La actual vigilancia de aves migratorias no evitaría la expansión de la gripe

La prevención de la extensión de la gripe aviar no es eficaz con los controles que se practican actualmente en países como España. Los técnicos pueden…

Forum Libertas

La prevención de la extensión de la gripe aviar no es eficaz con los controles que se practican actualmente en países como España. Los técnicos pueden detectar la entrada de animales infectados, pero no pueden detener una posible pandemia. El motivo es que, en este momento, las aves a las que se extrae alguna muestra son inmediatamente liberadas, antes de que se haya comprobado si tienen el virus H5N1. Los que trabajan en este sistema de vigilancia lamentan, en este sentido, que “los protocolos así lo establecen”.

 

Los expertos piensan que las aves migratorias y las exportadas comercialmente son las dos principales vías de extensión de epidemias animales como ésta. Según el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, Juan José Badiola, es muy preocupante que las aves donde se encontró el virus recientemente en Rumanía fuesen silvestres. Cabe recordar, en referencia al sector comercial, que el Plan Nacional de Preparación y Repuesta ante una Pandemia de Gripe, aprobado por el Gobierno español el pasado mes de mayo, establece también el control de las aves en las explotaciones de más de 300 ejemplares.

 

Por su parte, un responsable del Centro de Sanidad Avícola de Cataluña (CESAC) asegura que, para minimizar totalmente los riesgos de expansión de la gripe aviar, “habría que encerrar” a todo este tipo de animales. Recuerda que los brotes descontrolados del sureste asiático que se han dado recientemente se situaron en zonas sin control sanitario, donde las aves se crían “como en España hace un siglo”.

 

Mientras tanto, en el terreno político, cabe subrayar que el Gobierno español anunció este martes su intención de comprar muchos más antivirales de los anunciados en un principio. Finalmente se adquirirán, en vez de los 2 millones previstos inicialmente, entre 6 y 10 millones de antivirales en los próximos dos años, gracias al acuerdo alcanzado en la Comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Con estas dosis, habría medicamentos suficientes para proteger a una población que representaría entre el 15 y el 25 por ciento.

 

La Unión Europea había hecho un cálculo, para sus reservas, que situaba la población necesitada de los antivirales entre un 10 y un 15 por ciento. Pero posteriormente dijo hace unos días que lo óptimo sería el 25 por ciento, con lo que España quedaba muy por debajo al prever sólo dosis para un 4 por ciento de su población. Y ahora ya ha despertado, aunque sigue con notable retraso en relación con el resto de Europa. El cambio, pues, llega a destiempo.

 

Toda la gestión de esta alarma ha estado liderada, a nivel gubernamental, por la vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, con la intervención destacada del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Esto pone en duda la capacidad de la titular del ramo, Elena Salgado, quien no parece contar con la total confianza del presidente José Luis Rodríguez Zapatero para afrontar el problema. Cabe recordar que, en 2002, Celia Villalobos fue destituida como ministra de Sanidad por José María Aznar después de no ser lo suficientemente eficaz en crisis como las de las vacas locas o la fiebre aftosa, que también crearon mucha alarma social entre los años 2000 y 2002.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar