Italia alarmada por la caída de la natalidad, ¿y España?

En 2016 se registró la cifra más baja de nacimientos en los últimos 150 años. Los dos países muestran datos preocupantes: la tasa de fecundidad italiana es 1,34; la española, 1,33. Las tasas de divorcios y edad media del matrimonio son más altas en España

Polonia toma medidas para fomentar la natalidad; en Italia se encienden las alarmas; y España... mira hacia otro lado Polonia toma medidas para fomentar la natalidad; en Italia se encienden las alarmas; y España... mira hacia otro lado

El pasado 22 de febrero informábamos sobre las medidas adoptadas por el Gobierno polaco para fomentar la natalidad en un país con una tasa de fertilidad de 1,3 hijos por mujer fértil, la misma que tiene España.

El programa puesto en marcha por el partido católico en el Gobierno, Ley y Justicia, contiene una medida estrella: subvencionar la mitad del gasto de cada hijo a partir del segundo y en todas las familias.

Ahora, en Italia se encienden las alarmas por la preocupante caída de la natalidad, con una tasa de fertilidad prácticamente igual a la polaca y la española: 1,34 hijos por mujer, según informaba La Vanguardia el 8 de marzo.

Las causas de una natalidad en su punto más bajo

De hecho, la evolución demográfica en Italia es de las más alarmantes del mundo y la natalidad está en el punto más bajo en 150 años, según los últimos datos publicados por el Instituto de Estadística (Istat).

La estadística del Istat muestra que en 2016 se registró la cifra más baja de nacimientos desde 1862, el año posterior a la unificación italiana. En ese año hubo 479.000 nacimientos, 12.000 menos que el año precedente, mientras que fallecieron 604.000 personas.

Entre las causas del importante descenso de la natalidad en Italia se encuentran la caída y el retraso de la nupcialidad, el cambio de hábitos y costumbres, la precariedad laboral de los jóvenes, las muy escasas ayudas del Estado y las pocas facilidades que dan las empresas para conciliar trabajo y vida familiar.

La población italiana se mantiene estable gracias a la inmigración

La población italiana se mantiene estable gracias a la inmigración

El factor inmigración

Aun así, la población total, que en 2014 rondaba los 60,7 millones de habitantes, se mantiene estable gracias al factor inmigración.

En ese sentido, aunque la fecundidad por mujer está en 1,34 hijos, esa es la tasa media entre las residentes en el país, pero entre las italianas aún es menor (1,27), mientras las extranjeras tienen 1,95 hijos.

Así las cosas, el flujo del exterior es la única esperanza real para mitigar el problema. Italia recibió, en el 2016, 293.000 personas procedentes del extranjero, de las cuales 258.000 eran de nacionalidad extranjera y el resto italianos que volvieron a su país.

Mientras, sigue aumentando la emigración de italianos, sobre todo jóvenes que buscan fuera oportunidades laborales que en su país no encuentran. Se marcharon 115.000 personas de nacionalidad italiana y otras 42.000 extranjeras.

El envejecimiento de la población en Italia hace peligrar el sistema de pensiones, como sucede en España

El envejecimiento de la población en Italia hace peligrar el sistema de pensiones, como sucede en España

Envejecimiento de la población

Por otra parte, la esperanza de vida aumenta, la de los varones es de 80 años y 6 meses, mientras que las mujeres viven, de media, 85 años y un mes.

Por todo ello, la población no hace otra cosa que envejecer. La edad media ha subido a 44 años y 9 meses. Las personas mayores de 65 años son 13,5 millones (22,3% del total). De ellos, 4,1 millones superan los 80 años. Los nonagenarios son 727.000. Y quienes han sobrepasado el siglo llegan a 17.000 y van en aumento.

La estructura demográfica que se deriva de estos datos hará muy difícil, como ocurre en otros países con similar evolución, como en el caso de España, el mantenimiento del actual sistema de pensiones y de asistencia social.

De mantenerse todos estos datos estadísticos, la inmigración podría resolver a medio y largo plazo la crisis demográfica italiana, pero existen grandes obstáculos políticos, sociales y psicológicos que no permiten activar una estrategia de acogida robusta, integral y duradera.

Más bien al contrario, los partidos populistas y xenófobos, como la Liga Norte, tratan por todos los medios de ganar votos infundiendo el miedo por el supuesto peligro que supone abrir las puertas a la inmigración.

La tasa de divorcios en Italia es de 0,9 por cada mil habitantes; en España, 2,3, lo que no ayuda a fomentar la natalidad

La tasa de divorcios en Italia es de 0,9 por cada mil habitantes; en España, 2,3, lo que no ayuda a fomentar la natalidad

¿Y España?, datos para la reflexión

Ante la situación de Italia y las decisiones que ha tomado Polonia para paliar los efectos del descenso de la natalidad, cabe insistir en la necesidad de que España adopte medidas extraordinarias para equilibrar su demografía a medio y largo plazo.

Veamos, por ejemplo, algunos datos comparativos entre Italia y España para calibrar de alguna manera esa necesidad de adoptar medidas, todos ellos extraídos de las estadísticas de Datos Macro:

Las tasas de fertilidad ya mencionadas: 1,34 hijos por mujer en Italia y 1,33 la española. Y estas son las tasas de natalidad: en España, 9,02 por cada mil habitantes; en Italia, 8. Como contraste, la esperanza de vida es la misma en ambos países: 83,2 años (2014).

Ante una población en 2015 de 46,4 millones de habitantes en España y 60,6 millones en Italia, el número de inmigrantes en el primer caso es de 5,8, mientras en Italia es ligeramente inferior, lo que da aún más significación a la influencia de la inmigración en las tasas de natalidad en el caso español.

Otra cuestión que influye en la natalidad es la tasa de nupcialidad, que son similares: en el caso español es de 3,59 matrimonios por cada mil habitantes y en el italiano 3,10. Sin embargo, mientras en España hay una tasa de divorcios de 2,3 por cada mil habitantes, en Italia es solo de 0,90. Respecto a ello, nadie puede dudar de que una tasa de natalidad razonable es más lógica entre los italianos que entre los españoles.

Otros datos de interés son que la edad media de los matrimonios en España es de 34,5 años para los hombres y 32,3 para las mujeres; mientras en Italia en de 34,2 para ellos y 31,3 para ellas.

En cuanto a la edad en que las madres españolas y las italianas tienen su primer hijo, en ambos casos es demasiado tardía para garantizar que se decidan a tener un segundo y no digamos un tercer hijo: 30,6 años entre las españolas y 30,7 años entre las italianas, con datos de 2014.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>