Josep Miró i Ardèvol, nombrado miembro del Pontificio Consejo para los Laicos

El Papa Benedicto XVI ha elegido al barcelonés Josep Miró i Ardèvol, editor de ForumLibertas y presidente de la asociación E-Cristians (http://www.e-c…

El Papa Benedicto XVI ha elegido al barcelonés Josep Miró i Ardèvol, editor de ForumLibertas y presidente de la asociación E-Cristians (http://www.e-cristians.net), como uno de los 25 laicos de todo el mundo que forman parte del Pontificio Consejo para los Laicos. Este cargo dura 5 años, aunque algunos miembros son renovados en él.

El Pontificio Consejo para los Laicos es el dicasterio (algo así como un ministerio vaticano) que asiste al Sumo Pontífice en todas las cuestiones que tienen que ver con el papel de los católicos laicos en la Iglesia y la sociedad, tanto a nivel individual como en las múltiples formas de asociacionismo que nacen de la Iglesia.

Este Consejo es el responsable, por ejemplo, de las multitudinarias Jornadas Mundiales de la Juventud, de los congresos mundiales de laicos y de los grandes encuentros de nuevos movimientos eclesiales. Participa en los grandes congresos eclesiales sobre juventud, familia, promoción de la mujer, el mundo del trabajo, pastoral universitaria, etc…

Además de 25 miembros laicos, nombrados cada 5 años (algunos repiten, otros no) cuenta con 8 cardenales y 3 obispos en el Consejo. Uno de estos tres obispos es el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, que acaba de ser renovado en el Consejo para otros 5 años más (lo era, desde 2002 por nombramiento de Juan Pablo II). Además, el Consejo Pontificio para los Laicos incluye también 20 miembros consultores (cuatro obispos, seis sacerdotes y diez laicos), entre los que se cuenta el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.
 
No se conoce aún la lista definitiva de nuevos miembros del Consejo, los que verán acabado su periodo de 5 años o los que renovarán.
El actual Presidente del Consejo es el arzobispo polaco Stanisław Ryłko, con el obispo alemán Josef Clemens como secretario. Les apoya un subsecretario, que desde hace años es el profesor uruguayo y padre de familia Guzmán Carriquiry, del entorno del movimiento laico Comunión y Liberación.
Muchos miembros laicos del Consejo tradicionalmente son fundadores, líderes o representantes de nuevos movimientos de la Iglesia, como era el caso de la recientemente fallecida Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares, o del también fallecido Germán Doig, peruano, miembro de Sodalicio de Vida Cristiana (movimiento muy potente en Perú) y coordinador internacional del Movimiento de Vida Cristiana. También hay personas representativas del asociacionismo católico con más tradición, como el escultismo católico, las "ramas seglares" o terciarias de órdenes o las diversas expresiones de Acción Católica.
Otro perfil de los miembros laicos es el de politólogos o ex-políticos de todo el orbe católico. Son ojos y oídos del Papa, analistas de lo que pasa por el mundo, las calles y los parlamentos. Perfiles así son los de Carlos Corsi Otárola, senador colombiano de 1991 a 2002, presidente de la asociación Laicos por Colombia. O antiguos miembros como Vicente Espeche Gil, ex-embajador de Argentina ante la Santa Sede. O Nazario Vivero, laico exiliado cubano, asesor de los obispos venezolanos.
La académica Mary Ann Glendon, actual embajadora de EEUU en el Vaticano, fue diplomática al servicio de la Santa Sede en las grandes cumbres sobre población, mujer, etc… Es un perfil de politóloga que, por su conocimiento de la Santa Sede, llega a embajadora de su país. A veces es al revés: los embajadores, acabado su servicio a su país, pasan a ser Consejeros para los Laicos.
El Consejo -que al fin y al cabo se preocupa por el papel de los 1.050 millones de laicos católicos del planeta, de innumerables idiomas y culturas distintas- cuenta con 15 empleados a tiempo completo para los servicios de secretaría y traducciones, administración,  publicaciones del dicasterio, biblioteca, archivo y protocolo, etc.

Los superiores, con los más directos colaboradores (jefes de oficina y ayudantes de estudio) se reunen semanalmente para tratar los asuntos corrientes.

 
La "carta magna" del Consejo es la exhortación apostólica postsinodal Christifideles laici de 1988. Es su documento de referencia: un texto que recoge las enseñanzas del Concilio Vaticano II, pero añadiéndole cosas nuevas, como el papel asombroso de los nuevos movimientos eclesiales (que durante el Vaticano II aún estaban en una fase muy embrionaria) y reflexiones sobre el papel de los laicos pasadas varias décadas desde el Concilio.
.

¿Quién es Josep Miró?

 

Josep Miró i Ardèvol es ingeniero agrícola y diplomado en ordenación de territorio. Actualmente dirige el Instituto de Estudios del Capital Social de la Universidad Abat Oliba CEU de Barcelona.

 

Ingresó en la política clandestina a los 17 años, época en la que conoció por dentro las comisarías franquistas. Se inició como militante de Unió Democrática de Catalunya, luego fue miembro fundador de Convergencia Democrática de Catalunya, fue conseller en dos gobiernos autonómicos de Jordi Pujol, diputado en el Parlament de Cataluña y regidor del ayuntamiento de Barcelona en tres legislaturas, la última como portavoz de CiU.

 

Dejó la política profesional en 1999 y fundó la asociación E-Cristians (www.e-cristians.net) que aún preside, para animar a la presencia y participación de los católicos en la vida pública. La idea era potenciar la unidad de acción de los católicos en temas comunes y prioritarios. Desde E-Cristians ha apoyado la creación de una red para la acción común de numerosas entidades cristianas, movimientos eclesiales, entidades solidarias y pro-familia, el Pacto por la Vida y la Dignidad.

.

En 2004 puso en marcha el diario digital ForumLibertas (www.forumlibertas.com) que recibiría el Premio Bravo 2007 a las Nuevas Tecnologías de Comunicación de la Conferencia Episcopal Española.

 

 También es uno de los impulsores de Acción por la Democracia (www.accioperlademocracia.org) , una iniciativa a favor de la elección directa de cargos públicos, propuesta que busca reducir el nivel de partitocracia que el sistema electoral español favorece, un sistema que aleja al ciudadano de sus representantes.

 

Es columnista habitual en La Vanguardia, El Mundo y Gaceta de los Negocios. Su penúltimo libro, El desafío cristiano (Planeta, 2005), defendía la efectividad de la propuesta cristiana para dar respuestas a los desafíos sociales de nuestra época. Recientemente, en su último libro, El retorn a la responsabilitat (Mina, 2008), denuncia los peligros que acechan a la sociedad del bienestar y propone soluciones para construir una “sociedad responsable”.

 

Miró no pertenece a ningún movimiento eclesial concreto. Cuando le preguntan por su filiación eclesial dice que lee mucho y bebe de muchas fuentes. Es un “retornado” a la fe, de la que estuvo alejado durante muchos años. Para él fue clave descubrir que “puedes engañar a los demás, puedes engañarte a ti mismo, pero hay Alguien a quien no puedes engañar, que es Dios”.

 

Josep Miró está casado y tiene dos hijos. Hace más de 15 años, siendo conseller, los tribunales dictaminaron la nulidad de un matrimonio anterior. De vez en cuando, sus críticos sacan el tema y hablan de que “el defensor del matrimonio cristiano es un divorciado” (confundiendo de forma interesada divorcio con nulidad). La última en hacerlo fue la hoy senadora por CiU Montserrat Candini, molesta porque E-Cristians desaconsejaba votarla por su militancia a favor del “matrimonio” homosexual. Miró respondió desde su blog en las páginas de ForumLibertas.

 

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>