La Biblia en su contexto: “En el mundo hay muchas mentes oscurecidas” (Lc 24,36-43)

El texto de Lc 24,36-43 tiene su paralelo con Jn 20,19-33. Si se les toma como complemento mutuos, la situación resulta dibujada con claridad. …

El texto de Lc 24,36-43 tiene su paralelo con Jn 20,19-33. Si se les toma como complemento mutuos, la situación resulta dibujada con claridad. Los discípulos de Emaús le estaban contando a los once y a los que estaban con “ellos” (ατος gr. autois) todo los que les pasó con el resucitado. En Jn se dice que la aparición de Jesus fue el primer dia de la semana, se les apareció en medio de ellos y les dio la paz “Ερήνη μν gr. Eiréne humin (Lc 24,36). Los discípulos estaban “asustados” (μφοβοι gr. emfoboi) y creían haber visto un espíritu. Jesús les dijo. “¿Por qué se turban y porque hay dudas en su corazón? Jesús les nuestra sus manos y pies y les dice que un espíritu no tiene carne. El evangelista recalca la corporeidad de Jesús, por eso se dice que el Señor “le mostro” sus manos y sus pies (δειξεν gr. edeixen. Se muestra 5 veces en el NT Lc 4,5; Lc 24,40; Jn 20,20; Ap 21,10; Ap 22,1).

Los discípulos estaban muy contentos ya que no podían creerlo, aún más el Señor les dice que si tienen algo de comer y ellos le ofrecen un pescado asado. Como seria ese momento tan agradable, comer en la presencia de Dios. Luego les dijo, “Estas son aquellas palabras mías que les hablé cuando todavía estaba con ustedes, "Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos acerca de mí” (Lc 24,44). Enseguida dice el texto que “les abrió” (διήνοιξεν gr. diénoixen. Esta palabra solo aparece dos veces en el NT Lc 24,45 y en Hch 16,14 cuando el Señor le abrió el corazón a Lidia para que escuchara el mensaje de Pablo. Significa abrir completamente) la mente, el entendimiento (νον gr. noun) para que comprendieran las escrituras (τς γραφάς gr. tas grafás).

El tema principal que los discípulos deben tener en sus predicas (Lc 24,47) son:

1. Conversión, gr “metánoian”, es decir un cambio de disposición mental, arrepentirse.

2. Perdón de los pecados, “φεσιν μαρτιν gr. afesin hamartion, se debe dejar ir todo lo que nos separa de Dios.

Al final, Jesús les dice que ellos deben ser “testigos” (μάρτυρες gr. mártures. Aparece 10 veces en el NT Lc 11,48; 24,48; Hch 1,8; 2,32; 3,15; 5,32; 7,58; 10,39; 13,31; 1Ts. 2,10. De donde proviene la voz castellana mártir, uno que da testimonio mediante su muerte. Denota a uno que puede certificar o certifica aquello que ha visto u oído, o conoce. En hebreo “testigo” es עֵ֨ד que se translitera por ed. En Dt 19,15 se dice que Un solo testigo no es suficiente para convencer a un hombre de cualquier culpa o delito; sea cual fuere el delito que haya cometido, sólo por declaración de dos o tres testigos será firme la causa”. En la Biblia de jerusalen en el AT aparece la palabra “testigo” 48 veces Gn 31,44.48.50.52; Lev 5,1; Núm 5,13; 35,30; Dt 17,6; 19,15,16,18; Jos 22,27.28.34; 24,27; Jue 11,10; 1Sa 6,18; 12,5,6; Job 16,8.19; 29,11; Sal 89,37; Pro 6,19; 12,17; 14,5.25; 19,5.9.28; 21,28; Is 55,4; Jer 29,23; 39,16; 42,5; Dan 14,14; Miq 1,2; Sof. 3,8; Mal 2,12.14; 3,5; Sab 1,6).

Actualización

Hay un dato bien importante en el Evangelio de Lucas que en Jn 20,19-33 no aparece. Jesús les abrió la mente a los discípulos para que comprendieran las Escrituras. Muchas veces creemos que lo sabemos todo, que no hace falta nada en mi vida, que sólo podré resolver los problemas y todo lo que se me presente. No queremos acercarnos a Dios porque tenemos miedo a lo que nos pueda decir sobre el camino que estamos tomando. Jesús quiere estar con nosotros para abrir nuestras mentes, necesitamos de su fuerza y amor para poder cambiar al mundo, las mentes hoy están oscurecidas porque no conocen a Dios, existe una nube negra que no deja pensar al hombre, parece que solamente le importara las coas materiales, lo innecesario.

Dios nos está llamando a su encuentro, él quiere darnos de beber del agua que producirá en el hombre una sed que cada momento quiera saciarse, su palabra es el agua refrescante que nos llena de gozo, y nos hace ser otra persona, nadie es nadie sin Dios, por más dinero que una persona pueda tener, sino tiene a Dios en su vida es el ser más miserable.

Hazte socio

También te puede gustar