Juana Rivas ha acabo entregando a sus dos hijos a la Guardia Civil

El juez había dado margen hasta hoy a las 17 horas, pero Rivas se ha adelantado y ha dejado sus hijos en manos de las autoridades para que se los den a su padre, condenado en 2009 por maltratos

Juana Rivas

Finalmente, Juana Rivas ha decidido entregar a sus dos hijos a la Guardia Civil cumpliendo así con las órdenes del juez. De este modo sus hijos, de 3 y 11 años, pasarán a quedar bajo la custodia de las autoridades, que los cederán a su padre, Francesco Arcuri.

Cabe recordar que Rivas fue detenida y puesta en libertad provisional por incumplimiento hace más de un mes de la orden de entregar a sus hijos menores a su padre. Rivas se instaló a Macarena (Granada) en 2016, después de huir de escondidas del maltrato de su expareja, según el relato de la mujer.

La citación fue acordada el jueves pasado al Juzgado de Instrucción 2 de Granada, encargado de la vía penal de la causa y que investiga a Rivas por delitos de sustracción de menores y desobediencia a la justicia. Hace un mes que Rivas incumplió el orden de entregar los dos menores a su expareja al no presentarse en el mismo punto en el cual ha estado citada para esta tarde.

La jueza argumentó que en el caso que Rivas no acatara la nueva orden de entrega de sus hijos, se adoptarían “las medidas cautelares que, vista la gravedad de los hechos investigados, se requieran”.

el juzgado encargado de la vía penal también ha citado a declarar como a investigadas a la asesoría jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Macarena, Francisca Granados, y a la psicóloga del mismo centro, Teresa Sanz. Las dos mujeres deberán de comparecer por su presunta intervención como a “inductoras o partícipes necesarias” en la sustracción de los menores.

En el caso de Granados, el Consejo General de la Abogacía difundió un comunicado en el que negaba que la asesora jurídica de Macarena fuera abogada. Granados no figura registrada en ningún Colegio de Abogados de España. “No ostenta, por tanto, la condición de letrada, por la cual cosa no está legitimada para ejercer ninguna de las funciones inherentes al ejercicio profesional de la abogacía”, decía el comunicado.

El caso de Juana Rivas

Juana Rivas huyó en secreto de Italia con sus dos hijos menores de edad para huir de una expareja presuntamente maltratadora. Después se instaló en un piso de Macarena con sus dos hijos. El 26 de julio tenía que comparecer ante el juez de instrucción número 2 de Granada, pero desapareció junto con los niños. Tampoco no apareció el 8 de agosto, cuando fue a declarar el padre biológico de las criaturas. Entonces se acordó “la detención y puesta a disposición judicial” de Rivas.

Rivas se negaba a entregar a sus hijos a un padre que el 2009 fue condenado por maltratos, cuando solamente había nacido uno de los dos hijos. La condena dictaminaba tres meses de prisión y un año de alejamiento por lesiones leves en el ámbito familiar. Más tarde volvieron a vivir juntos, y se trasladaron a Carloforte (Cerdeña), donde nació el segundo hijo. En mayo de 2016 Juana Rivas y sus dos hijos viajaron de vacaciones a Granada, con el consentimiento de su padre, y fue entonces cuando Rivas presentó una segunda denuncia a España contra el padre de sus hijos. Por ahora esta denuncia no se ha traducido al italiano, y de momento está parada. Su expareja niega haberle puesto “jamás” la mano encima.

En noviembre del 2016 el padre denunció la sustracción de sus hijos por parte de su madre. El diciembre de ese mismo año, el juez de primera instancia de Granada acordó la “inminente restitución” de los hijos de la pareja al padre en aplicación del convenio de la Haya de 2012. En marzo de este año la Fiscalía ha pedido que la denuncia de Rivas por violencia de género se traslade a Italia. Pero todo indica que la denuncia aún no se ha tramitado porque espera ser traducida al italiano.

El mes de mayo la Audiencia Provincial de Granada ratificó la sentencia de la jueza de primera instancia del noviembre de 2016, por la cual los niños tenían que volver con el padre. El pasado 26 de julio, Rivas no se presentó en el punto de entrega de los niños establecido por los jueces, y huyó para no librarlos. El padre presentó una segunda denuncia. Esta vez, por vía penal por desobediencia a la ley y por retención ilegal de menores. El 8 de agosto la defensa de Rivas presentó un incidente de nulidad contra la decisión de la Audiencia. Rivas no acudió a la vista fijada por el posible secuestro y se dictó una orden de arresto y presentación ante el juez.

El pasado 22 de agosto fue detenida por la policía cuando procedía a personarse ante el juez de guardia de Granada. A primera hora de la tarda el magistrado dictaminó su puesta en libertad provisional sin fianza. “No voy a la cárcel, vuelvo a casa con mis niños y continuamos luchando”, decía emocionada, después de salir del juzgado. Se mostró agradecida por “haber encontrado un ser humano que me ha escuchado”.

Después volvió a desaparecer, y sin decid dónde estaban sus hijos. Hasta hoy, fecha límite para entregar a los niños a las autoridades que los tendrían que conducir hasta su padre.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>