Humanismo cívico (9): la libertad positiva posmoderna

La libertad no puede estar hecha solamente de convenciones, de pactos, de usos culturales de impresiones, o de ilusiones, pues acaba en el relativismo…

La libertad no puede estar hecha solamente de convenciones, de pactos, de usos culturales de impresiones, o de ilusiones, pues acaba en el relativismo y en la cesión de la misma libertad, como ya vimos.

La libertad positiva o libertad-para es otra cosa, es buscar la verdad con todas las fuerzas, es dar lo mejor de que soy capaz independientemente de que tenga o no éxito. Esto no se enseña, se aprende haciéndolo. Caben deformaciones como el éxito a toda costa, pero el siglo breve (1914-1989) ha enseñado que las teorías del superhombre y del progreso indefinido no tienen fundamente en la realidad.

Al perder su apoyo en el ser personal y comunitario las tesis principales de la ideología moderna han entrado en crisis. La visión titánica de la libertad se ha disuelto. El yo infalible y poderoso no era más que una fábula. Entramos en la cultura de la sospecha, descubrimos que lo que llamábamos libertad no era más que oculto afán de poder, libido sublimada, ideología encubierta, olvido del ser o, simplemente, carencia de sentido.

Más claro aún queda el fracaso del progreso ininterrumpido que prometía la ciencia y la tecnología. Inquietan las guerras de los últimos cien años, las deportaciones, las torturas mayores que en cualquier otra época de la historia. Muchos ataques al medio ambiente se deben a este planteamiento. La distancia entre países ricos y pobres ha aumentado. La paz perpetua y la igualdad económica que prometía la Ilustración se ha malogrado. Unos piensan que la modernidad ha muerto, otros que se debe dar un cambio posmoderno positivo. Lo importante de la cultura posmoderna no es configurar el yo personal o social, sino tener ideas, invención imaginativa, creatividad para producir lo desconocido.

Cabe perderse en la superficialidad de vivir en la virtualidad y la fantasía audiovisual, viviendo en un permanente baile de máscara, pues el pensamiento débil no tiene certeza de nada. Pero este planteamiento no agota la posmodernidad. Se puede distinguir entre tardomodernidad que intenta prologar la modernidad con actitudes radicales y voluntaristas, y una posmodernidad que realmente quiere superar la modernidad más allá de una fiesta continua o una transgresión constante que acaba aburriendo.

La libertad positiva requiere la liberación de sí mismo con un vaciamiento que permite la donación a los demás. Lo que afirma mi vida es mi amor personal, definitivo e irreversible. Esta es la paradoja del ser humano: que sólo estando libre de sí mismo, de sus prejuicios y negativas experiencias puede ganarse a sí mismo en una verdad que le acoge y le trasciende. Se trata de conquistar verdades que hacen libre al hombre humanizando la sociedad. Esto nos posible sin una educación moral y emocional para superar la superficialidad y vivir con hábitos bien arraigados con una libertad conquistada. La libertad disminuida es un error antropológico, llenos de veleidad, indigestos de trivialidades de hiper, súbditos dóciles al poder político establecido que se abstiene o se asusta cuando la presionan.

La libertad de sí mismo es una hazaña de gran envergadura y lleva a querer con otros que también estén en ese nivel de apertura humana. Para realizarnos como personas y como ciudadanos necesitamos ayudar a los otros. Personas así transmiten a la sociedad la “gracia de la vida” no el egoísta carpe diem del egoísta, sino la intensidad del ahora vivido generosamente. Tienen la capacidad de hacer mucho con poco y se rescatan las posibilidades de la libertad-de y de la libertad-para que están sin desarrollar porque el yo ya no está solo y está dispuesto a alcanzar metas altas con es esfuerzo que sea necesario y que ya se posee.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>