Intolerable

Los medios de comunicación nos informan desde hace unos días del juicio al responsable de la matanza de la Isla de Utoya, cuyo nombre no…

Los medios de comunicación nos informan desde hace unos días del juicio al responsable de la matanza de la Isla de Utoya, cuyo nombre no quiero ni mencionar, que acabó con la vida de 77 personas el año pasado en Noruega.

Este hombre, impecablemente vestido, ha decidido convertir este juicio en una monumental y para mi gusto monstruosa campaña de marketing para dar a conocer sus ideas islamófobas y justificar sus crímenes. No me pasa muy a menudo, ya tengo una edad, y soy capaz de soportar muchas cosas, pero reconozco que este caso me supera. Veo las imágenes de este criminal, hablando tranquilamente con su abogada (él, como todos, tiene derecho a la defensa, claro, no le niego), sonriente, manifestando argumentos indefendibles para explicar por qué acabó con la vida de tantas personas inocentes, la mayoría de ellos muy jóvenes, y no lo puedo resistir.

Me sorprendo a mí mismo saltándome las páginas de los periódicos donde sale su fotografía, cambiando de canal cuando lo veo en la televisión, su imagen me repugna, me provoca arcadas. Es algo irracional, no sé ni me importa si es un loco, un enfermo mental, pero me planteo si, de manera excepcional, los medios no deberían firmar un pacto tácito para ignorarlo, para no dar su nombre, ni mostrar su foto, ni hablar del caso más allá de lo que sea trascendente para evitar que nunca se vuelva a repetir algo igual, pero no es necesario reproducir su discurso vomitivo sobre la necesidad de limpiar Europa de todo aquello que le molesta. No deberían hacerlo porque es exactamente lo que él quiere.

No quisiera ponerme en la piel de las madres y padres de los jóvenes que fueron cruelmente ejecutados, a sangre fría, por este personaje siniestro que quiere aprovechar la magnitud de sus crímenes para hacer un spot global sobre el MAL. Es intolerable, no lo deberíamos permitir. Por eso ni siquiera he colgado su foto ni he escrito su nombre.

Hazte socio

También te puede gustar