¿La automatización y el riesgo de perder el trabajo?

El 12% de los trabajos en España están en riesgo debido a la llamada “cuarta revolución industrial”

Los trabajos con un carácter más repetitivo podrían ser los más afectados por la automatización Los trabajos con un carácter más repetitivo podrían ser los más afectados por la automatización

El pasado enero se reunían en Davos (Suiza) los principales actores económicos internacionales en el marco del Foro Económico Mundial. Uno de los principales temas que se trató fue la ya conocida como “cuarta revolución industrial” caracterizada por la automatización y la robotización de los diferentes procesos económicos. Un informe de este foro afirmaba que para el 2020 se habrían perdido 5 millones de puestos de trabajo en todo el mundo, afectando especialmente a los mercados emergentes.

Durante estos últimos días la OCDE ha publicado un informe sobre el impacto que tendrá la automatización en el trabajo, este estudio lleva por nombre “The Risk of Automation for Jobs in OECD Countries” (El riesgo de la automatización para los trabajos de los países de la OCDE). En este estudio se pone de manifiesto que el 9% de los trabajos de la OCDE están en peligro. Los países que verían peligrar más trabajos a causa de la llegada de robots, drones o impresoras 3D son Austria, Alemania y España con un 12% de los trabajadores que podrían ver peligrar su puesto de trabajo.

La razón principal de que estos tres países sean los que presenten el riesgo más alto de perder más trabajos se debe principalmente al sistema productivo que presentan, con un elevado porcentaje de actividad de carácter más repetitivo y que sería más fácilmente sustituible por robots como indica el mismo informe de la OCDE. Este factor no está relacionado con el nivel de estudios, ya que Austria que presenta unos trabajadores con más preparación que los de Estados Unidos, ocupa más gente en tareas más repetitivas que el país americano.

La misma OCDE afirma que aquellos países con una estructura productiva basada en tareas que requieran una mayor comunicación entre personas y con un mayor grado de adaptación a las nuevas tecnologías serán los que perderán menos puestos de trabajo. Además la OCDE sostiene que la transición hacia esta “cuarta revolución industrial” es lenta y que por tanto si los países son conscientes de que esta tendencia es irreversible y reaccionan, los trabajadores serán más capaces de adaptarse a los cambios.

Las empresas del Silicon Valley muestran un gran optimismo ante el actual proceso de automatización

Las empresas del Silicon Valley muestran un gran optimismo ante el actual proceso de automatización

Optimismo ante el cambio

Esta “revolución tecnológica” destruirá puestos de trabajo, pero también creará y serán de mayor calidad. Este es un argumento habitual entre los más firmes defensores de los beneficios de la automatización y la digitalización de la economía, uno de los principales exponentes es Marc Adreessen, importante inversor de Silicon Valley que defiende la importancia de la creatividad humana en la creación de puestos de trabajo “los robots no producirán paro sino que permitirán liberar nuestra creatividad. Defender la idea de que un enorme grupo de gente no tendrá trabajo porque no tendremos nada para ofrecerles es apostar en contra la creatividad humana”.

En conclusión, existen defensores y detractores sobre si la automatización destruirá o creará puestos de trabajo, pero un hecho parece evidente, este nuevo paradigma económico ha venido para quedarse y por tanto será responsabilidad de los países y de los diversos agentes aprender a convivir y participar en ello.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>