Huida hacia adelante de Maduro: mientras se hunde la economía, encarcela opositores y acusa a Felipe González de conspiración

Ante la delicada situación económica por la que atraviesa Venezuela, el régimen bolivariano de Nicolás Maduro ha optado po…

Ante la delicada situación económica por la que atraviesa Venezuela, el régimen bolivariano de Nicolás Maduro ha optado por una huida hacia adelante que supone un endurecimiento de la represión y el encarcelamiento de aquellos opositores que pueden hacer tambalear su continuidad en el poder.

Dos ejemplos de ello son los arrestos y puesta en prisión del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y otros opositores como Leopoldo López y Daniel Ceballos, además de innumerables manifestantes y estudiantes que han participado en manifestaciones de protesta.

Todo ello, a poco más de dos años de la muerte de Hugo Chávez, ha conducido a que el legado del líder bolivariano se vaya diluyendo en manos de un Maduro cuya popularidad está en caída libre.

El ‘efecto boomerang’ de las expropiaciones

Al mismo tiempo, nuevas decisiones económicas a nivel internacional ponen contra las cuerdas al régimen de Maduro. La última, la decisión de los tribunales internacionales de arbitraje de ordenar al Estado venezolano pagar casi 3.000 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) por las expropiaciones que se iniciaron en la era de Chávez.

En la mañana del 7 de febrero de 2010, Hugo Chávez intervenía tres edificios en menos de cinco minutos en la manzana que rodea la plaza Bolívar de Caracas.



“¿Y a quién pertenece el edificio que está allá?”, preguntaba Chávez al alcalde del municipio Libertador (centro-oeste de la capital venezolana) Jorge Rodríguez. Cuando el regidor respondía que estaba en manos privadas, el fallecido líder decía: “Exprópiese”, recuerda el diario El País en una información publicada el pasado domingo, 22 de marzo.

A los cinco años de esas expropiaciones, a las que siguieron las de otros edificios, empresas tierras productivas y negocios que el Gobierno consideraba estratégicos, y como si de un ‘efecto boomerang’ se tratara, Maduro paga las consecuencias.

Ahora, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), el tribunal de arbitraje del Banco Mundial, ha ordenado pagar a la naviera petrolera estadounidense Tidewater 46,4 millones de dólares (42,96 millones de euros) más intereses por la nacionalización de sus activos en el país.

Con este último fallo, las obligaciones del Estado con sus acreedores ascienden a esos 2.700 millones de euros, que incluyen lo que se adeuda a Exxon Mobil (1.600 millones de dólares) y Owen Illinois (455 millones de dólares).

Cabe destacar que las compensaciones a las que tiene que hacer frente ahora Venezuela, podrían servir para saldar casi en su totalidad el impago con las líneas aéreas internacionales (3.500 millones de dólares) o con el sector farmacéutico (4.000 millones de dólares).

Al mismo tiempo, el petróleo, su principal fuente de ingresos, y que aporta el 96% de las divisas al fisco, está en una pronunciada caída desde finales de 2014.

En la actualidad, las expropiaciones se han reducido al mínimo durante el gobierno de Maduro, acorralado por una explosiva situación que mezcla una alarmante falta de liquidez, alta inflación, escasez y desabastecimiento.

Por todo ello y en su conjunto, el déficit de Venezuela, de 47.479 millones de dólares, refleja que aun cuando Maduro decida revisar su modelo económico y ajustar el gasto público, no se podrían atender todas las necesidades del país, ni siquiera las más básicas como las importaciones de insumos y productos de la canasta básica.

Felipe González, el ‘conspirador’

Ante esta situación, Maduro ha optado por reforzar su postura contra los opositores y contra aquellas intervenciones internacionales que cuestiones sus políticas de represión.

El último ejemplo lo tenemos en la reciente visita de Felipe González a Venezuela, en la que el ex presidente del Gobierno español manifestó que defiende a los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma y que estaba dispuesto a visitarles en la cárcel, asó como asistir a las audiencias previas al juicio del segundo.

González señaló que le extraña que éstas no sean públicas y que le parece "peculiar" que sea directamente Maduro el que les acuse desde "su tribuna" y no un fiscal o un juez. "En estos últimos dos años creo que ha denunciado doce veces un intento de golpe de Estado, no se sostiene", dijo.

González confirmó que defenderá a los opositores venezolanos a petición de la familia y que la figura jurídica prevista con la que se ha comprometido es la asistencia técnico jurídica a los equipos de la defensa de ambos presos.

La reacción del presidente de Venezuela no se hizo esperar y acusó a González de ser un lobbyista que "vende el alma al diablo" y de apoyar una conspiración contra Venezuela.

El mandatario venezolano insistió en que el político español coordina "el lobby contra Venezuela para apoyar a los golpistas", en referencia a López (dirigente de Voluntad Popular) y Ledezma (alcalde de Caracas), ambos en prisión.

Maduro concluyó diciendo que un lobbyista "es alguien que le vende el alma al diablo y anda por el mundo tratando de ganar a cuenta de robar a los demás", al tiempo que definió a los líderes opositores encarcelados en la prisión militar de Ramo Verde como "personas que desconocen la Constitución y que están buscando una intervención extranjera contra Venezuela".

Por su parte, Felipe González ha evitado responder a las críticas chavistas para no ponerse a su altura: "la verdad, soy incapaz, por lo que oído, de ponerme a esa altura", aseguró este martes, 24 de marzo tras conocer las declaraciones de Maduro y otros dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>