La abogada de la Unión Europea contra el hecho religioso, o éramos pocos y parió la abuela

Es noticia. La abogada de la Unión Europea  ha dictaminado en contra de una demandante musulmana y a favor de la empresa denunciada, en el sentido de que no existe discriminación directa por el hecho de prohibir el pañuelo en la cabeza propio de muchas mujeres islámicas, señalando que es legítimo que las empresas pueden prohibir todo distintivo religioso, también la cruz, sin que ello implique discriminación, siempre y cuando no sea una medida dirigida a una persona concreta, sino para el conjunto de los trabajadores.

La posición de la abogada de la UE no es, lógicamente, una sentencia, pero se considera que en la mayoría de casos, el tribunal europeo acoge favorablemente la posición comunitaria.

Para cubrir la arbitrariedad de la posición jurídica de la UE, se ofrece un amplio margen de discrecionalidad a la justicia de cada país en función de sus circunstancias concretas. Esto más que arreglar la cuestión enconara las diferencias entre países. Imagínese que podría hacer Valls, Hollande con una norma como esta, y lo que haría Polonia o Grecia. Unos proclamarían el laicismo radical del espacio privado, después de que ya lo aplican en el público. Los griegos y polacos y otros más se lo pasarían por el forro por lo que a la simbología cristiana se refiere, y la reina de Inglaterra que también es cabeza de su Iglesia, debería como mínimo exiliarse para ser consecuente. Ahora en serio. ¿No tiene nada mejor quehacer la UE que crear problemas donde no los hay, de querer secularizar el derecho a la subjetividad de las personas? Porque de eso de trata. Y la cuestión es ¿por qué?, ¿Cuál es el motivo de impedir que una persona muestre un signo religioso?  ¿Es que acaso la Religión comporta un implícito de conflicto?

Consiguen de esta manera dar más razones al mundo musulmán radical, argumentado la discriminación a que se le somete- ¿prohibirán las barbas a los hombres porque las llevan los musulmanes religiosos? Y abrirán un frente con los cristianos. La medida coarta de pleno la libertad religiosa de expresar la propia creencia. Es una posición jurídica retorcida e infame.

No podemos aceptar en ningún caso una media de este tipo propia de un Gran Hermano, una dictadura sobre nuestras preferencias personales.  Observen la lógica: en muchos países ya se excluye la simbología religiosa -se castiga su uso- en el espacio público, que ahora se extendería al espacio privado, la empresa. ¿Qué faltaría para dar el último paso: eliminarlo de la calle?

Esa es la Europa neoliberal y progre que se nos ofrece, la que maltrata a los refugiados, hunde en la miseria a países como Grecia, es incapaz de superar una crisis, se encuentra bajo la amenaza del Islamismo radical, sin capacidad de protegerse, apuesta por un régimen cada vez más islamizado y autoritario como el de Turquía, a la vez que castiga a los símbolos religiosos europeos, se pelea con Rusia haciéndole el trabajo sucio a Estados Unidos en detrimento de los intereses reales de la sociedad y la economía europea, ve impotente como emergen fuerzas antieuropeístas, nacionalistas y xenófobas. Y encima quiere producir un conflicto religioso.

Pues, de prosperar la medida lo va a tener. Nadie puede querer una Europa así. Las personas con creencias religiosas no pueden convertirse en ciudadanos europeos de segunda.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>