La Biblia en su contexto: Los problemas tenemos que afrontarlos, no podemos ser cobardes

El texto de Mc 4,35-41 tiene sus paralelos en Mt 8,18 y en Lc 8,22. Luego de la explicación de varias parábolas, Jesús les dice a…

Forum Libertas

El texto de Mc 4,35-41 tiene sus paralelos en Mt 8,18 y en Lc 8,22. Luego de la explicación de varias parábolas, Jesús les dice a sus discípulos que pasen a la otra orilla del lago, los discípulos despidieron a la gente y lo llevaron ellos en la barca (πλοίῳ gr. ploío), y con el iban otras barcas (Mc 4,36).

En ese momento se levantó una “gran” (μεγάλη gr. megále) “tempestad” (λαῖλαψ gr. lailaps) en la cual las olas anegaban la barca. Jesús estaba en la “popa” (πρύμνῃ gr. prúmne. Denota la parte de más atrás del barco) durmiendo, los discípulos lo despiertan y le dicen «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?». Jesús se despertó y “reprendió” (ἐπετίμησε gr,. epetímese. Denota también mandar, increpar, imponer sobre) al viento y le dijo calla (σιώπα gr. siópa. Denota una quietud involuntaria) y enmudece (“pefímoso”. La palabra se traduce literalmente por poner un bozal). El viento se calmó y vino una “gran” (megále) “bonanza” (γαλήνη gr. galéne. Denota tranquilidad, de una raíz gal, de la que también se deriva gelao, “sonreír”; de ahí la calma del mar, siendo el océano sonriente una metáfora favorita entre los poetas).

Jesús pregunta a sus discípulos que por qué son tan “cobardes” (δειλοί gr. deiloí. Denota amedrentar, temer), luego les dice “¿Cómo no tenéis fe? (πῶς οὐκ χετε πίστιν gr. pos ouk échete pístin). La palabra pístin denota primariamente firme persuasión, convicción basada en lo oído, relacionado con peitho, persuadir. Se usa en el NT siempre de fe en Dios o en Cristo, o en cosas espirituales.

Los discípulos luego de oír las palabras de Jesús reprochándoles su fe dijeron: “¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?”. El evangelista utiliza la palabra “obedecer” que se traduce por “ὑπακούουσιν” hupakoúousin que significa también oír bajo (como subordinado), escuchar con atención; por implicación prestar atención o conformarse a comando o autoridad.

Actualización

Son varias las lecciones que podemos sacar de este pasaje, en él se manifiesta el poder tan grande que tiene el Hijo de Dios:

1. Son muchas las tempestades que tendremos en nuestras vidas, el curso de ellas siempre seguirá su rumbo hasta que en el nombre de Jesús las mandemos a callar.

2. Jesús siempre va detrás de cada uno de nosotros viendo nuestras acciones para ver de qué manera actuamos.

3. Muchas veces pareciera que Jesús no nos escucha, que nuestros problemas no les importa, sin embargo aunque parezca dormido él quiere que nos interesemos por el Reino. En Ef 5,14 la palabra “dormir” denota una indiferencia carnal a las cosas espirituales de parte de los creyentes. Muchas veces los milagros no suceden por esa indiferencia ya que estamos apegados a los deseos y placeres del mundo.

4. Luego de grandes tempestades en nuestras vidas siempre vendrá la calma, con Jesús todo es bonanza, sonrisa. Cada tempestad significa para el creyente una prueba para subir un escalón más en el camino al Reino.

5. Los problemas tenemos que afrontarlos, no podemos ser cobardes, Dios nos ha dado espíritu de poder para salir de toda tempestad.

6. Nuestra fe debe estar basada en el oír, si no estudiamos en profundidad la Palabra de Dios no podemos descubrir sus grandes tesoros.

7. Si el viento y el mar escucharon a Jesús como es que el ser humano no le escucha, él ha sido creado para tener una relación de amor con Dios.

Hazte socio

También te puede gustar