Jugando con fuego

El rey, como todos los mortales, puede cometer errores. La diferencia es que según la Constitución Española el rey es inviolable …

El rey, como todos los mortales, puede cometer errores. La diferencia es que según la Constitución Española el rey es inviolable y no es responsable de sus actos, ya que estos deben ser siempre refrendados por el presidente del Gobierno o por un ministro. Es una lección que todos deberían aprender después del desafortunado incidente del viaje cinegético en Botswana. El hecho más grave no es que el Rey le guste la caza de paquidermos. Se trata de una actividad legal en el país donde fue a practicarla. A mí no me gusta esta afición y entiendo muy bien la indignación de los ecologistas, y tampoco es un buen ejemplo para los niños (y quizás ahora se puede contextualizar mejor el accidente de su nieto Felipe de Marichalar y lo hace aún más incomprensible e injustificable), pero también es cierto que la crisis económica nos hace analizar con una mirada diferente, mucho más exigente y crítica, actividades que no hace mucho no nos parecieron tan graves. Cuando el ex juez Garzón fue a cazar ciervos con un ministro de Justicia socialista no se criticó tanto el hecho de disparar contra animales indefensos como la inconveniencia de frecuentar determinadas compañías mientras estaban sub iudice algunos asuntos judiciales que podían tener consecuencias políticas.

Por tanto, la gravedad de la excursión real en el país sudafricano radica más bien en su inconveniencia política y en el hecho de que la opinión pública haya tenido la sensación de que no se había informado de este tema con transparencia (cuál ha sido el coste, quien se hacía cargo de los gastos, quien acompañaba al monarca, si el Gobierno estaba enterado con detalle del viaje y de las actividades previstas …). En definitiva, nos encontramos ante una CRISIS DE COMUNICACIÓN. Y no es la primera que sufre la Casa Real en los últimos meses. Ya he escrito en este mismo blog sobre el Caso Urdangarin y los graves errores de comunicación que han cometido los abogados del duque de Palma, pero también, de rebote, los asesores de la monarquía. No se puede lanzar a la hoguera acusándolo de una actuación poco ejemplar a una persona que todavía no está condenada y mantenerlo como miembro de la familia real en la foto institucional de la web de la Corona. Pretender que de esta manera la posible responsabilidad de Urdangarin no salpicará al monarca es absurdo, como se demuestra día tras día. Y, después de Botswana, parece que se ha abierto la veda para tratar cualquier aspecto vinculado con la Monarquía, incluso aquellos que hasta ahora parecían tabúes.

Hace varios años que me dedico a la docencia y la investigación en temas de comunicación. Hace tiempo elaboré un decálogo con ideas que encontré en los manuales que tratan estos temas. Son 10 consejos para afrontar una crisis de comunicación. Todos giran alrededor del mismo: transparencia, facilitar información, anticiparse, reconocer los errores, si es necesario disculparse y evaluar los efectos para evitar una nueva crisis en el futuro. En la época del Twitter y las redes sociales la reacción inmediata es fundamental. ¿Creéis que la Casa Real está abordando esta crisis siguiendo alguno de estos consejos? Pues yo creo que más bien están jugando con fuego y el riesgo de quemarse es muy elevado. El respeto que la mayoría de españoles han tenido por el Rey y la Corona a lo largo de estos últimos años está en peligro y alguien debería ponerle remedio. Alguien con responsabilidad.

Decálogo para afrontar una crisis de comunicación

1. – Responder, calmar la ansiedad, dar la cara

2. – Anticipar

3. – Coordinar / organizar

4. – Proporcionar la información

5. – Fiabilidad

6. – Ampliar los contactos con el máximo número de afectados

7. – Transparencia

8. – Reconocer los errores

9. – Afrontar los rumores con datos objetivos

10. – Evaluar después de la crisis

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>