La concejal Olvido Hormigos y su video erótico, ¿un debate equivocado?

El caso de la concejal del PSOE de la localidad de Los Yébenes (Toledo), Olvido Hormigos, protagonista de un vídeo erótico difund…

El caso de la concejal del PSOE de la localidad de Los Yébenes (Toledo), Olvido Hormigos, protagonista de un vídeo erótico difundido por Internet en el que aparece desnuda y masturbándose, ha generado un gran debate en las redes sociales, en los medios de comunicación y en el ámbito político.

En principio, el debate se ha centrado en el hecho de si es criticable o no, y si Hormigos debe dimitir o no, por haber enviado una grabación suya de alto contenido erótico, hasta el punto de generar titulares del tipo “¿Quién es peor, el político que roba o el que se masturba? Debate en Internet por el caso de Los Yébenes” (El Economista).

Como no podía ser de otra manera, responsables políticos de uno y otro color se han manifestado al respecto, como también lo está haciendo la opinión pública, mostrando su apoyo o rechazo al envío de ese vídeo por parte de la concejal del PSOE.

Los apoyos

Entre esas manifestaciones, cabe señalar, por ejemplo, la de Esperanza Aguirre, quien ha salido en defensa de Hormigos a través de su cuenta de Twitter, uniéndose a la etiqueta #Olvidonodimitas que circula en esa red social, añadiendo la frase “En defensa de tu intimidad”.

Por su parte, Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, expresó este miércoles, 5 de septiembre, su adhesión a la causa de Olvido Hormigos también a través de Twitter: “No dimitas por eso, Olvido. Ni se te ocurra. Yo apoyo a Olvido Hormigos”, escribió.

Y el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Eduardo Madina, hizo lo propio con esta expresión: “Basta ya de esa España de Bernarda Alba, por favor”.

En ese sentido, hay que subrayar que, tras darse a conocer la difusión del vídeo íntimo protagonizado por ella misma, Hormigos reaccionó presentando su dimisión, aunque posteriormente, ante el apoyo recibido, se ha replanteado si abandonar o no su acta de concejal. “Después de todos los apoyos estoy pensando en no dimitir”, dice ahora.

Cabe recordar que todo empezó cuando Olvido Hormigos presentó este miércoles una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil por la difusión de un vídeo a través de WhatsApp en una web porno y en un foro. La concejal añadió en la denuncia que la difusión del vídeo se había producido desde el correo de la Alcaldía. “Ha llegado a mi poder la difusión del vídeo por parte del correo de la Alcaldía”, señaló.

En el sentido contrario, responsables del PP en Los Yébenes desmintieron “tajantemente” que el vídeo se hubiera difundido masivamente desde la Alcaldía, “algo que ha dado a entender la edil en los medios de comunicación y que no responde en absoluto a la verdad”.

Debate equivocado: la cuestión de fondo

Pero, en todo este embrollo hay más cosas que parecen no ajustarse a la verdad o, al menos, a la versión dada en principio por Hormigos, que entró en el consistorio de Los Yébenes en junio de 2011, es madre de dos hijos y profesora. Son cuestiones que llevan a preguntarse si el debate que se ha generado no será equivocado en su planteamiento.

Y es que la concejal socialista víctima de la difusión del vídeo íntimo en que aparecía desnuda y masturbándose, afirmó en un primer momento que el destinatario final del mismo era su marido y que la Guardia Civil veía complicado encontrar el modo en que saltó a Internet al haberse enviado a través de WhatsApp, tal como informa este viernes elEconomista.es.

Sin embargo, la propia Guardia Civil ha desmontado ese argumento y puesto en duda la versión inicial al constatar que el vídeo no habría sido enviado a su marido, sino que el destinatario fue otro, presumiblemente, según fuentes del caso, Carlos Sánchez, de 27 años y portero del equipo de Los Yébenes, que está imputado por ser también el principal sospechoso de haber permitido que la cinta saltase a la Red.

La propia Hormigos se negó a hacer declaraciones al respecto cuando fue preguntada por los medios a su entrada al pleno del Ayuntamiento, donde decidió retirar su dimisión y en el que fue recibida entre insultos y abucheos.

Así las cosas, ¿por qué se trata de un debate equivocado? No lo es por el hecho de que alguien tenga que dimitir por enviar un video privado como éste, sino que lo reprobable de la conducta de la concejal tiene que ver con la infidelidad.

En ese sentido, la cuestión de fondo es si una mujer casada y maestra, lo que le confiere una dimensión moral añadida, que ejerce un cargo público, y esto le confiere una dimensión pública añadida a lo que haga en su vida, actúa correctamente de esta manera.

No se trata de si es correcto que Olvido Hormigos se grabara o no un vídeo íntimo, sino que el destinatario del mismo no fue su marido sino otro hombre. ¿Cómo hay que calificar que una mujer casada y responsable política envíe unas imágenes suyas desnuda masturbándose a otro hombre que no es su esposo? De entrada, es malo para el marido, para los hijos y para su profesión como profesora. Si tiene repercusión política o no es otra cosa.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>