‘Infancia, adolescencia, juventud’, de León Tolstoi

En el texto autobiográfico menos conocido del autor ruso destacan la profundidad de la autoexploración psicológica, la honestidad a la hora de evocar …

En el texto autobiográfico menos conocido del autor ruso destacan la profundidad de la autoexploración psicológica, la honestidad a la hora de evocar sus propias vivencias afectivas y una sorprendente plasticidad y eficacia del lenguaje que le permite captar los matices de sus propias emociones, que surgen en los momentos trascendentales de su infancia y juventud, como por ejemplo el de la muerte de su madre, el descubrimiento de la amistad, los primeros enamoramientos o los fracasos en los exámenes.

Pero tal vez lo más interesante sea la reflexión ética que constituye el telón de fondo de toda la trama y en la que se refleja tanto su mundo interior como el de la sociedad rusa de la época. Este análisis ético, como es habitual en Tolstoi, contiene tonos de riguroso moralismo pero también, al mismo tiempo, expresiones de una sincera admiración por algunos de sus seres próximos en estas etapas de su vida, personas que marcaron profundamente su posterior trayectoria.

Un buen ejemplo de estos personajes es la anciana ama de llaves de la casa paterna del escritor, Natalia Sávishna, un verdadero modelo de heroicidad humana pese a su extrema pobreza, sencillez y cierta ingenuidad.

Merece la pena evocar el comentario del escritor acerca de la muerte de este personaje:


«Abandonaba la vida sin lamentarlo, no temía la muerte y la aceptó como una dicha. (…) Natalia Sávishna podía no temer a la muerte, porque murió con una fe inquebrantable y habiendo cumplido los preceptos del Evangelio. Toda su vida fue pura, llena de amor desinteresado y de sacrificios» (p. 162).

Vemos en este personaje real la prefiguración de la fascinación tolstoiana por aquellos caracteres literarios grandes por su pequeñez e inocencia, el más célebre de los cuales es, sin duda, el protagonista del relato Iván el tonto.

Dicho sea de paso que —aparte del indiscutible valor del texto como documento que nos informa sobre una época, sobre un país y sobre la vida social e íntima de uno de los escritores más importantes de las letras universales— el beneficio principal de la lectura de estas memorias de Tolstoi radica precisamente en el hecho de que aportan un gran número de pistas para entender mejor su creación literaria sensu stricto.

Esto es válido tanto en relación con la procedencia de algunos personajes o episodios como por lo que respecta a sus grandes preocupaciones filosóficas y sociales, que constituyen una constante prácticamente en toda su obra literaria y en toda su trayectoria personal.

Infancia. Adolescencia. Juventud.
León Tolstoi
Alianza Editorial
520 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>