Hijos y pensiones

hijos

Nos encontramos ante una de las mayores contradicciones e injusticias de nuestra sociedad, cuya incongruencia e inequidad afecta desde perspectivas distintas a todos los partidos y, además, está fuera de toda agenda política y mediática. La perspectiva de género se lo come todo, y esta cuestión, donde intervienen la maternidad de manera determinante, no solo no les interesa, es que, además, les molesta.

Pero vayamos por partes. Primero, la contradicción es obvia: en un sistema público de pensiones basado en el reparto, las pensiones del mañana no dependen de lo que uno ha cotizado hoy, sino de los “hijos” trabajando en el momento de tu jubilación. Hay más variables, obvio, sobre todo a corto y medio plazo, como la ocupación y la productividad, pero a largo plazo la clave está en la natalidad con el complemento de la inmigración. Sin hijos no hay pensiones, que es lo mismo que decir que sin madres el sistema es inviable y solo puede sobrevivir rebajando aquellas -en esta fase estamos ahora- y aumentado los años de cotización, algo que resulta razonable en muchas profesiones e inviable en otras.

La injusticia radica en el coste desmesurado que tienen los hijos para las familias. Estos hombres y mujeres, estos padres y madres sufragan con el coste de sus hijos las pensiones de quienes no los tienen o solo tienen uno sin contrapartida positiva y, además, recibiendo una penalización. Mientras que quienes no tienen hijos pueden dedicar lo que les costaría, al ahorro en todo o en parte para disponer de un plan de pensiones privado que mejore sus ingresos en la jubilación. Quienes son padres y madres carecen de esa posibilidad. Los que soportan el peso del sistema son penalizados. ¿Se dan cuenta de que esa política y cerrazón mental solo conduce al hundimiento del pilar central del estado del bienestar?

No existe un sistema estadístico que mida el coste de los hijos o practique algún tipo de seguimiento que permita evaluar, por ejemplo, la incidencia del aumento de las matrículas universitarias. Mira que existen observatorios de todo tipo pagados con nuestro dinero, pero ninguno trata de esta cuestión central. Así los gobiernos, español catalán, autonómicos, pueden decidir con la mayor impunidad. Por consiguiente, los costes solo se pueden inferir a partir de distintas fuentes, o acudir a alguno de los estudios publicados, que tampoco son tantos. El de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, 2014, es una buena referencia y a él me remito, con una pequeña actualización de las cifras por el tiempo transcurrido.

El coste de un hijo hasta los 18 años en función de si se utiliza una escuela pública o concertada, y se acude a la sanidad pública o a una mutua o aseguradora, varía entre los 212.000 y los 339.000 €. O sea, que dos hijos, lo mínimo para asegurar casi la tasa de reposición, equivalen a comprarse un buen piso o un piso medio en Barcelona o Madrid. El coste anual medio se sitúa entre unos 12.000 y 19.000 euros, aunque en realidad varia con la edad, ya que crece con la misma, llegando a máximos a partir de los seis años en la opción escuela concertada, y a los quince años en la de todo público.  Este no incorpora el coste de la universidad, ahora disparado, realmente insoportable en el caso de Catalunya. De los 37 territorios de la UE y del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) analizados, España es el noveno más caro en estudios de grado, y el octavo más caro en estudios de máster, con una cifra que se sitúa en los 1.100 euros por matrícula y año, en el primer caso como media española, y el doble para los másteres. Una cifra que parece barata si se compara con Cataluña que se sitúa ligeramente por encima de los 2.000 euros. Solo Reino Unido, con la excepción de Escocia, Irlanda, Letonia y Lituania pagan más. Para entendernos, la matrícula catalana es cuatro veces más cara que la francesa y 40 veces más que la alemana.

Con toda esta losa económica no es de extrañar que la natalidad en el periodo 2007-2012 decayera un 12,1%.

La respuesta a ese problema vital es evidente: o se otorgan unas ayudas relacionadas con el coste de los hijos y se confieran ventajas en el régimen de cotización o de pensión a las personas que los tengan, o la caída que ya vivimos pasará del plano inclinado al precipicio.

Hazte socio

También te puede gustar

4 Comments

  1. 1

    Me parece perfecto su artículo. El Estado debiera dar mucha más importancia a las familias con tres o mas hijos, llamadas ahora numerosas. Ellas son el futuro del país, mientras no se cambie el sistema de pago de las pensiones, por el cual los jubilados de hoy, reciben sus pensiones, gracias a lo que cotizan los que trabajan hoy, por el llamado sistema de “reparto simple” No se sostiene cuando se invierte la pirámide de edades en la población de un país y a su vez aumenta la supervivencia de los jubilados, aumentando por lo tanto su número, como sucede en la actualidad en España en ambas cosas., Con un índice de de natalidad del 1,32, por debajo del indice de reposición de la población, que debe ser como mínimo de 2. ¡Suerte de los emigrantes!, que hacen que el indice, se mantenga algo por encima del 2 y el índice de supervivencia que ha pasado en 30 años,de 70 a 84 años en varones. El sistema de “reparto simple” matemáticamente no puede funcionar, aunque partidos de la izquierda por ignorancia, no se lo crean, y recomienden poner un salario mínimo a percibir del Estado, para todos aquellos que no puedan trabajar, sin tener en cuenta que los hay por falta de interés o de formación, conozco a mas de uno, que le gustaría ser “subvencionado” por el hecho de ser ciudadano español y no pegar golpe.

  2. 2

    Aunque estoy de acuerdo con su articulo, no puede ser cierto el coste que da. Soy madre de 4 hijos en edad escolar y le aseguro que nuestros ingresos no llegan ni de lejos a los 4.000 mensuales que nos calculan. Nos apretamos el cinturon, pero gastaremos cerca de la cuarta parte de esa cantidad.

  3. 3

    Utilizo con una ligera actualización los del estudio de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, 2014 la mas reciente, al menos que yo conozca y la que utiliza una base de datos primarios mas completa

  4. 4

    El coste de un hijo no es un dato dado. Los hijos no son un coste, son el fruto sobreabundante del amor fiel de los esposos. Las familias cristianas están llamadas a vivir una verdadera pobreza material y cultivar un verdadero espíritu comunitario de generosidad entre los hermanos. De ese modo, los padres pueden tener más hijos, hijos más ricos en amor, en virtudes humanas y evangélicas. La transmisión de la fe no viene de comprar una consola, un smartphone o de llevar al niño a las colonias más caras. La transmisión de la fe viene del amor entre los esposos, del sacrificio de amor de los padres por los hijos, y del amor entre los hermanos, de cultivar la alegría y la esperanza en las dificultades.
    No solo de pan vive el hombre…

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>