Jesús Poveda, médico pro vida: “El no-nacido también es un paciente”

Este domingo, 23 de marzo, tuvo lugar la cita anual a favor de la vida en Madrid. 100.000 personas, según los organizadores, y 6.000. seg&uacut…

Este domingo, 23 de marzo, tuvo lugar la cita anual a favor de la vida en Madrid. 100.000 personas, según los organizadores, y 6.000. según la policía, se convocaron para pedir el derecho a la vida y la reforma de la Ley del aborto.

Uno de los más veteranos defensores de la vida y luchador incansable contra el aborto es Jesús Poveda. Es, además, activista pro vida de una de las formas más complejas que hay de serlo, haciendo rescates y formando a otros para serlo: dialoga con las mujeres embarazadas que acuden a los abortorios y trata de abrirles los ojos a lo que pretenden hacer. Después, ayudan a estas mujeres a tener a su hijo y facilitarles recursos tras el embarazo.
Poveda es psiquiatra y profesor de Psicología Médica en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. Fundó Jóvenes Pro Vida y es presidente de Pro Vida Madrid. El filólogo Jordi Picazo lo entrevista a continuación unos días antes de la manifestación de Madrid:
Hábleme de Jesús Poveda.
Yo soy Jesús Poveda de Agustín, me gusta mucho decirlo, el primer y segundo apellido, porque tan importante en lo mío fue mi padre como mi madre, soy nacido en Madrid y mi padre es valenciano, por lo que las cosas son “pensat i fet”, mi madre de Guadalajara, castellana recia, nacido en Madrid y educado en Madrid, en el Ramiro de Maeztu, y precisamente también en esta Universidad Autónoma de Madrid, pero me considero un viajero; de hecho la semana pasada estuve en Bruselas llevando al rey de Bélgica, el rey Felipe, doscientas veinte-mil firmas para que él no firmara la eutanasia infantil, y hace también unos meses viajaba a Marruecos porque tenemos un convenio entre la facultad de Medicina de la Autónoma y Marruecos; y el mes de noviembre estaba en Venezuela también trabajando. Me considero un hombre de mundo.
Ocurre muchas veces que si llegas a los cincuenta y siete años y has ido aprovechando cada año, cada mes y cada día, de pronto sigues ahí, y bueno, quizás la singularidad mía en cuanto al movimiento provida comienza aquí, en esta Facultad de Medicina; estamos hablando del curso 82-83, se estaba debatiendo en España la cuestión del aborto y yo estaba rotando precisamente por el Servicio de ginecología. Me llamó mucho la atención el cómo por un lado se estaba debatiendo en el congreso de Diputados, con el recién nombrado gobierno de España del partido socialista presidido por Felipe González, una posible legislación sobre el tema del aborto. Mientras yo rotaba por ginecología de la Paz, que es una maternidad de referencia mundial, y constataba los esfuerzos de los ginecólogos por sacar adelante los embarazos con dificultad y también la dureza de la naturaleza, que produce entorno a un 10 a 15% de abortos espontáneos; de hecho tuve que hacer algún legrado durante mi rotación, y fue precisamente haciendo ese legrado cuando tomé un poco conciencia de que los no-nacidos no se van a defender, ni van a poder hacer campañas, ni van a poder hacer pancartas; y entonces me propuse ser, un poco la voz de los no-nacidos; y sigo en ello, y además encantado.
“Los que opinan que el aborto está bien con los que opinamos que el aborto está mal tenemos cosas en común, una preocupación social por un tema”
¿Y es Jesús Poveda anti algo?
No, yo creo que ser anti es coger lo malo; a mí me gusta mucho coger lo bueno, de hecho tenemos muchísimas cosas en común la gente que opina que el aborto está bien con los que opinamos que el aborto está mal, que es una preocupación social por un tema; lo que pasa que unos le dan una respuesta y otros le damos otra. Es cierto que esas personas se lucran a lo mejor del aborto y obtienen unos beneficios económicos importantes en cambio los que intentamos que esos embarazos lleguen a término. Lo que hacemos es complicarnos la vida de por vida, y a veces incluso las economías de las ONG y las economías de nuestro amigos; pero nos encanta celebrar cumpleaños, cosa que los abortistas no hacen.
El 7 de marzo se celebró en Madrid el congreso anual de movimientos Derecho a Vivir.
Ahora mismo en España existe todo un movimiento Provida donde asociaciones como la que yo presido, grupo Provida de Madrid, como asociaciones más mediáticas, como pueden ser Hazte Oír y Derecho a Vivir hacen su tarea; y quizás lo más importante ahora es que hay una red de asociaciones Provida. A mí me gusta mucho hablar del movimiento Provida como movimiento, igual que el movimiento ecologista; y dentro del movimiento ecologista hay como mucha diversidad: me gusta mucho que haya fundaciones, asociaciones, redes sociales porque lo importante es poder responder a la mujer cuando está embarazada y tiene problemas, qué necesita para no abortar. Ahora en el movimiento Provida todo está encaminado al famoso veintitrés de marzo, que va a ser la marcha por la vida. Desde hace años, a nivel mundial se eligió el veinticinco de marzo, que precisamente es el día de la Anunciación, y de la Encarnación y coincide con 9 meses antes del día de Navidad, como día internacional de la vida. Y entonces el fin de semana más cercano, que este año cae en domingo 23 de marzo, se hacen marchas y manifestaciones; y ahora mismo hay semanas de la vida en muchos ciudades españolas, reuniones, congresos, y todo está orientado a que ese domingo 23 España se vista de vida.
Explíqueme quién tiene más derecho a vivir, ¿el que ha nacido o el que está por nacer?
Esto es como aquello de a quién quieres más a tu padre o a tu madre; yo creo que hay que querer mucho a tupadre y a tu madre, ¿no? Porque una es tu madre y otro es tu padre. La medicina no es una técnica, no es una cosa que se hace en ingeniería, es un arte, y tienes que buscar siempre el tratamiento más proporcionado y más proporcional. Muchas veces si no salvas a la madre no salvas al hijo, ¿no? Muchas veces la madre prefiere que le dejen de dar quimioterapia para que ese embarazo llegue a término. A mí me parece que es un arte y en cada caso hay que estudiarlo: hacer reglas generales… me parece que la única regla general es que la vida humana es sagrada, porque tiene una dignidad intrínseca que no se la da ni la Constitución ni otra cosa distinta al hecho de ser humano
Usted ha creado una asignatura nueva en medicina, que ha inspirado a otros médicos docentes más allá de las fronteras del Estado. Para ello los alumnos acompañan a un niño en el proceso de maduración desde el nacimiento a la edad de cinco años. ¿Cómo les mejora su formación humana y en valores? ¿Han perdido los jóvenes sus valores más esenciales, como audacia, ser soñadores, generosos, valientes, altruistas, etcétera?
Sí, el Plan Bolonia ha venido precisamente a darnos la razón a los que de un modopionero queríamos implicar a los alumnos en el proceso de aprendizaje; y qué mayor implicación que seguir el método del caso, desde que esa madre está embarazada. Las promociones que han hecho esta asignatura con este modo tan práctico, que se llama precisamente “Observación Integral del Desarrollo Humano”, durante el primer año de vida ya tenían un contacto con la clínica, que era el contacto con la madre embarazada, y empezaban a darse cuenta de un tema que ahora se ha vuelto a poner muy de moda por el debate de la ley Gallardón, que es que el no-nacido también es un paciente. Y luego ver al no-nacido en el contexto de la madre, en el contexto de la familia, y en el contexto de la sociedad. Es una asignatura que además ha sido premiada por innovación docente por los rectores de otras universidades, por el proceso interactivo del profesor-alumno, además de por una visión integral; porque a veces los dermatólogos explican muy bien la piel pero no explican lo que hay debajo de la piel y en cambio en esta asignatura se complementa el departamento de psiquiatría con el departamento de ginecología, con el departamento de pediatría.
“En el siglo XXI estamos los que pensamos que la ley tiene que adaptarse a la naturaleza del ser humano y los que niegan esa naturaleza”
¿Qué opina del informe Lunacek que criminaliza la simple idea de decir en público que un niño o niña tiene derecho a un padre y a una madre, o decir que el matrimonio natural es entre un hombre y una mujer?
Yo tuve la suerte de estar en California, en San Francisco, en el año 90, en un congreso por la vida y la familia, en el que entre otros asistentes estaba el Dr. Nathanson, la Madre Teresa, e incluso Jerome Lejeune, y recuerdo que uno de los últimos ponentes habló de que en el siglo XXI habría como dos grandes opiniones sobre la visión de la antropología humana: los Provida y los anti Provida. Aquellos que pensamos que la ley tiene que adaptarse a la naturaleza del ser humano y los que niegan la naturaleza del ser humano; eso con la ideología de género se está viendo que es así. En el fondo no es sólo una visión religiosa, que también lo es, sino que es una visión antropológica: hay personas que piensan que el ser humano tiene una serie de características por el hecho de ser humano, y en ese caso se le llama naturaleza humana, y otros que piensan que no, que no existe la naturaleza humana, que la naturaleza humana la creamos nosotros mismos y eso es lo que es la ideología de género, el marxismo del siglo XXI convertido en una ideología de lucha de clases: buenos y malos, ricos y pobres; yo creo que… a lo mejor ha sido la medicina la que me ha enseñado que eso no es así, no es así.
“Una mujer embarazada es futuro, y vivimos atrapados en nuestra historia, en nuestro pasado”
Falta una ley de apoyo y con partidas económicas para apoyar a las mujeres que quieren ser madres y las que ya tienen hijos. ¿Cuál es la situación laboral real de las embarazadas y de las madres trabajadoras?
En la actualidad ser madre o padre es una heroicidad y ser abuelo es una súper heroicidad, porque hemos hecho la vida un poco al revés: estamos viviendo para el presente y para pagar el pasado, y no para el futuro; y de hecho el mundo en el que nos ha tocado vivir, en Europa y en concreto en España, es un mundo que está hipotecado, porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades durante muchos años y tenemos deudas pendientes. Nos pesa más el pasado que el futuro. Un hijo, una mujer embarazada, es futuro, y vivimos tristemente atrapados un poco en nuestra historia, en nuestro pasado. Cuando me preguntan sobre la ley Gallardón siempre digo que es tres-uno: tres cosas aceptadas y una cosa que hay que cambiar a toda costa, que es precisamente el tema de la ayuda: hay que dar mucha más ayuda a las mujeres, no necesariamente económica sino ayudas sociales, facilitar los transportes, facilitar la educación, facilitar la alimentación…
En cuanto a las tres cosas que veo que son correctas de la ley Gallardón, primero que saca la ley del aborto de un derecho, porque ahora resulta que las mujeres que están embarazadas si siguen adelante con su embarazo no ejercen sus derechos. Las mujeres que estando embarazadas no abortan no ejercen sus derechos hasta tal punto que no abortar es ir en contra de los derechos de la mujer: esto es una cosa delirante. Luego hay otra cuestión que me parece muy importante y es que ve en el tema del aborto a una víctima no solamente en el abortado sino en la mujer. Yo llevo treinta años ayudando a mujeres embarazadas y me consta que muchas de las mujeres que han abortado tienen, además del problema de haber abortado, el problema de que ellas han hecho eso y recae sobre su conciencia y sobre su biografía. Y luego hay una tercera cosa que dice la ley Gallardón y que me parece que es muy importante: hay que dar ese derecho al no-nacido, lo cual es una teoría que va un poco a lo constitucional. Por lo tanto, las cosas buenas de la ley Gallardón son: decir que el aborto no es un derecho sino que es un delito, ver a la mujer como afectada del aborto, y finalmente darnos cuenta que hay que pensar también en el concebido no-nacido que tiene su sus derechos
Cabe destacar también que no existe una red asistencial para la mujer embarazada, sin embargo, es absolutamente necesaria. Recordemos que incluso con la ayuda para embarazadas de Zapatero hubo un repunte demográfico; o que el coste de los pisos ha provocado una bajada demográfica.
¿Puede tener miedo Gallardón de que el sector médico esté en su contra?
Una cosa es la opinión pública y otra la opinión publicada; en medicina, a grandes rasgos basta con ver la estadística del número de abortos que se hacen en España: el 98% de los abortos se hacen fuera de la sanidad pública, eso quiere decir que se hacen en la sanidad privada, porque la sanidad pública, que es donde están los hospitales públicos, los hospitales universitarios, los hospitales generales, las residencias, el aborto es un fracaso. Los buenos catedráticos de ginecología no hacen nunca abortos. Me parece que decir que los médicos de la sanidad española estamos a favor del aborto ha sido una especie de bomba de humo que se ha lanzado. Sí que es cierto que ha habido una reunión de la organización médico-colegial en la que se han definido unas directrices, opuestas por otro lado a las que hubo en la asamblea anterior. A mí me ha recordado, y ya lo hemos comentado aquí los profesores de la universidad, al famoso tema del DSM4: cuando se aceptó la homosexualidad había otros intereses distintos a los de la salud. Y eran que aparentemente un familiar del presidente de aquella organización tenía problemas de ese tipo. Creo que en cualquiera de los casos una buena ley tiene que acercarse mucho a la realidad; la idea de la ley Gallardón es buena pero el diálogo es malo; yo soy muy partidario del diálogo, quizás porque me dedico a la psicoterapia donde el diálogo es muy importante, la escucha activa es esencial y hablando se entiende la gente; y si nos escuchamos, mucho mejor. Es necesario escuchar.

La presente entrevista ha sido parcialmente publicada por Religión en Libertad.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>