Inmovilismo en Cuba: 234 presos políticos siguen encarcelados, 34 al borde de la muerte

Desde que Raúl Castro tomó provisionalmente las riendas del poder en Cuba en agosto de 2006, tras la intervención quirúrgica de su hermano Fidel, “inm…

Desde que Raúl Castro tomó provisionalmente las riendas del poder en Cuba en agosto de 2006, tras la intervención quirúrgica de su hermano Fidel, “inmovilismo” es la palabra que mejor define la actual situación política y la de los presos de conciencia en la isla.

 

Un inmovilismo que favorece que un total de 234 presos políticos sigan encarcelados, nueve de ellos detenidos durante el último semestre, según denuncia un informe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), .

 

Dos de los opositores al régimen castrista, los escritores y ex presos de conciencia cubanos Raúl Rivero y Héctor Palacios, añaden que 34 de los recluidos se encuentren al borde de la muerte.

 

Mientras tanto, este domingo, 20 de enero, se celebraron las elecciones generales para renovar la Asamblea Nacional (Parlamento) con una participación del 95%. Unas elecciones que la oposición califica de “teatro”.

 

“Régimen de control”

 

El informe de CCDDHRN fue presentado el pasado 16 de enero por la Asociación Española Cuba en Transición y la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF), y en él se detalla que un total de 234 presos políticos permanecen aún en cárceles de Cuba después de que doce de ellos recobraran su libertad en el último semestre, tras cumplir íntegramente sus condenas.

 

Sin embargo, en el mismo periodo, nueve cubanos más fueron internados por diferir de las ideas oficiales y en 2007 se tuvo conocimiento de 325 detenciones por motivos políticos, la mayoría de los cuales fueron liberados poco después.

 

La presentación del informe, que se realizó en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, contó con la colaboración de Rivero y Palacios, del presidente de la Asociación Española Cuba en Transición Rafael Rubio y del secretario general de RSF Rafael Jiménez Claudín.

 

Rubio expuso que “el gobierno transitorio no ha hecho nada para cambiar la situación” y aseguró que Cuba ostenta el primer lugar a nivel mundial en cifra absoluta de presos de conciencia. Asimismo, indicó que la “utilización” de estas detenciones es una práctica habitual de este “régimen de control” como medida de disuasión en los actos de protesta.

 

Al borde de la muerte

 

Por su parte, Raúl Rivero relató los casos de algunos de los 26 presos de conciencia que permanecen en prisión desde que en abril de 2003 se detuviera a 75 personas -entre ellos él mismo- en lo que se conoce como “Primavera negra”.

 

Rivero denunció la situación de presos como José Luis García Paneque, en prisión desde marzo de 2003 y condenado a 24 años, quien sufre un problema de hígado, “una enfermedad que no se puede atender en la situación que se vive en prisión a pesar de las breves salidas al hospital”. “Aún hay demasiadas sombras y penumbras sobre lo que está pasando en las cárceles cubanas”, añadió.

 

En el mismo sentido se pronunció Héctor Palacios, quien llegó a España el pasado mes de diciembre, con permiso del gobierno cubano, para recibir tratamiento médico después de pasar más de cuatro años en prisión.

 

Palacios expuso que en 1959, fecha del triunfo de la Revolución cubana, había una docena de centros penitenciarios en la isla pero que hoy el número de cárceles es cercano a las 300.

 

El ex preso de conciencia aseguró que 34 de los encarcelados “van a morir en prisión inevitablemente” si no son puestos en libertad. “Si hubiera un mínimo de Justicia, en Cuba no habría presos políticos y la mayoría de todos los demás serían liberados”, declaró.

 

La izquierda en España, reticente

 

“Hay que proclamar que los presos políticos de Cuba o de donde sean deben ser liberados”, dijo Palacios, quien apeló a la colaboración de España porque “hablar de Cuba y España es hablar de distintos territorios que llevan la misma sangre”.

 

Sin embargo, el representante de RSF Rafael Jiménez Claudín subrayó que a la organización le ha costado conseguir “por parte de la izquierda radical en España” el reconocimiento de que en Cuba existen presos políticos y de conciencia.

 

La ONG, indicó Jiménez Claudín, no va a reconocer ningún “proceso de transición” en la isla caribeña “en tanto no se garantice la libertad de información para que los cubanos puedan conocer cómo es el mundo de hoy en realidad”.

 

Por su parte, el opositor cubano Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación, declaró en un mensaje grabado que quisiera “poder decir que han mejorado los Derechos Humanos de Cuba pero no podemos confundir ese deseo con la realidad”.

 

El presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos, Elizardo Sánchez Santacruz, acotó que la situación de los Derechos Humanos en Cuba “sigue siendo desfavorable después de medio siglo de un experimento de ingeniería social” y pidió como gesto “imprescindible” la solidaridad “de todas las fuerzas políticas del mundo, sean del signo que sean”.

 

También culpó al “régimen de Fidel Castro” de estar unido con los “peores gobiernos del mundo como Corea del Norte, Zimbabwe, Guinea Ecuatorial, Birmania y otros parias mundiales”, así como de los “caudillos de América Latina”.

 

Elecciones de “teatro”

 

Por otra parte, las elecciones celebradas este domingo en la isla caribeña para elegir a los 614 diputados de la Asamblea Nacional (Parlamento) y a los delegados de las Asambleas Provinciales contaron con una participación del 95%.

 

El presidente provisional, Raúl Castro, informó también de que el próximo 24 de febrero se constituirá la Asamblea Nacional en un acto en el que se designará al presidente del Consejo de estado, órgano de gobierno del que el convaleciente Fidel Castro es presidente. En ese momento se decidirá, pues, el papel institucional que jugará en un futuro inmediato el líder cubano, de 81 años.

 

Dirigentes de la disidencia cubana minimizaron dos días antes de las elecciones el impacto de las mismas y las calificaron de “teatro”. “En Cuba no hay elecciones, hay un teatro en el que el Gobierno hace participar al pueblo para poner en el poder a las personas que estima pertinentes”, dijo la opositora Marta Beatriz Roque, la única mujer de entre los 75 disidentes condenados en 2003 y liberada en 2004 por problemas de salud.

 

También Vladimir Roca, de la concertación opositora Todos Unidos, destacó que “no se puede hablar de elecciones, porque no se elige nada […] ¿Dónde están las distintas opciones para que el ciudadano pueda escoger realmente?”, se preguntó.

 

Artículos relacionados:

 

Indiferencia hacia los cubanos: Oswaldo Payá critica la Cumbre Iberoamericana

 

“Derecho a elegir y ser elegidos”: Oswaldo Payá pide derogar la ley electoral cubana

 

La Eurocámara “exige a las autoridades cubanas que liberen a todos los presos políticos”

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>