Incidencia de las resoluciones de la OEA y la ONU respecto al matrimonio homosexual y el aborto

I) Definición de matrimonio En la doctrina uruguaya el suscrito mantuvo con la Dra. Cecilia Fresnedo un contrapunto acerca de la validez o inv…

I) Definición de matrimonio

En la doctrina uruguaya el suscrito mantuvo con la Dra. Cecilia Fresnedo un contrapunto acerca de la validez o invalidez del matrimonio homosexual contraído en el extranjero antes de la aprobación en el Uruguay de la Ley de Matrimonio Igualitario.

En “La Ley on line Uruguay” pueden verse ambos artículos, el del suscrito sosteniendo la invalidez de dichas uniones gays en nuestro país, por estar las mismas fuera del alcance extensivo de la categoría matrimonio (UY/DOC/508/2010) y el de Fresnedo (UY/DOC/94/2012) sosteniendo lo contrario, basada en el falso argumento de que no se exigía en ese momento, reitero anterior a la ley citada, la existencia de personas de distinto sexo como requisito del matrimonio para reconocer a los celebrados en el extranjero.

II) Objeciones muestras que Fresnedo nunca pudo levantar

El suscrito en su trabajo objetó el argumento de Fresnedo en el sentido que la Ley de cambio de sexo registral No. 18.620 claramente preceptuó que la misma no modificaba el concepto de sexo por lo que tampoco afectó las reglas del matrimonio. Así como que tampoco puede citarse como fundamento la Ley 18.590 de uniones concubinarias, incluyente de las homosexuales, porque la intensidad jurídica del concubinato es notoriamente menos vinculante que la del instituto del matrimonio. Por lo que mal podrían invocarse dichas normas como fundamento de la necesidad de que nuestro país, -reitero antes de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario-, tuviera que reconocer en nuestro territorio la validez de los “matrimonios” celebrados en el extranjero.

Pero ahora, a pesar que al aprobarse en Uruguay la citada ley que autoriza el casamiento entre personas del mismo sexo, por lo que no podría sostenerse ya que dichos vínculos jurídicos se encuentran en Uruguay fuera del alcance extensivo de la categoría matrimonio, las recientes resoluciones de NNUU y de OEA arriba mencionadas, plantean la interrogante de decidir como afectan las mismas a los derechos nacionales.

III) Recientes resoluciones de la ONU y de la OEA que negaron la definición del matrimonio abarcativo también del homosexual y su influencia sobre el Derecho internacional privado convencional y el Derecho interno de la República

Si consideramos que dichas resoluciones recientes, adoptadas en mayoría, por las que no se redefine el concepto de matrimonio, incluyendo también al homosexual dentro del alcance extensivo de la categoría, puede sostenerse que las mismas constituyen “Jus cogens internacional”, es decir, un derecho material supranacional; el mismo está en colisión con la normativa uruguaya. La Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados, vigente para nuestro país, preceptúa en su art. “53. Tratados que están en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general ("jus cogens"). Es nulo todo tratado que, en el momento de su celebración esté en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general. Para los efectos de la presente Convención, una norma imperativa de derecho internacional general es una norma aceptada y reconocida por la comunidad internacional de Estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario y que sólo puede ser modificada por una norma ulterior de derecho internacional general que tenga el mismo carácter”.

Por lo que el “jus cogens internacional” prima sobre la norma que se le oponga, y así consecuentemente nuestra tesis es que, a nivel del derecho internacional privado uruguayo, no puede sostenerse que la unión entre personas del mismo sexo con rango de matrimonio celebrada en el extranjero deba ser reconocida dentro de fronteras con ese mismo nivel de intensidad jurídica, si ello se derivara de un tratado internacional aprobado en contraposición con el jus cogens internacional referido. Y si bien, la Ley de Matrimonio igualitario rige dentro de las fronteras de Uruguay, por la fuerza de los hechos, ella también va contra el “jus cogens internacional” de la comunidad internacional de Estados.

IV) En cuanto al aborto

Las resoluciones comentadas no hicieron lugar a definir al aborto como un “derecho humano de la mujer”, lo que a todas luces aparece como correcto. Jamás puede ser un “derecho humano” dar muerte en forma impune a un ser humano inocente. Si bien en muchos países parte de ambas organizaciones internacionales el aborto está despenalizado o legalizado, lo que ya significa bastante, no puede considerarse al aborto como un derecho humano de la mujer, en tanto ello fue rechazado por las citadas resoluciones de los organismos internacionales.

Carlos Álvarez Cozzi

Catedrático universitario de Derecho en Uruguay

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>