La Biblia en su contexto: “Solamente con Jesús podemos dar frutos verdaderos” (Jn 15,1-8)

El texto de Juan (15,1-8) no se encuentra en los sinópticos. Se inicia con las palabras de Jesús diciéndose a si mismo que &eacut…

El texto de Juan (15,1-8) no se encuentra en los sinópticos. Se inicia con las palabras de Jesús diciéndose a si mismo que él es “la vid verdadera” y que su “Padre es el viñador”. La palabra “Vid” (μπελος gr. ampelos גֶּ֥פֶן Heb. gefen) en el AT se encuentra 22 veces Gn 49,11; Nm 6,4; Jue 9,12,13; Cnt 6,11; 7,13; Jer 2,21; 8,13; Eze 15,2,6; 17,6,7,8; 19,10; Ose 10,1; 14,8; Jl 2,22; Hg 2,19; Zac 8,12; Sir 24,17; 25,17.

22 Veces

Génesis

1 versículo encontrado

Números

1 versículo encontrado

Jueces

2 versículos encontrados

Cantares

2 versículos encontrados

Jeremías

2 versículos encontrados

Ezequiel

6 versículos encontrados

Oseas

2 versículos encontrados

Joel

1 versículo encontrado

Hageo

1 versículo encontrado

Zacarías

1 versículo encontrado

Sirac

2 versículos encontrados

En Jeremías Dios se refiere a Israel como una viña (Jer 2,21 “Yo te había plantado de la cepa selecta, toda entera de simiente legítima. Pues ¿cómo te has mudado en sarmiento de vid bastarda? Jer 8,13 “Quisiera recoger de ellos alguna cosa – oráculo de Yahveh – pero no hay racimos en la vid ni higos en la higuera, y están mustias sus hojas. Es que yo les he dado quien les despoje”. Donde Israel ha fallado como pueblo escogido, es ahí donde Jesús se hace fuerte para ser “vid”, por eso es Dios quien corta los sarmientos que en Jesús no dan fruto, a los que dan frutos los poda para que den aun más (Jn 15,2).

Jesús les dice a sus discípulos que ellos ya están “limpios” (καθαρο gr. katharoi. Aparece 4 veces en el NT, la misma palabra la utiliza Mateo para referirse a “los limpios de corazón) por la palabra (λόγον gr. lógon) que les ha anunciado. Todo el que quiera dar frutos simplemente debe “permanecer” (μείνατε gr meínate del verbo méno que significa quedarse, permanecer, estar, vivir, morar, durar, continuar, perdurar esperar, aguardar) en él. Nadie puede dar por si solo fruto sino permanece en Jesús.

El v.7 habla de la recompensa que Jesús les da a aquellos que permanecen en él y guardan sus palabras. Les dice que todo lo que “pidan” (ατήσασθε gr. aitésasthe del verbo aitéo que sugiere con la mayor frecuencia la actitud de un suplicante, la petición de uno inferior en posición a aquel a quien se le hace la petición; p.ej., en el caso de hombres pidiendo algo a Dios Mt 7,7; de un hijo a un progenitor Mt 7,9-10; de un súbdito a un rey Hch 12,20; de sacerdotes y pueblo a Pilato Lc 23,23; de un mendigo a uno que pasaba Hch 3,2. Con referencia a pedir a Dios, este verbo se encuentra en las epístolas de Pablo en Efe 3,20 y Col 1,9; en Santiago cuatro veces Col 1,5-6; Col 4,2-3; en 1 Juan, cinco veces Col 3,22; Col 5,14-15, dos veces, 16) lo “obtendrán” (γενήσεται gr. genésetai del verbo ginomai que significa llegar a ser, nacer, suceder).

Actualización

Son muchas las personas que me vienen preguntando por qué el mundo marcha de manera tan errada, existen enfrentamientos, muertes, odio y guerras entre hermanos. La respuesta la encontramos en este texto de Juan que hemos analizado (15,1-8), si no permanecemos en Cristo no seremos capaces de dar los frutos necesarios para hacer de cada hogar, comunidad, y pueblo un lugar donde reine la paz y el amor. Lo peor de caso es que parece que los cristianos no estamos haciendo lo necesario para propagar el reino de Dios, muchas veces queremos propagar e imponer nuestro reino y nuestras doctrinas.

La autosuficiencia es uno de los grandes males de hoy día, el ser humano se cree Dios, parece no necesitarlo, han surgido tantas ideologías tanto religiosas como políticas que tratan de hacer del ser humano un instrumento manipulable, en el cual Dios no tiene cabida, es por ello que se le proporciona grandes dosis de materialismo y de insignificancias para mantenerlo con la mirada puesta en el horizonte equivocado.

Solamente unidos a Cristo Jesús es que podemos dar frutos, y frutos en abundancia. El mismo Señor dice que todo lo que “pidamos” cuando guardamos y ponemos en práctica su Palabra nos será concedido, sin embargo, es necesario tener una actitud de un suplicante que se cree el ser más inferior de todos, es allí donde radica el secreto de obtener lo que le pedimos al Señor. Muchas veces oramos con grandes aires de grandeza, si Jesús siendo Dios se rebajó para volverse esclavo, también quiere que cada uno de nosotros nos despojemos de todo egoísmo y orgullo que nos ata al pecado.

Hazte socio

También te puede gustar