La Biblia en su contexto: “Las invitaciones de Dios a sus fiestas son gozosas” (Mt 22,1-14)

Muchas discusiones se han suscitado en cuanto a la parábola del banquete nupcial (Mt 21,1-14). Se ha tratado de saber si es la misma par&aacute…

Muchas discusiones se han suscitado en cuanto a la parábola del banquete nupcial (Mt 21,1-14). Se ha tratado de saber si es la misma parábola en Mt y Lc 14,16-24, debido a las grandes diferencias entre las dos redacciones. Comparto la opinión de A. Agustinovich donde distingue tres partes en la parábola con temas distintos:

  • Mt 22,1-5.8-10 La parábola del gran banquete. Es el paralelo de Lucas. En cuanto al momento histórico, no hay duda que es preferible el de Lc. En Mt la parábola viene después de la de los dos hijos enviados a la viña (21,28-32) y de la de los viñadores homicidas (21,33-44). Lo que traiciona la intención de agrupar algunas parábolas que tratan el mismo tema. En Lc, por el contrario, la parábola está muy relacionada con el contexto. La introducción se religa a las últimas palabras de la perícopa anterior sobre la resurreccion de los justos”, lo que evoca la idea del Reino de Dios escatológico, y éste era usualmente representado en el judaísmo como un banquete.
  • Mt 22,6-7 Los invitados homicidas. La situación de la parábola es distinta al resto. No hay paralelo con Lc. Algunos comentaristas sostienen que la misma es una interpolación del evangelista hecha después del año 70 (la destrucción de Jerusalén).
  • Mt 22,11-14 El traje nupcial. Lo más probable es que se trate de restos de una parábola independiente que el evangelista englobó en la del gran banquete, no tiene ninguna indicación cronológica.

Actualidad

En la Iglesia, la nueva comunidad de Cristo, hay buenos y malos, gentes de toda raza y condición, trigo y cizaña, peces buenos y malos, conforme a las anteriores parábolas de Jesús. Porque la salvación de Dios es universal. Pero aquí Jesús exige que todos los invitados "vistan de fiesta": que haya coherencia entre lo que creemos y nuestra vida, entre la fiesta a la que somos invitados en la Iglesia de Cristo y el estilo de vida que esto supone.

Es una enseñanza que Jesús repite a menudo: "no todo el que me diga Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre" (Mt 7, 21). Las invitaciones de Dios a su fiesta son gozosas, pero también exigentes. No hay nada más exigente que la amistad y el amor y la fiesta. No basta estar bautizados, haber entrado en la sala del banquete, sino que nuestra actitud interior y exterior debe ser acorde con esa dignidad de miembros de la familia de Dios: sentirse hijos en la casa de Dios, en la familia, alegría, confianza y llevar el género de vida que Cristo nos enseñó a sus seguidores. Supone "cambiar de vestido", de mentalidad, de costumbres, de estilo de vida. Por eso se entiende que Jesús comente al final que "son muchos los llamados y pocos los elegidos". Como cuando afirmó que la puerta que lleva a la salvación es estrecha, y pocos se deciden a entrar por ella (Mt 7, 13-14). Lo que sí nos asegura Dios es su cercanía y su ayuda: la última promesa de Jesús fue: "yo estaré con vosotros todos los días", y ya el salmo nos ha hecho alegrarnos porque "aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan".

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>