“Hombre disparándole a una Iglesia”: La Junta de Andalucía, contra los católicos

¿Se atrevería algún organismo gubernamental a distribuir miles de octavillas en las que se pudiera leer “Hombre disparándole a una iglesia con una esc…

¿Se atrevería algún organismo gubernamental a distribuir miles de octavillas en las que se pudiera leer “Hombre disparándole a una iglesia con una escopeta de cañones recortados mientras algunas personas aplauden a su alrededor” si el templo fuera islámico? Pues justamente eso es lo que ha hecho la Junta de Andalucía. Pero, claro, la supuesta diana no es una mezquita musulmana sino un templo cristiano.

 

Según informa ACIPRENSA, la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social del Gobierno andaluz, organizadora del evento, ha distribuido esos volantes para promocionar e invitar a los ciudadanos a asistir al Festival de la Creación Joven que se celebra en Córdoba.

 

El Partido Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn) y el Movimiento Cultural Cristiano (MCC) se apresuraron a denunciar el reparto de las cuartillas en donde se puede ver la imagen de un hombre disparando contra un templo, mientras algunos espectadores le animan a seguir. En el dorso está impreso el texto ya comentado.

 

“Violencia contra la Iglesia”

 

La nota de prensa emitida conjuntamente por el SAIn y el MCC denuncia que “la Junta de Andalucía gobernada por el PSOE acaba de revelar qué mentalidad hay detrás de su iniciativa de desenterrar a los muertos de la Guerra Civil: justificar y resucitar la violencia contra la Iglesia”.

 

El comunicado precisa, además, que “semejante incitación a la violencia callejera adquiere tintes de juzgado de guardia cuando viene publicada por una Consejería del propio Gobierno Andaluz. Parece que la ideología progre de la ‘tolerancia’ incluye ahora también la tolerancia ante el asesinato”.

 

Junto con la Junta de Andalucía, colaboraron en el evento el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Córdoba, la Fundación Antonio Gala, la Cadena SER, el Ayuntamiento de Valladolid y la Embajada de Francia. Como principal patrocinador aparecía Cajasur, en cuyas Salas de Exposiciones tuvo lugar el festival.

 

Iglesia no, ‘macrobotellones’ sí

 

Así pues, en un nuevo alarde del laicismo agresivo que caracteriza a muchos de los mandatarios socialistas que gobiernan actualmente en España, el Ejecutivo de Manuel Chaves consintió esta nueva ofensa contra los católicos, saltándose las más elementales reglas del respeto hacia los españoles que profesan esa religión.

 

Es el mismo Ejecutivo que, en nombre de la libertad y del derecho de los jóvenes a emborracharse, les construye espacios para que celebren sus macrobotellones.

 

Sin ir más lejos, a primeros de octubre la Junta aprobó un proyecto para que el Ayuntamiento de Sevilla construyera un ‘botellómetro’ en las afueras que atenúe los problemas de las concentraciones masivas en el centro de la ciudad. Para ello, cede la bancada de la Expo, junto al río Guadalquivir, para que los jóvenes se concentren para beber alcohol.

O sea, le preocupa más a Chaves el mobiliario urbano que la salud de los jóvenes andaluces; dispara a quien difunde los valores más elementales y fomenta las adicciones e intoxicaciones etílicas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>