La batalla del aborto vista desde la fe

El aborto voluntario es una lacra social poliédrica, con muchas caras ya que afecta a muchas personas y se extiende a ámbitos muy divers…

El aborto voluntario es una lacra social poliédrica, con muchas caras ya que afecta a muchas personas y se extiende a ámbitos muy diversos. Afecta en primer lugar al abortado, afecta a la madre que aborta, afecta en distinto grado a los familiares y amigos, a quien lo practica, a quien lo aconseja y promueve, a quien calla debiendo hablar. Y afecta finalmente a la sociedad entera que se ve privada de uno de los suyos.

En cuanto a los ámbitos a los que el aborto interesa también son múltiples. El aborto tiene implicaciones familiares, psicológicas, asistenciales, sanitarias, educativas, políticas, legislativas, jurídicas, religiosas, informativas, de instituciones internacionales.

En medio de este bosque de personas implicadas, de consecuencias y de ámbitos puede que pase desapercibido un aspecto que a mi juicio es el primero y fundamental y es el que se desprende del título: El aborto es una batalla. Esta batalla se presenta en todos los campos citados anteriormente y en otros muy concretos, como es el lenguaje, pero es sobre todo una batalla espiritual. No es una manera de hablar sino una convicción de fe -al menos de fe católica-; la realidad del aborto tiene sus fuentes primigenias en un campo de batalla entre dos fuerzas espirituales antagónicas, las del bien y las del mal. Este campo no es otro que el hombre mismo a lo largo de toda su historia, desde sus inicios con Adán y Eva, y durará hasta el último día. Así lo enseña la Iglesia en el punto 37 de la Constitución pastoral Gaudium et spes del Concilio Vaticano II: “A través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas, que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final”.

Quienes aspiramos y trabajamos por una sociedad en la que el aborto voluntario esté considerado socialmente como una vergüenza y legalmente como un grave delito, es mucho lo que tenemos que hacer en el orden práctico, desde la toma de postura y el testimonio personal a la colaboración en movimientos provida; desde la participación en campañas a favor de la vida, al ejercicio profesional, en los casos en los que corresponda. De esto muchos estamos convencidos pero la verdadera batalla donde se dilucidará la suerte del aborto -y donde se acabará con él- se juega en otro campo, un campo bélico. Estamos en guerra, una guerra espiritual y por ello mucho más profunda y mucho más intensa que las guerras convencionales. Lo sepamos o no, lo aceptemos o no, estamos en guerra. Es una guerra holística, que tiene carácter de totalidad, global y globalizada, con muchos frentes abiertos, de los cuales este del aborto no es sino uno entre varios. San Juan Pablo II se refirió a ella como “una guerra de los poderosos contra los débiles alimentada por una especie de «conjura contra la vida», que afecta no sólo a las personas concretas en sus relaciones individuales, familiares o de grupo, sino que va más allá llegando a perjudicar y alterar, a nivel mundial, las relaciones entre los pueblos y los Estados” (Evangelium vitae, 12).

Esta guerra es temporal (empezó un día y un día acabará) si bien no podemos rastrear sus inicios ni predecir su hora final. Lo que sí sabemos es cómo empezó. Empezó cuando un ángel poderoso se alzó contra Dios con un grito de rebeldía: “¡Non serviam!” ¡No serviré! Le salió mal esa rebeldía y entonces plantó cara a la Mujer, la Virgen María, tratando de devorar el fruto bendito de su vientre, Jesús, según narra el Apocalipsis. Como este segundo asalto contra Dios tampoco le valió “entonces despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús” (Apocalipsis 12, 17).

El campo de batalla es el ser humano, tanto si lo consideramos ad intra, en su corazón, como si lo entendemos ad extra, en su mundo de relaciones. Estos ataques contra la vida son ataques contra el ser, contra el ser del hombre, que por ser imagen y creación directa de Dios es sagrado. La persona humana es sagrada, ya lo entendió así y lo dejó escrito Séneca sin ser cristiano y así lo ha entendido la tradición cristiana. Los ataques contra la vida son ataques contra lo sagrado. Tienen como origen el espíritu del mal. Decía líneas atrás que los ámbitos son muy variados y en todos hemos de trabajar, pero no invertiremos las tendencias de la cultura de la muerte desde la legislación, desde la acción política, desde la educación, desde los movimientos provida, ni desde ningún otro que se nos pueda ocurrir si no damos la primera batalla en el campo en que el enemigo nos hace frente. No nos enfrentamos solamente ni en primer lugar a fuerzas de este mundo. Con esas podríamos medirnos de tú a tú, pero “nuestra lucha no es contra hombres de carne y hueso sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos del aire” (Efesios 6, 12).

La duda que puede entrar es si tenemos capacidad para enfrentarnos a estas fuerzas espirituales y qué garantía de éxito podemos tener. Si no contáramos nada más que con las fuerzas de nuestra naturaleza, la batalla estaría perdida de antemano porque la naturaleza humana no da para tanto. Pero contamos con la gracia y con la gracia de Dios actuando en nosotros la victoria está asegurada, hasta el punto de que esta lucha se nos puede mandar: “Sed humildes ante Dios, pero resistid al diablo y huirá de vosotros” (Santiago 4, 7).

¿Cómo se derrota a la cultura de la muerte? Con santidad, no hay otro remedio, sometiéndonos a Dios, siendo “humildes ante Dios”, que “da su gracia a los humildes” (Santiago 4, 6). Con la cultura de la santidad, comenzando por vivir con profunda piedad el sentido de lo sagrado, que es algo que hay que pedir a Dios, recuperar si se perdió y explicar y difundir a quien lo desconozca. Sin un correcto sentido de lo sagrado -y eso nos lo dan los dones de piedad y de temor de Dios- la vida no pasará de la categoría de “cosa”, algo de lo que podemos disponer a capricho.

La batalla entre el bien y el mal, que durará mientras esta tierra y estos cielos viejos duren, se da en todos los ámbitos, pero especialmente en la intimidad, en el interior del corazón humano.

Yo he podido comprobar algo de esto en varias ocasiones. Cuando una mujer se está planteando si abortar o no abortar, se está librando una auténtica batalla en su corazón. En muchos casos es una batalla durísima, que causa profunda inquietud y desazón, y en la cual la mujer necesita de mucho acompañamiento, de mucha comprensión, de mucha ayuda, pero sobre todo de medios espirituales porque la mujer vive momentos de auténtica angustia. Si ya ha decidido abortar no hay fuerza humana capaz de vencer esa decisión. En ningún caso podemos perder la esperanza porque Dios puede tocar el corazón de cualquiera en cualquier momento, y no son pocos los casos de mujeres que se han levantado de la camilla del abortorio en el último momento y han salido huyendo, pero son excepciones.

Insisto en que todos esos ámbitos que he citado deben ser trillados por los que queremos ver desaparecer esta calamidad de entre nosotros, pero estos campos son la expresión externa de una batalla que se desarrolla en otros niveles y que comienza por el corazón de cada hombre. En esos campos no es poco lo que se está haciendo y es mucho más aún lo que queda por hacer. En todos ellos es necesaria una acción decidida, es necesario mucho trabajo, mucha dedicación, mucho empeño, pero mientras no nos tomemos en serio nuestra santidad y nuestra responsabilidad como miembros del cuerpo que somos, la Iglesia, esto no se arregla. Y en la Iglesia hay muchos que en este tema está tan dormidos como en tantos otros.

A pesar de ello no podemos perder en ningún caso la esperanza y esperanza activa, esperanza de quien se aplica con denuedo en esta guerra y emplea con prudencia y arrojo los medios con los que cuenta. A alguien le podría caber la duda de si merece la pena. Por supuesto que sí. Toda victoria importante merece la pena y esta victoria está asegurada. “La vida vencerá: esta es para nosotros una esperanza segura. Sí, la vida vencerá, puesto que la verdad, el bien, la alegría y el verdadero progreso están de parte de la vida. Y de parte de la vida está también Dios, que ama la vida y la da con generosidad”. (S. J. Pablo II. Discurso a los participantes en la VII Asamblea de la Pontificia Academia para la Vida, punto 3. 3 de marzo de 2001).

¿Se lo pedimos al apóstol Santiago para España, de la que es patrono, en estos días en que nos disponemos a celebrar su fiesta?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>