Jordi Hereu apuesta por el homosexualismo político en ‘Gayrcelona’

El Ayuntamiento de Barcelona ha derivado su política en fomentar el homosexualismo político. De hecho, la Ciudad Condal acaba de clausur…

El Ayuntamiento de Barcelona ha derivado su política en fomentar el homosexualismo político. De hecho, la Ciudad Condal acaba de clausurar una semana dedicada a este colectivo que ha estado, casi en su totalidad, subvencionada por el dinero de la Diputación de Barcelona, el Consistorio y la Generalitat de Cataluña, las tres instituciones gobernadas por el PSC.

Con el dinero de los contribuyentes se cubrió los gastos de los espectáculos y las bebidas que se tomaron en ellos. Además, se patrocinó la denominada Pride Barcelona’10 que este domingo, 27 de junio, recorrió las calles de Barcelona y acabó con la actuación de La Unión, Soraya y José Galisteo. El evento se convirtió en una fiesta popular gratuita que es lo que realmente atrajo a la gente. Es decir, que el Ayuntamiento de Barcelona utilizó la gratuidad de los actos para atraer al mayor número de personas posible.
El problema que debería plantearse el Consistorio (parece que tras la abrumadora derrota de la reforma de la Diagonal, sigue sin entenderlo) esto solo se puede hacer con dinero, si se tiene, pero el PSC utiliza los recursos económicos del Ayuntamiento, es decir, los de los ciudadanos, en un momento de crisis económica.
No obstante, la apuesta por el homosexualismo político de Jordi Hereu y el Consistorio barcelonés no se queda ahí: en el año 2008 Barcelona acogió los EuroGames08. Sonaba algo impresionante y los autobuses de Barcelona iban llenos de carteles de estos juegos, como si fuesen una especie de Juegos Olímpicos europeos, una gran cita de la que Barcelona debiera sentirse orgullosa. Sin embargo, fue una excusa –como ahora la cabalgata gay- para gastar dinero público en propaganda del movimiento político homosexual y en ideología de género. En aquel año, con la excusa de que había “5.000 deportistas” (según la organización) que habían llegado a la Ciudad Condal para competiciones deportivas gay-friendly.
¿Integración desde la segregación?
La pregunta que se deriva de esa auto segregación homosexual es: si realmente este colectivo quiere una verdadera integración en la sociedad, ¿cómo se quiere normalizar la situación de los homosexuales realizando actividades al margen del resto de la sociedad?
Es evidente que lo que se pretende definir como integración y normalización provoca que el homosexualismo político prime a este sector legislativa y económicamente, y al hacerlo, se le segregue. En este sentido, el Ayuntamiento de Barcelona también colaboró con el Festival del Cine Gay que no está autofinanciado.
Aunque el porno gay es un sector que mueve millones, el cine gay no le hace asco a las subvenciones y el Festival Internacional de Cine Gay y Lésbico de Barcelona del 2007 contaba con más patrocinadores que nunca. En lalista de patrocinadores de este encuentro, además de, evidentemente, el Ayuntamiento de Barcelona estaban: el Ministerio de Cultura, el Institut Català de les Indústries Culturals (Generalitat de Catalunya), el Institut de Cultura (Ajuntament de Barcelona), el Ajuntment de Terrassa (Ciutadania i Drets Civils), el Ajuntament de Castelldefels, el Ajuntament de Lleida (Regidoria de Drets Civils), La Diputació de Barcelona (Xarxa de Municipis) i el Ajuntament de Tarragona.
Por la misma lógica que los anteriores aspectos, si no se quiere crear guetos de este colectivo, estas películas deberían estar inseridas en los festivales de cine comunes que priman su calidad y no tanto su temática.
Es evidente que no se pueden subvencionar fiestas homosexuales, eventos deportivos homosexuales y cine homosexual para después pedir que se normalice a este colectivo en la sociedad.
Además, hay que destacar que Barcelona tiene un Consejo homosexual para asesorar al Consistorio en los temas que atañen a las acciones que rige el homosexualismo político. Lo lamentable es que, paralelamente no haya un Consejo de la Familia que asesore de igual modo a la institución sobre un tema tan básico y que tantas veces se ha denegado.
Ahora un monumento a los homosexuales
La última iniciativa del homosexualismo político, que rige algunas de las líneas del Ayuntamiento gobernado por el PSC, es la de erigir un monumento a los homosexuales, una vez más con el dinero de todos. Por ello, el líder del PP en el Consistorio, Alberto Fernández Díaz ha rechazado instalar el monumento, lo cual se prevé hacerse en una zona céntrica.
En un comunicado el líder popular pidió que se aparque el proyecto y que el Gobierno se centre en la lucha contra la discriminación“en países donde ser gay es delito”. También recordó que es contradictorio que el Ayuntamiento respalde la creación del monumento y las otras iniciativas homosexuales cuando “ha rechazado sistemáticamente la constitución de un Consejo Municipal de la Familia”. También precisó, en referencia a el desfile que clausuraba la Barcelona Pride que “entre celebrar el orgullo gay y quedarse en el armario, hay un término medio que es vivir la sexualidad con total normalidad”.
Discriminación a los cristianos
El consistorio barcelonés, mediante la empresa TMB (Transports Municipals de Barcelona), autorizó una campaña publicitaria en los autobuses públicos con anuncios de la fiesta gay y lésbica.
Esta decisión revela hasta qué punto el Ayuntamiento que dirige Jordi Hereu práctica el sectarismo a la hora de conceder permisos para difundir publicidad en los vehículos públicos de Barcelona.
Mientras TMB autorizó a los homosexuales a poner publicidad en los autobuses, este supuesto derecho se lo negó a los cristianos. Cabe recordar que la compañía municipal vetó a las entidades cristianas Mucho en Común y E-Cristians una campaña publicitaria pro vida.
Sin embargo, ahora no tuvo empacho en publicitar la ‘Pride Barcelona 2010’ en 15 vehículos pertenecientes a 14 líneas de la red de autobuses de TMB. Además, no sólo les permitieron la campaña publicitaria sino que en parte e indirectamente se la pagaron ya que entre los patrocinadores de la fiesta homosexual y lésbica destacaron el propio Ayuntamiento. Los anuncios se pudieron ver en los autobuses de las líneas 68, 67, 165, 63, 43, 58, 33, 36, 55, 20, 37, 66 y 22.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>