La aventura de ser blogger católico

‘Echad vuestras redes’, éste es el título del nuevo blog en el que me he embarcado recientemente, dentro del portal cat&oacu…

Echad vuestras redes’, éste es el título del nuevo blog en el que me he embarcado recientemente, dentro del portal católico ‘Religión en libertad’.

La experiencia del anterior blog’En cristianodentro del otro portal anterior, ‘Religión Digital’, que finalicé el pasado 29 de junio, a la vez que empezaba con el nuevo, ha sido, para no abundar más en lo ya dicho, más agria que dulce, pero también me ha servido para reconocer que no siempre es necesario estar en todos los lugares en los que se trata la información religiosa, independientemente cómo sea ésta considerada.

Pensando en un público católico que está en muchos sitios o medios diferentes, incluso en los hostiles, estoy de acuerdo que no hay que ausentarse por miedo o pensando que haría una apologética más adecuada y preparada, una defensa mejor y mayor en cada uno de los foros donde se habla de la Iglesia y del Papa. No se trata de miedo o prevención ante una indefensión, sino mera prudencia, astucia y candidez cristianas a la vez.

Defender lo que uno cree y lo que cree que debe defender pueden ser motivos muy válidos para estar en cualquier medio, pero luego no se trata de que nadie diga o juzgue quién queda peor si el que ataca sistemáticamente, avasalla y no te deja dar una opinión o tú. Es algo más lo que hay que tener en cuenta, en mi opinión, a la hora de responder a una invitación, incluso aunque nuestra simple presencia pueda ser agradable o gratificante para parte de nuestro público objetivo.

Contrariamente a lo que piensan algunos periodistas profesionales y comunicadores cristianos cualificados (incluso algunos muy veteranos de los que no voy a dar nombres, y que incluso admiro), es mi opinión que hemos de discernir muy bien los lugares de nuestras apariciones y comunicados, ya sea en prensa, radio, televisión, como en internet. Y eso no es siempre señal de miedo, sino simple cautela, prudencia y también cierta astucia, ¿por qué no? Creo que tampoco debemos responder de forma reaccionaria, como me decía Paolo Rodari en una entrevista que le hice, sino pensando en la debida fidelidad al Evangelio, en la obediencia al Papa y nada más.

Por eso hice ese cambio, por eso estoy donde estoy ahora. Creo que el catolicismo está hoy en día perseguido en todo el mundo, desde Pakistán hasta la vuelta de la esquina, de mil y una maneras y grados. Amenazado de libertad frente a un mundo que tiende al conformismo (como decía también Paolo Rodari), al relativismo, hedonismo,… y sobre todo a pretender considerarse independiente o libre de cualquier dependencia u obediencia, como está pasando en China para tristeza del Papa y de toda la Iglesia, donde el ‘yo’, la afirmación de la persona y el carácter sagrado e inviolable de su vida y derechos fundamentales, carecen realmente de la más mínima importancia, frente al monopolio ideológico, homologante y despersonalizador.

Es necesaria la voz del laico católico, no solamente del sacerdote, teólogo especializado, en los medios de comunicación, ciertamente. A través de muchos elementos que hoy en día nos brindan las nuevas tecnologías podemos estar presentes en los lugares que sintonicen mejor con nuestra identidad, coherencia, originalidad y personalidad que pueda enriquecer, pero sobre todo ayudar, a otros.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>