La Biblia en su contexto: “No se puede decir que amando a Dios, se ame al prójimo” (Mt 22,15-22)

El texto de Mt 22,34-40 tiene sus paralelos en Mc 12,28-34 y Lc 10,25-28. Mt y mc ponen la perícopa en los últimos días de la vid…

El texto de Mt 22,34-40 tiene sus paralelos en Mc 12,28-34 y Lc 10,25-28. Mt y mc ponen la perícopa en los últimos días de la vida de Jesús, por su parte Lc la pone en estas primeras semanas después de la fiesta de los Tabernáculos. Ninguno de los dos contextos parece seguro, sin embargo creo que el de Lc es más probable debido que el pasaje está más relacionado históricamente, Por un lado, el siguiente episodio nos colocará en Betania, la aldea de María y Marta, por otro lado, el alcance del mandamiento principal es ilustrado con la parábola del Buen Samaritano, cuyo escenario se capta con toda naturalidad o subiendo desde Jericó hasta Betania o mirando desde Betania a Jericó.

A Jesús le pregunta un “legista” (Mt y Lc) que en griego significa “nomikos” que es el hombre dedicado al estudio de las leyes, es perteneciente a los fariseos. En Mc el personaje es un “escriba”. La pregunta esta cargada de mucha malicia: “Maestro, ¿Cuál es el precepto más importante de la Ley?” (Mt 22,36). La intervención del “legista” viene como una reacción al hecho de que Jesús apabullo a los saduceos con su respuesta sobre la resurrección (Mt 22,23-33). Ellos no intervienen por el deseo de vengar a los saduceos, nunca fueron buenos amigos, quizás su intervención está plasmada para asegurar que ellos son más que ellos. Hay que recordar que los fariseos contaban con 613 preceptos en la Ley. Había que saberlos y practicarlos todos.

La respuesta Jesús resume todo el At: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.”. Este es el precepto más importante, sin embargo hay un segundo: “Amarás al prójimo como a ti mismo”. Jesús responde combinando Dt 6,5 con Lv 19,18

No se puede decir que amando a Dios, se ame al prójimo

Una de las afirmaciones que siempre hemos creído es que si amamos a Dios amamos al prójimo, y si amamos al prójimo amamos a Dios. Hay que decir que tal afirmación no es cierta. Son dos amores distintos, el mismo Jesús los diferencia y dice que el precepto más importante es amar a Dios con todo nuestro ser, luego dice que hay un segundo, y se refiere al amor al prójimo. El cristiano no puede reducir los dos mandamientos a uno solo, el amor al prójimo, porque entonces se elimina a Dios, para quedarse en el solo humanismo, se elimina la teología para quedarse en la sola antropología.

Jesús al hablar de estos solo dos mandamientos, los hace interdependientes. Augustinovich nos dice que “el hombre debe ser amado en Dios, el amor al prójimo, tal como Jesús lo concibe, no mira al hombre únicamente en su dimensión natural, sino también en su relación a Dios como su norma y destino”.

Los gobiernos comunistas y socialistas, entre sus grandes engaños se encuentra el “amor que ellos le suelen tener al pueblo, sobre todo a los pobres”, pero lo irónico es que la mayoría dicen no creer en Dios y el pueblo sigue siendo pobre, más pobre.

Hemos visto como algunas sectas dicen amar a Dios, han predicado el fin de los tiempos, unos se han quitado la vida y otros le han dicho a sus seguidores que regalen sus bienes, sin embargo los cabecillas de estas sectas no hacen lo mismo.

El ser humano ama a Dios cuando su conducta es intachable, cuando es obediente y trata siempre de sembrar el Reino entre sus hermanos, cuando ama al prójimo en Dios.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>