Heroicidad y perdón: dos ejemplos de generosidad sin límites en la matanza de Connecticut

La trágica matanza que tuvo lugar en la escuela elemental Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde murieron 27 personas, 20 de ellas ni&ntild…

La trágica matanza que tuvo lugar en la escuela elemental Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde murieron 27 personas, 20 de ellas niños, nos ha dejado dos ejemplos de generosidad y fe sin límites: el de la maestra cristiana Victoria Soto, que logró salvar a 17 niños pagando con su vida; y el del padre de la niña Emilie Parker, Robbie Parker, que se ha solidarizado con el dolor de la familia del asesino, Adam Lanza.

Victoria Soto era una maestra cristiana de origen puertorriqueño. Victoria, de 27 años, reaccionó rápidamente cuando escuchó los disparos en el aula vecina que Lanza había efectuado. Le dijo los 17 niños a los que estaba dando clase que los ruidos eran parte de un juego y que para ganar debían esconderse en los armarios del salón de clase y permanecer en silencio. Los pequeños la obedecieron.

Según diversos medios locales, cuando Lanza ingresó al aula, Victoria le dijo que los niños estaban en clase de gimnasia, pero la explicación no convenció al homicida. Él abrió fuego contra uno de los armarios y ella se colocó entre las balas y los niños para protegerlos. Esa acción le costó la vida.

Un primo de Victoria, Jim Wiltsie, dijo que Victoria “perdió la vida haciendo lo que amaba. Ella amaba a esos niños y su meta en la vida era ser una maestra para moldear a esas jóvenes mentes”. Victoria, graduada en la Eastern Connecticut State University, estaba estudiando para obtener una maestría en educación especial en la Southern Connecticut State University. Trabajó durante 5 años en el colegio Sandy Hook.

“Tenían una maestra que estaba más preocupada por sus alumnos que por ella. Eso habla de su carácter, su compromiso y su dedicación”, señaló el alcalde John Harkins de Stratford, según informó Associated Press, durante un memorial celebrado el sábado al que asistieron unas 300 personas.

Victoria Soto vivía con sus padres y sus hermanas y asistía a la Lordship Community Church en Stratford. Una de sus amigas, Andrea Crowell, dijo que la maestra “puso primero a sus niños. Ella siempre hablaba de eso. Ella quiso hacer lo mejor por ellos, enseñarles algo nuevo cada día”.

“Encontraremos la fuerza en nuestra religión, en nuestra fe y en la familia”

El de padre de una de las víctimas de Lanza, Robbie Parker, que perdió a su hija Emilie Parker, ofreció una rueda de prensa entre lágrimas en la que externó su agradecimiento por las muestras de apoyo recibidas de todo el país.

Asimismo, Robbie envió su solidaridad a las demás familias, entre ellas a la del tirador, de la que llegó a afirmar: “no puedo imaginar lo duro que tiene que ser para ustedes”.

Según su padre, Emilie “era brillante, creativa y muy cariñosa”. “Ella es el tipo de persona que podía iluminar una habitación”, añadió Robbie, que se preguntó “cómo superar algo así”. “Encontraremos la fuerza en nuestra religión, en nuestra fe y en la familia”, afirmó.

“Siempre tenía algo bueno que decir de cualquiera y su amor y la fuerza que nos dio y el ejemplo que nos enseñó es notable”, concluyó el padre.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>