La Biblia en su contexto: “Jesús viene a destruir todo lo que afecte a la libertad del hombre”

El texto de Marcos 1,21-28 nos presenta el relato del endemoniado de Cafarnaúm (cf. Lc 4,31-37). Los primeros discípulos van con Jes&uac…

El texto de Marcos 1,21-28 nos presenta el relato del endemoniado de Cafarnaúm (cf. Lc 4,31-37). Los primeros discípulos van con Jesús según Mc, en Lc primero se Jesús proporciona las sanaciones y luego llama a los discípulos. Más original y mejor estructurado es el texto de Marcos. Jesús llega a la sinagoga el sábado a “enseñar” (δίδασκεν gr. edídasken). La gente se encontraba “admirada” (ξεπλήσσοντο gr. exepléssonto. Imperfecto pictórico como en Lc 4,32 describiendo el asombro de la audiencia, «significando estrictamente hacer perder a una persona el sentido mediante un golpe de intenso sentimiento, como temor, asombro, o incluso gozo») de su enseñanza porque les hablaba con “autoridad” (ξουσίαν gr. exousían) y no como los “letrados” (γραμματες gr. grammateis).

En la “sinagoga” (συναγωγ gr. sunagoge) había un hombre que tenía un “espíritu inmundo” (πνεύματι καθάρτ gr. pneúmati akathártoi), que grito: ¿Qué tiene que ver con nosotros Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? (πολέσαι gr. apolésai =destruir). El demonio le dice a Jesús que sabe quién es él “es el consagrado de Dios” ( γιος το Θεο gr. ho hagios tou theou). Jesús le dice: ¡Cállate y sal de él! (Φιμώθητι gr. fimótheti =Primer aoristo pasivo de imperativo de fimóo. «Enmudece». Es una palabra vigorosa: «Embozálate» esto es, ponte bozal, como un buey. Así se emplea literalmente en Deuteronomio 25,4; 1 Corintios 9,9; 1 Timoteo 5,18). Al momento de ordenar Jesús que el demonio dejará el cuerpo el mismo sacudió al hombre, dio un fuerte grito y salió de él. Fue un momento de intensa excitación.

Todos los presentes se llenaron de estupor y se preguntaban: ¿Qué significa esto? Para ellos era una enseñanza nueva con autoridad ya que los espíritus inmundos les da órdenes y le “obedecen” (πακούουσιν gr. hupakoúousin). A.T. Robertson (Comentario Texto Griego, 2003) afirma que “la enseñanza era fresca, original como el rocío de la mañana sobre las flores. Era una novedad en aquella sinagoga, donde hasta aquel entonces sólo se habían repetido aburridamente las estables y rígidas normas rabínicas. Esta nueva enseñanza encantaba a la gente, pero pronto sería tildada de herejía por los rabinos”.

Actualización

Según Marcos luego de que Jesús le hace el llamado a los primeros cuatro discípulos, él llega con ellos a Cafarnaúm y la primera actividad que ellos ven del Maestro es cuando expulsa un espíritu inmundo de un hombre que se encontraba poseído. Muchas veces hablamos de los discípulos que ellos entendían poco de su misión, sin embargo no hay nada más alejado de la realidad que esa afirmación. Ellos eran unos humildes pescadores, y pasaron a ser anunciadores de la Buena Nueva, pero primero tenían que ver todo lo que Jesús hacia y decía, en esta primera actividad me imagino cual fue su primera impresión, ver a un hombre poseído, que no hablaba por sí mismo, que se sacudía gritando en el suelo, sin lugar a dudas que muchos hubieran salido espantados con esta primera impresión, ellos pensarían que lo vendría cada día seria más fuerte.

Jesús enseñaba con “autoridad”, pero con una autoridad que viene de su padre, lo mismo tenemos que hacer todos aquellos que predican la Palabra, quien tiene que brillar siempre es Jesús, no debemos hacernos culto a nuestra personalidad.

En la sinagoga había un hombre poseído al que Jesús le dice que se calle y que salga de él. El espíritu inmundo le había dicho Jesús que él había venido a destruirlos, y efectivamente esa es su verdadera misión, destruir todo lo que afecta la libertad del hombre, todo lo que lo hace pecar. El hombre no hablaba por sí mismo, no era libre incluso de moverse. Los demonios reconocen al “Santo de Dios”, ellos son buenos teólogos.

Parece que nuestra sociedad se encuentra igual que el hombre endemoniado, hay muchas cosas que nos atan al mundo, somos muy materialistas, es increíble ver como los jóvenes piensan más en los teléfonos celulares que en Dios, buscamos y nos identificamos con ciertos personajes cuyos valores van en contra de la propia sociedad porque impulsan el sexo, las drogas y una vida sin sentido.

Jesús nos invita a su encuentro, él quiere destruir todo lo que nos hace daño, él no ha venido a traer paz al mundo (Mt 10,34), su misión es derribar de nuestra vida todos los ídolos que nos hacen inerte a su llamado.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>