Haití, Chile y Turquía: la Tierra nos muestra su cara más trágica

Tres terremotos de gran magnitud han sacudido el planeta en los últimos meses: los sucedidos en Haití, Chile y Turquía. En todos …

Tres terremotos de gran magnitud han sacudido el planeta en los últimos meses: los sucedidos en Haití, Chile y Turquía. En todos ellos la Iglesia, a través de sus organizaciones de ayuda humanitaria, ha estado y está colaborando desde el inicio de las catástrofes.

El más reciente temblor, el sucedido en el este de Turquía, se ha cobrado 51 vidas y ha herido a otras 71. Las víctimas se han registrado en los pueblos de Okcular, Yukari y Kayali, todos ellos en la región de Elazig que ha sido sacudida por un terremoto de magnitud 6 en la escala de Richter. Al temblor principal le han seguido una docena de réplicas, según el servicio sismológico turco.
El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ha expresado su dolor por las víctimas así como su apoyo a los damnificados: “Desgraciadamente, las casas hechas de adobe constituyen la arquitectura de la región", ha subrayado, al tiempo que aseguraba que ha dado órdenes para que en el futuro "cambie la estructura arquitectónica de la región". Es evidente que, como siempre, los seísmos golpean con más dureza allí donde hay mayor necesidad.
Turquía es un país que registra una gran actividad sísmica. En agosto de 1999 un terremoto de intensidad 7,4 provocó unos 18.000 muertos en varias ciudades del oeste del país.
Chile sigue reconstruyéndose
La Iglesia en Chile sigue trabajando y distribuyendo la ayuda humanitaria para las familias damnificadas de diversos sectores afectados por el terremoto que sacudió el país el pasado 27 de febrero.
Según señala la nota de la Conferencia Episcopal que recoge Aciprensa, "si bien la mayoría de los aportes provienen de Caritas Chile y las distintas diócesis, también se ha recibido ayuda específica como es el caso de la parroquia Santa Elena, de la Zona Cordillera de la Arquidiócesis de Santiago".
La ayuda eclesial es grande y muy necesaria en la ciudad de Concepción, en donde el arzobispo Ricardo Ezzati, estableció su centro de operaciones en la Casa de Formación Betania y constituyó un grupo de trabajo encabezado por el obispo auxiliar, Pedro Ossandón Buljevic "junto a profesionales del equipo del Área de Pastoral Social, asignándoles la misión de coordinar las acciones de la Iglesia diocesana para enfrentar esta emergencia", indica la nota.
En este sentido, el pasado viernes, 5 de marzo el presidente y el secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile dieron a conocer un mensaje a las comunidades católicas en el que invitan a levantar el ánimo, recuperar la confianza y trabajar unidos como pueblo para reconstruir después de la catástrofe.
"En Ti, Señor, hemos puesto nuestra Fe" es el título del texto que firman monseñor Alejandro Goic, obispo de Rancagua y presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, y monseñor Santiago Silva, obispo auxiliar de Valparaíso y secretario general.
Los pastores agradecen y valoran la "disposición de tantas autoridades, servidores públicos y anónimos voluntarios que se están entregando por entero para ayudar a la población que más sufre. Entre ellos, muchos consagrados y agentes pastorales que acompañan a las personas en su dolor con una palabra de consuelo y con la necesaria organización de las redes de ayuda a través de Cáritas".
Y agregan: "Necesitamos levantar el ánimo, recuperar las confianzas y trabajar unidos como pueblo. Además de reconstruir edificaciones y caminos, debemos purificar el alma que se fisura por el miedo, la violencia y el descontrol. Es tiempo de tender los puentes más seguros: aquellos que nos permiten reconocernos y abrazarnos como hermanos".
Haití seguirá recibiendo ayuda
El pasado mes de febrero Cáritas ya había recaudado 47 millones de euros (65 millones de dólares) para ayudar a los haitianos. Esuna cifra enorme, fruto de la generosidad de muchas personas. De esta cantidad, 27,3 millones de euros corresponden a lo recaudado por Cáritas en Estados Unidos, donde viven unos 70 millones de católicos. En España,país rico con unos 39 millones de católicos (incluyendo4 millones de parados), la asociación caritativa de la iglesia alcanzaba los 10 millones de euros en donativos para Haití (cifra anunciada el 2 de febrero).
En este sentido, la ayuda humanitaria necesaria para satisfacer las necesidades más básicas de los cerca de tres millones de haitianos afectados por el devastador terremoto del pasado 12 de enero seguirá siendo necesaria, como mínimo, hasta marzo de 2011, según ha asegurado Naciones Unidas en un comunicado.
“Esa primera fase de ayuda y asistencia humanitaria tendrá que ir en paralelo a las tareas de recuperación y de reconstrucción, porque la temporada de lluvias ya ha comenzado y después, en junio, llegará la época de huracanes”, ha señalado el representante especial en funciones de la ONU para Haití, Edmon Mulet.
Las principales prioridades continúan siendo la llegada de materiales con los que dar cobijo a los desplazados, conseguir aumentar la capacidad para gestionar los refugios, mejorar las condiciones sanitarias y proporcionar los alimentos necesarios para los más afectados.
Hasta el momento, un total de 525.000 personas han recibido materiales para resguardarse de las inclemencias meteorológicas. Sin embargo, esta cifra sólo supone un 41 por ciento de las personas que quedaron sin hogar tras el seísmo, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>