Josep Manel Silva: “Sin UDC, el Estatut y su Título I sería considerablemente peor”

Entrevistamos a Josep Manel Silva -no confundir con el ex-diputado Manuel Silva, también de UDC-, miembro de la ejecutiva de Unió Democràtica de Catal…

Entrevistamos a Josep Manel Silva -no confundir con el ex-diputado Manuel Silva, también de UDC-, miembro de la ejecutiva de Unió Democràtica de Catalunya. También forma parte del secretariado de la asociación E-Cristians, junto a personas de diversas convicciones políticas. Como otros ciudadanos cristianos de ideario catalanista o nacionalista, Silva aprecia algunos aspectos del nuevo Estatut pero denuncia la ideología que se expresa, sobre todo, en el Título I "de derechos y deberes".
FL – El pasado viernes, en un acto organizado por el GEC y otras asociaciones, el líder del PP Mariano Rajoy dijo: "estoy convencido de que la mayoría de los votantes y dirigentes de CiU están a favor de la supresión del Título I del Estatut." ¿Está bien informado Rajoy? ¿Hasta qué punto hay malestar por este Título I entre los militantes de CDC y de UDC?

J.M.Silva: – CiU votó en contra de ese título en el Parlament cuando se votó parcialmente, aunque luego diera su voto favorable a la totalidad del texto surgido del Parlamento. Por eso entiendo que la mayoría de diputadas y diputados estaban en contra y estoy convencido también de que la mayoría de los votantes de la coalición no comparten los principios y filosofía de ese Título de derechos y deberes, con algunas excepciones. También es cierto que hasta ahora no había oído a dirigentes del PP expresarse con tanta claridad contra ese título. En todo caso me alegro de que ahora sea así. Ya dije en ese acto que estoy encantado de estar al lado de todos aquellos que compartan los principios en los que creo como persona y como católico. 

FL – Ese mismo fin de semana, el secretario general de UDC, Josep Maria Pelegrí, declaró a Europa Press que en el Estatut "no hay ninguna posibilidad de eutanasia, ni de aborto libre, ni de imposición de un determinado modelo de sociedad". Si esto es así, ¿qué es lo que disgusta a E-Cristians y otros colectivos de raíz cristiana?

J.M. Silva: – La discrepancia actual consiste en saber si con las enmiendas que CiU presentó, y especialmente gracias a Unió Democrática y a sus dirigentes en el Congreso, ha quedado salvado el Título de derechos y deberes. Yo creo, modestamente, que jurídicamente existen garantías para pensar que la Generalitat no podrá ir más allá de las leyes estatales que regulan esas materias. También creo que desde un punto de vista político y filosófico los cristianos no podemos compartir el espíritu y la letra de esos artículos.

 
Por ejemplo, cuando el artículo 41,5 habla de que los poderes públicos deben velar para que la libre decisión de la mujer sea determinante "en lo que concierne al propio cuerpo y a su salud reproductiva y sexual"… quien lo redactó ¿no estaba pensando en el aborto libre? Si no es eso, ¿me puede decir alguien en qué estaba pensando? Si no fuera así, debería garantizar ese mismo derecho para los hombres, ¿no?
 
En cuanto al modelo de sociedad, todo el mundo sabe que este título es la aportación de la fuerza política con menos representación en el Parlament catalán, Iniciativa per Catalunya, que puso como condición para dar el sí que no se tocara esa parte. ¿Esa es la sociedad mayoritaria en Catalunya? ¿La de Iniciativa-Verds? ¿Cómo puede ser que se hable de la igualdad de las distintas uniones estables de pareja y no se cite, ni una sola vez, el matrimonio? ¿Cómo puede ser que se garantice el derecho a gozar del paisaje y en cambio no se garantice expresamente la libertad religiosa o en el preámbulo no se hable de las raíces cristianas de Cataluña?
 
Siento discrepar del Secretario General de mi partido, como él ya sabe, en este punto, lo que no implica que no reconozca la sustancial mejora en las competencias y el sistema de financiación de Catalunya que supone la nueva propuesta de Estatuto. Lo mejor que podía haber pasado con ese título es que hubiera desaparecido desde el principio. Nunca debería haber salido del Parlament. Yo lo he dicho desde hace tiempo y ahora parece que ya no hay remedio.

FL: -UDC y su líder Duran i Lleida han declarado en diversas ocasiones que han actuado con firmeza para corregir en el Estatut tendencias contra la familia o las libertades. Pero ¿no es cierto que muchas personas perciben más firmeza en negociar aspectos como la gestión del aeropuerto que aspectos de principios, como la ideología de género?

J.M. Silva: – Lo único cierto es que si no fuera por Unió Democrática y sus dirigentes este Estatuto, y concretamente esa parte que regula los derechos y deberes, sería considerablemente peor. Eso está claro. Ni siquiera el PP hizo nada más que oponerse en abstracto al texto sin negociar ni una sola enmienda. Ahora, creo que el PP, de forma un poco oportunista (aunque reitero que bienvenido sea) se acerca a sectores que están de acuerdo con aumentar el autogobierno en Catalunya pero se identifican con los principios del humanismo cristiano. 

 
Gracias a Duran Lleida, por ejemplo, la educación religiosa en las escuelas públicas queda salvaguardada en el Estatut. Es cierto que en política no siempre se puede conseguir todo lo que se quiere. Y aquí quiero decir que encuentro a faltar más contundencia negociadora en Convergencia Democrática, el otro socio de coalición. Convergencia no ha tenido inconveniente en rebajar determinados planteamientos de reivindicación nacional que parecían innegociables y que en cambio al final no han mostrado la misma contundencia con los principios que comparten la mayoría de votantes de la coalición. El ejemplo del aeropuerto no es el mejor, porque aún no se ha resuelto y probablemente quedará fuera del texto.
 
Hay que recordar el papel de cada uno de los dirigentes políticos en este asunto. Desde luego, personalmente creo -y he hablado con él de ello- que Duran ha hecho lo que estaba en sus manos para arreglar este desastre del título I que si nadie remedia tendremos que sufrir todos los catalanes durante unos cuantos años.

FL: -Hay militantes nacionalistas que a pesar de sus convicciones cristianas han declarado que votarán a favor del Estatut. ¿Qué les diría a estas personas?

J.M. Silva: – Creo que cada uno debe valorar muchos factores en el momento de expresar su voto, y no es fácil decidir. Era Sartori el que decía que cuando uno entra en la cabina del voto es como si tuviera muchas balas en la escopeta pero al final sólo puede disparar una de ellas. Yo le diría a la gente que se lea con calma el texto y que decida en conciencia, hay muchas opciones posibles aparte del voto positivo y creo que todas son válidas. El Estatuto se aprobará probablemente, y la conciencia de cada uno es la que debe determinar la posición final al depositar el voto. Esa es la grandeza de la democracia, que nadie puede decidir por cada uno de nosotros.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>