensa una querella contra el rotativo.

Según cita El Confidencial, "Roures explicó que Singapur centraliza financieramente las operaciones del grupo en Asia, y facilitó la documentación remitida por el banco sobre los últimos movimientos de esas cuentas. El mayor saldo que consta no llega a 35.000 dólares".

En una entrevista con este diario tras la celebración de la rueda de prensa, el empresario apuntó al presidente ejecutivo de Prisa como principal responsable del conflicto entre ambas partes, que se prolonga ya durante años.

"Si Jesús Polanco estuviera vivo, esto no hubiera ocurrido. Lo hubiésemos resuelto negociando, que es como se resuelven las cosas. Pero como Cebrián se cree que está por encima del bien y del mal, pues…", insistió Roures.

El dueño de Mediapro insistió en que Cebrián "lo que tiene que esconder es su nefasta gestión, que ha llevado al grupo al desguace”. Y aludió a los "métodos sicilianos del factótum de Prisa, ‘por ser suave’".

Roures vinculó la información con los procesos judiciales actualmente en marcha que enfrentan a Mediapro con el Grupo Prisa. En concreto, el Tribunal Supremo ultima un fallo –que será el último, en tanto ya no es recurrible– sobre la guerra del fútbol, contencioso sobre los derechos audiovisuales de los clubes de fútbol que arrancó en el año 2006. Hay la friolera de 100 millones en liza.

Además, ambas partes se enfrentan en la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional de París, a resultas de los acuerdos alcanzados en agosto de 2012 para la explotación de los derechos del balompié, cuyo coste Prisa considera inflado. Se prevé resolución pronto, en torno al mes de enero, informa El Confidencial.

"El objetivo es desacreditarnos y el daño es grande, reputacional. Genera desconfianza en el mercado, que digan de nosotros que hacemos cosas raras y no somos de fiar", concluyó Roures.

En cualquier caso, de lo que no cabe duda es de que se ha declarado una guerra sin cuartel entre la ‘progresía del caviar‘, una progresía que ha abandonado sus principios y raíces para centrarse en amasar dinero a espuertas, en este caso a través de hacerse con los derechos de las retransmisiones del fútbol.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>