La CEE decide su presente para mirar al futuro

Este lunes, 28 de febrero, se ha iniciado la XCVII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE). El punto más relevante …

Forum Libertas

Este lunes, 28 de febrero, se ha iniciado la XCVII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE). El punto más relevante de esta reunión tendrá lugar este martes cuando se dará a conocer el nuevo presidente de los obispos españoles para los próximos tres años. El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, actual presidente de la CEE no debería tener problemas en reeditar el puesto para el siguiente trienio.

De conseguirlo, el siguiente mandato al frente de los prelados españoles significaría el último para Rouco, ya que un cambio en los estatutos precisa que a partir de ahora todos los cargos de la CEE se podrán ostentar por dos trienios consecutivos.
Asimismo, los obispos elegirán al vicepresidente de la CEE, a los miembros del Comité Ejecutivo y a los presidentes y miembros de todas las Comisiones Episcopales, Subcomisiones Episcopales, Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Consejo de Economía. El único cargo que no se renovará es el de secretario general que tiene una validez de cinco años.
Mirando a las Jornadas Mundiales de la Juventud 2011
En el discurso inaugural de la Asamblea -la última antes de la Jornada de Madrid, el próximo mes de agosto- Rouco Varela ha puesto acento las palabras del Papa sobre las Jornadas Mundiales de la Juventud 2011 que tendrán lugar este agosto en Madrid. El presidente de la CEE ha afirmado que al igual que el mensaje pontificio “nos dirigiremos a todos los fieles y, en particular a los jóvenes para invitarles a participar en esa fiesta de la fe que será el encuentro de la juventud del mundo convocada por el Santo Padre”.
“La peregrinación de la Cruz y del icono de la Virgen por las diócesis de España está siendo un verdadero acontecimiento de gracia –prosigue-. Pero los meses de los que todavía disponemos antes del verano han de ser un particular tiempo de intensa oración y de disposición espiritual para “el gran encuentro de Madrid 2011”.
El arzobispo de Madrid ha destacado que la JMJ es “un instrumento providencial al servicio del empeño misionero de la Iglesia en la evangelización de los jóvenes”. “La clarividencia apostólica de Juan Pablo II, iluminada por su gran amor a Cristo y a los jóvenes, fue el
medio del que se valió la Providencia divina para poner en manos de la Iglesia este nuevo procedimiento evangelizador, tan apropiado para las generaciones jóvenes de los últimos decenios del siglo XX y de comienzos del siglo XXI”, ha constatado.
Dos temas de vital importancia para la juventud de hoy y de mañana, según Rouco, son la necesaria colaboración entre la familia, la parroquia y la escuela en orden a la educación en la fe de niños y jóvenes; y la cuestión de la verdad del amor humano, como elemento clave de la maduración de los jóvenes como personas y, por consiguiente, del bien común de toda la sociedad.
En su discurso, Rouco también ha destacado que las Jornadas Mundiales de la Juventud se han caracterizado por constituir “una gran experiencia de Iglesia”. Los jóvenes, según el purpurado, buscan a Cristo y “buscan la compañía en la que pueden encontrarlo, conocerlo mejor y seguirlo con perseverancia”. Por ello, ensalza la “gran” responsabilidad de “nuestras Iglesias diocesanas, la nuestra como Pastores, la de padres, párrocos, maestros católicos, catequistas, la de todos los bautizados, llamados a ser testigos creíbles del Señor para las nuevas generaciones”.
La primera jornada de la Asamblea también prevé la aprobación de un Mensaje a los jóvenes invitándoles a participar en la Jornada Mundial de la Juventud. Del mismo modo se presentan para su estudio y aprobación, otros dos documentos: “Directorio de la cooperación misionera entre las iglesias para las diócesis de España” y “La transmisión de la fe. Orientaciones para la acción coordinada de la parroquia, la familia y la escuela”.
Los obispos estudiarán, además, un documento titulado “La verdad del amor humano”
y la ponencia “Hacia una renovada pastoral de las vocaciones sacerdotales”. El orden
del día también incluye el diálogo sobre el nuevo Plan Pastoral de la CEE.
En esta Asamblea Plenaria se aprobará también la propuesta a la Santa Sede para el nombramiento de Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias, cargo que se renueva cada cinco años y que ocupa actualmente el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, monseñor Francisco Pérez González. Como es habitual, otros capítulos de la Asamblea Plenaria lo constituye la información sobre los asuntos de seguimiento, los temas económicos y el cumplimiento del Plan Pastoral.
Hazte socio

También te puede gustar