La Biblia en su contexto: “En la resurrección de Jesús se ha revelado el amor” (Jn 20,1-9)

La Pascua celebra la resurrección de Jesucristo, victorioso sobre la muerte. Su victoria es nuestra victoria. Verdad fundamental de la fe crist…

La Pascua celebra la resurrección de Jesucristo, victorioso sobre la muerte. Su victoria es nuestra victoria. Verdad fundamental de la fe cristiana. Un canto pascual a esta fiesta la llama "La reina de todas la estaciones," "día esplendoroso," "la fiesta regia de todas las fiestas". Éste es el día que hizo el Señor. La Iglesia se reúne felizmente cansada después de la intensidad de la Vigilia Pascual. El Padre nos recibe en casa, como al hijo pródigo, nos agasaja con un banquete y nos da una túnica nueva.

San Pablo nos dice que “Si han resucitado con Cristo busquen los bienes del cielo, donde está Cristo a la derecha de Dios” (Col 3,1). Es tiempo propicio para buscar esos “bienes del cielo” del cual habla Pablo, tenemos una vida nueva en Cristo Jesús que muere por nuestros pecados y resucita para salvarnos. Hoy pocas personas quieren hacer de este mundo un pedacito de cielo, donde reine el amor, la paz y la misericordia que en resumen es el testimonio que nuestro Señor Jesucristo dejó y sigue dejando a la humanidad.

Bellas son las palabras finales de Benedicto XVI en la Homilía de la Vigilia Pascual el 07 de abril del 2007 cuando dice: “Por medio de la resurrección de Jesús el amor se ha revelado más fuerte que la muerte, más fuerte que el mal. El amor lo ha hecho descender y, al mismo tiempo, es la fuerza con la que Él asciende. La fuerza por medio de la cual nos lleva consigo. Unidos con su amor, llevados sobre las alas del amor, como personas que aman, bajamos con Él a las tinieblas del mundo, sabiendo que precisamente así subimos también con Él”.

Panorámica general del Evangelio (Jn 20,1-9)

Ninguno de los cuatro Evangelios narra cómo sucedió la resurrección de Jesús; la omisión, por lo demás, nada tiene de extraño, dado que ningún discípulo asistió al hecho. Solamente Mateo cuenta que la piedra colocada para cerrar la entrada al sepulcro fue removida por un ángel (28,2-4). Los cuatro, en cambio, hablan de una visita que en la madrugada del domingo hacen al sepulcro las mujeres que acompañaban a Jesús y que habían asistido a la crucifixión y a la sepultura.

Los relatos de los sinópticos presentan una notable coincidencia, en tanto que Juan sigue su propio camino. En la madrugada del primer día de la semana, María Magdalena se encamina al sepulcro de Jesús. Nada se dice sobre el fin preciso de la visita. Así que llega, encuentra removida la piedra que cerraba la entrada. Con una mirada al interior se da cuenta de que el cadáver ya no está allí (cf v. 5). Pero no piensa en que Jesús haya resucitado, sino en que el cadáver ha sido robado por manos desconocidas; regresa entonces presurosa a la ciudad para dar noticia a Pedro y al discípulo predilecto. Éstos corren inmediatamente a la tumba; en la carrera el discípulo predilecto aventaja a Pedro. Llega primero a la tumba; da una mirada al interior de la cámara mortuoria, inclinándose, debido a la baja altura de la entrada, y ve doblados los lienzos en que había sido envuelto el cadáver, pero no entra Pedro, en cambio, al llegar al sitio un poco más tarde, entra al sepulcro, y descubre además de los lienzos el sudario que ceñía la cabeza, cuidadosamente doblado y puesto aparte. También el discípulo amado entra ahora, ve todo aquello y cree. La vista de las vendas y del sudario tan cuidadosamente doblados le dan a entender que el cadáver no ha sido robado o llevado a otra tumba, sino que Jesús debe haber resucitado.

Sobra decir que, aunque sólo se diga del discípulo predilecto que creyó, otro tanto se supone también de Pedro; sin embargo, este sorprendente modo de expresarse parece significar que el primero en creer en la resurrección de Jesús fue el discípulo amado. Como prueba de que los discípulos, a partir de este momento, tenían ya conocimiento de la resurrección, y de que al menos algunos de ellos le habían prestado fe, está el hecho de que más tarde la Magdalena les anuncia no que Jesús resucitó, sino que se le apareció. El propio Jesús, al aparecérseles en la tarde misma de la resurrección, no les reprocha falta de fe; si les muestra las manos y el costado con las señales de las heridas, lo hace sólo para convencerlos de la realidad de su presencia (v. 19-23).

Hazte socio

También te puede gustar