Jaume Pujol llega a Tarragona con el compromiso de ser “el arzobispo de todos”

La catedral de Tarragona acogió este domingo, 19 de septiembre, la ceremonia de consagración episcopal, toma de posesión canónica e inicio del ministe…

La catedral de Tarragona acogió este domingo, 19 de septiembre, la ceremonia de consagración episcopal, toma de posesión canónica e inicio del ministerio episcopal de Jaume Pujol. El nuevo primado de la Tarraconense expresó, ante unos 40 obispos, 400 sacerdotes y un total de 3.000 fieles, su compromiso de “escuchar a todos, acoger a todos, aprender de todos y ser el arzobispo de todos, siempre dentro de la identidad de la única Iglesia de Jesucristo”. Es el segundo prelado del Opus Dei que el Papa Juan Pablo II ha nombrado para una diócesis española y el primero para una catalana, un hecho se valoró con normalidad desde ámbitos eclesiales y sociales al conocerse la noticia el pasado 15 de junio, aunque tampoco han faltado críticas. Teniendo en cuenta que el Opus Dei se fundó en España, y además por un aragonés que tuvo muchas vinculaciones con Cataluña, el nombramiento no deja de ser un signo de “pluralidad dentro de la Iglesia”, como ya apuntó el sociólogo Salvador Cardús, que no es precisamente sospechoso de vaticanista, al opinar sobre las últimas decisiones de la Santa Sede que afectaron a Barcelona y Tarragona.

Entre otros concelebrantes, participaron el arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco, el arzobispo de Barcelona y predecesor de Monseñor Pujol en Tarragona, Lluís Martínez Sistach, el nuncio del Papa en España, Manuel Monteiro de Castro, el arzobispo emérito de Barcelona, Ricard Maria Carles, el prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, y los abades de Montserrat y Poblet, Josep Maria Soler y Josep Maria Alegre. En cuanto a las autoridades civiles, esta vez sí que asistió un representante de alto nivel de la Generalitat, concretamente su primer consejero, Josep Bargalló. Tampoco faltó el alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal.

El nuevo arzobispo de Tarragona subrayó, entre sus prioridades, todas aquellas que ya estaban previstas desde los foros anteriores a su nombramiento. “Quiero ser continuador de lo que ya se hace; quiero impulsar y animar todo lo que el Santo Padre nos señala en su exhortación apostólica La Iglesia en Europa y lo que se dice en el Plan Pastoral Diocesano: formación y acompañamiento, evangelización y catequesis, matrimonio y familia, religiosidad popular, caridad y testimonio”, explicó Jaume Pujol. En esta línea, se refirió especialmente a “las vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada”, así como a “la promoción del laicado y la labor pastoral con la juventud”, entre otras cuestiones. Finalmente, cabe destacar la completa referencia que hizo, durante su saludo, a la aportación de los cristianos a la sociedad.

Jaume Pujol nació en Guissona (diócesis de Urgel y provincia de Lleida) el 8 de febrero de 1944. Estudió en el Colegio de la Santa Cruz de Roma y fue ordenado sacerdote el 5 de agosto de 1973. Es licenciado y doctor en Teología por la Universidad de Navarra, institución a la que ha estado vinculado desde 1973, principalmente como director del Departamento de Pastoral y Catequesis. Es autor de numerosas publicaciones en el campo de la catequesis y la pedagogía. Se da la circunstancia de que el ahora arzobispo de Tarragona pertenece a una familia que, además de ser muy numerosa, es muy plural. Por ejemplo, uno de sus hermanos es marista y otro, sacerdote diocesano de Urgel.

El prelado del Opus Dei reúne a 10.000 personas

La consagración y toma de posesión de Jaume Pujol en Tarragona estuvo precedida por un gran acto-tertulia que presidió el prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, el sábado 18 en el Colegio Viaró de Sant Cugat del Vallès, a unos 12 kilómetros de Barcelona. Unas 10.000 personas, entre ellas muchas familias con niños y jóvenes, participaron en los diálogos con el sucesor de Josemaría Escrivá, con preguntas sobre temas que van desde la educación de los hijos en la escuela hasta el sufrimiento y la enfermedad en el ser humano, pasando por el apostolado planteado en la diversión y el entretenimiento como recurso pastoral.

Pero este multitudinario encuentro no fue el único acto en el que participó el actual prelado del Opus Dei este pasado fin de semana en tierras catalanas. El viernes 17 por la tarde, Monseñor Echevarría acudió a la Basílica de la Merced para participar en una celebración en la que el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, bendijo un bajorrelieve de San Josemaría Escrivá de Balaguer. La nueva imagen responde a la devoción del fundador del Opus Dei por la patrona de Barcelona, a la que él mismo atribuyó el primer reconocimiento oficial de la Santa Sede a la Prelatura.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>