La Biblia en su contexto: “El que va detrás de Jesús ve las grandes bendiciones del cielo” (Mc 1,14-20)

El evangelista Marcos nos habla del arresto de Juan (1,14-15), y del llamamiento a los primeros discípulos (1,16-20). Juan el Bautista fue &ldq…

El evangelista Marcos nos habla del arresto de Juan (1,14-15), y del llamamiento a los primeros discípulos (1,16-20). Juan el Bautista fue “entregado” (παραδοθναι gr. paradothenai), en ese momento Jesús vino a Galilea a proclamar (κηρύσσων gr. kerússon) la “Buena Nueva” (εαγγέλιον gr. euaggélion) de Dios (το Θεο gr. tou Theou).

Jesús decía: El “tiempo” (καιρς gr. kairos) se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca, conviértanse (μετανοετε gr. metanoeite) y crean en la Buena Nueva. Jesús caminaba junto al lago de Galilea y vio a “Simón” (Σίμωνα gr. Símona) y a su “hermano” (δελφν gr. adelfon) Andrés (νδρέαν gr. Andréan) que echaban la red (μφιβάλλοντας gr. amfiballontas) al agua, pues eran pescadores (λιες gr. Halieis). Jesús les hace la invitación para seguirlo. Las palabras textuales fueron “Vengan detrás de mí” (Δετε πίσω μου gr. Deute opiso mou), luego les completa la misión: Y los haré pescadores de hombres).

Al momento de recibir la invitación por parte de Jesús los dos discípulos “inmediatamente” (εθς gr. euthus) dejaron las redes y le siguieron. Más adelante vio (εδεν gr. eiden) a Santiago el del Zebedeo y a su hermano Juan que arreglaban las redes en su barca. Jesús los llamó” (κάλεσεν gr. ekálesen) y ellos dejando” (φέντες gr. aféntes) a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron con Jesús.

Actualización

Al momento de ser arrestado Juan, Jesús predica la Buena Nueva de Dios, es decir no viene por su propia cuenta, él ha sido enviado por el Padre para que toda la especie humana busque de su creador, es el “kairos” de la gracia. Debemos abrir los ojos y poder ver las abundantes bendiciones que nos vienen del cielo, solo se necesita creer.

La misión para la cual Jesús escogió a los primeros discípulos no era para que ellos vacilaran en su respuesta, si algo hay que admirar de ellos es que inmediatamente siguieron a Jesús, no se pusieron a pensar los pro y los contra, ellos sabían que la salvación había llegado a sus hogares, ellos debían ir detrás de Jesús no adelante, todo lo que ellos hacen tiene que ser en el nombre poderoso de Jesús, quien escogió unos simples pescadores que son enviados a predicar para que se comprenda que la fe de los creyentes está en el poder de Dios y no en la elocuencia ni en la doctrina.

San Jerónimo nos habla de la primera Iglesia en relación con el llamamiento a los primeros discípulos:

• Místicamente: somos conducidos al cielo, como Elías, en esta carroza de los cuatro pescadores. La primera Iglesia se construye sobre estos cuatro vértices. Por las cuatro letras hebreas conocidas como tetragrammaton, reconocemos el nombre del Señor. A nosotros se nos aconseja con este ejemplo a que oigamos la voz de Dios que nos llama, y que olvidemos al pueblo de los vicios y la casa del trato paterno. Todo esto es necedad para Dios, y es como una red de telas de araña en la que -como a los mosquitos apenas caídos en ella- nos sostenía el aire, que está suspendido sobre la nada. De este modo debemos rechazar la barca del antiguo trato del mundo. Adán, que es nuestro padre según la carne, se cubría con pieles de animales muertos. Ahora, habiendo depuesto al hombre viejo con sus obras, y siguiendo al nuevo, nos cubrimos con las pieles de Salomón, con las cuales se vanagloriaba la esposa de parecer hermosa. Simón significa obediente, Andrés viril, Santiago suplidor, Juan gracia. Por estos cuatro nombres nos convertimos en imagen de Dios. La obediencia para que oigamos; la virilidad para que luchemos; el suplemento para que perseveremos; la gracia para que nos conservemos. Estas cuatro virtudes son llamadas cardinales, pues por la prudencia obedecemos, por la justicia obramos virilmente, por la templanza pisamos a la serpiente, y por la fortaleza merecemos la gracia de Dios”.

Los cuatro discípulos llamados aseguir a Jesús nos dejan una enseñanza clara; todo cristiano debe ser en primer lugar obediente y viril, también debe ser un suplidor de la gracia de Dios.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>