La apuesta soberanista de Artur Mas anda por caminos pedregosos

La propuesta de una consulta soberanista que propuso el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, sigue caminos tortuosos y encuentra dificultad…

Forum Libertas

La propuesta de una consulta soberanista que propuso el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, sigue caminos tortuosos y encuentra dificultades no sólo ya en Madrid, en el régimen constitucional español, sino también en el ámbito internacional –especialmente el europeo—y hasta en las propias filas de la coalición Convergència i Unió, y dentro del propio Govern.

Tanto es así, que el propio presidente de la Generalitat ha tenido que llamar la atención a los consellers de su gobierno para que guarden sus opiniones personales sobre la hoja de ruta y la estrategia a seguir por la consulta soberanista. Esta situación se ha producido a raíz de la distensión o deshielo en las relaciones entre el Gobierno de Catalunya y el Gobierno central, que ha conseguido desbloquear hasta el momento temas como algunas infraestructuras importantes, seguir recibiendo financiación del Estado para cubrir los compromisos de deuda catalana, abrir cauces para mejorar al alza el límite del déficit del 0,7% previsto para este año, y tal vez el desbloqueo de los presupuestos autonómicos del 2013 todavía pendientes de ser presentados al Parlament, entre otras cuestiones.

A esto hay que añadir que hasta el momento la respuesta internacional que ha tenido la apuesta catalana por la independencia ha tenido un eco desfavorable, tanto en las instituciones comunitarias como en el marco del mundo occidental, quitando tal vez alguna simpatía por parte de los Estados Unidos. Conviene destacar que el secretario general de la Federación Convergència i Unió, Josep Antoni Duran Lleida, que no es un independentista y es el líder de Unió, tiene amplios contactos internacionales. El último encuentro con el presidente del Consejo de la Unión Europea, el flamenco Herman Van Rampuy, democristiano al igual que Duran Lleida, puso de relieve las grandes dificultades que existen para que Catalunya sea independiente dentro de la Unión Europea. La “internacionalización” del proceso soberanista ha encontrado muchas más trabas de las previstas, lo que implica que este proceso tiene bastante de improvisación. Hasta ahora Artur Mas se ha reunido con los líderes de otras regiones europeas que reclaman la independencia, como Escocia y Flandes, al tiempo que pide al Gobierno español que reconozca a Kosovo.

Por su parte, el Gobierno central ha colocado alfombras en las relaciones con el Gobierno catalán con el fin de reducir la tensión existente hasta hace pocas semanas. La “realpolitik” se ha impuesto a otros factores, tanto por Barcelona como por Madrid.

Esta “realpolitik” ha tenido no solo gestos, sino contenido, como el ofrecimiento de una financiación autonómica asimétrica en España: no todas las comunidades autónomas tienen que tener el mismo sistema y tal vez ni siquiera el mismo déficit. Rajoy ha tenido que conceder entrevistas privadas, lejos de fotos y declaraciones, con Artur Mas y con Íñigo Urkullu, lehendakari del País Vasco. Con estas reuniones, cuyo secretismo ha criticado la prensa, como es natural, se ha buscado la eficacia y tal vez han comenzado los primeros pasos para la reforma del Estado español, que –según palabras del Rey—le falta “encaje”.

Para la reforma del Estado queda por ver el papel de la Monarquía, cuya reconocida crisis es patente, pero que tiene mucho que decir en el “encaje” de las distintas piezas del Estado o, mejor dicho, de la creación de una arquitectura jurídico-política nueva o reformada que elimine las deficiencias del estado actual, que van desde la aprobación de una Ley Orgánica sobre la monarquía –parece que ya se está en ello—hasta qué hacer con el Tribunal Constitucional; cómo eliminar muchos servicios y empresas públicas inútiles, a veces duplicados, que tienen las distintas administraciones (local, autonómica y estatal); la reorganización del funcionamiento de los órganos de gobierno y control del Poder Judicial, y qué “status” se puede dar a Catalunya y al País Vasco dentro de un Estado moderno que responda a sus aspiraciones históricas, entre otras reformas. Para todo ello el papel moderador de la Corona es insustituible, con el Rey o con su sucesor.

La agenda exterior de Rajoy

Mientras tanto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se dedica con profusión a su agenda internacional. En relación al objeto de este artículo, es decir a los nacionalismos y secesionismos catalanes y vascos, ahí está la reciente audiencia que le concedió el Papa Francisco en Roma. En el comunicado oficial –no fue una audiencia secreta—se señala que “también se ha hablado (entre el Papa y el presidente Rajoy) de la situación político-institucional actual del país, reconociendo la necesidad de diálogo entre todos los componentes de la sociedad basado en el respeto mutuo y que tenga en cuenta valores como la justicia y la solidaridad en la búsqueda del bien común”. Es decir que la Santa Sede apuesta decididamente por el “diálogo” respetuoso. De ahí se deduce que los obispos españoles deberán tomar nota de la posición del Vaticano, y esto vale para toda la conferencia episcopal, para los obispos catalanes, vascos y el resto de las diócesis.

Esto quiere decir que hay aspiraciones de los pueblos vasco y catalán que no pueden ignorarse, como también que el nacionalismo no llegue a posiciones maximalistas y de confrontación. En un mundo globalizado en el que Europa manifiesta una crisis de identidad clara y un cansancio histórico, así como el final de los valores de la socialdemocracia que creó el estado del bienestar, los enfrentamientos entre los pueblos no son lo más recomendable como praxis política. El nacionalismo, surgido también de una globalización excesiva, no puede tener como raíz el enfrentamiento entre los pueblos, como método para la defensa de los valores e identidad propios. Juan Pablo II (Vid. “Memoria e Identidad”, 2005, págs. 87-88) para evitar los nacionalismos extremos prefería hablar de “patriotismo”, de amor a la propia tierra, a la propia nación, a los propios valores que se han transmitido por las familias de generación en generación, “reconociendo también a todas las otras naciones los mismos derechos que reclama para la propia”. Familia, nación y patria, dijo, son “realidades insustituibles” y el patriotismo es “una forma de amor social ordenado”.

Salvador Aragonés, periodista y profesor de la UIC

Hazte socio

También te puede gustar