La Constitución sigue diciendo que “hombre y mujer tienen derecho a contraer matrimonio”

El matrimonio homosexual, vigente en España a partir del 2 de julio a través de la reforma del Código Civil, es una clara ruptura antropológica, pero …

Forum Libertas

El matrimonio homosexual, vigente en España a partir del 2 de julio a través de la reforma del Código Civil, es una clara ruptura antropológica, pero también del pacto constitucional. Parece que algunos dirigentes políticos, incluidos hombres y mujeres del Partido Popular críticos con la posición oficial de esta fuerza política, que presentará en breve recurso de inconstitucionalidad, no comparten o entienden esto. Es el caso de cargos electos como el alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, que comentó este fin de semana que su deseo es “que esta nueva ley no se derogue”, amparándose en el principio de que “hay que mirar al futuro”. Sin embargo, para algunos dirigentes del PP, sólo hay que pasar página sobre algunos temas y no sobre otros, como éste.

 

Esta nueva normativa está contaminada por la ruptura del pacto constitucional que supone la modificación del artículo 44 del Código Civil, donde se afirmaba textualmente, antes de la reforma, que “hombre y mujer tienen derecho a contraer matrimonio”. El principal motivo de esa violación es que la Carta Magna, en su artículo 32.1, dice exactamente lo mismo: “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica”. Por tanto, para que la norma aprobada por el Parlamento sea constitucional, se necesitaría una modificación o, en su defecto, la derogación o un nuevo inicio del trámite parlamentario. Se da la circunstancia de que, en el matrimonio homosexual, el ejecutivo no ha llegado a ningún consenso con el PP, algo que, por el contrario, es imprescindible para cambiar cualquier punto de la Constitución.

 

La inconstitucionalidad del proyecto ya ha sido aludida, de diversas formas, en sendos escritos elaborados y hechos públicos recientemente por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Consejo de Estado y la Academia Española de Jurisprudencia. Las tres instituciones coinciden en la idea de que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden equipararse al matrimonio. También expresan sus dudas sobre la adopción a la que tienen acceso ahora automáticamente dos hombres y dos mujeres por el hecho de casarse.

 

Al margen de las acciones legales, la aprobación del matrimonio homosexuial destapa varias contradicciones en lo que será el nuevo articulado del Código Civil. Se ha modificado todo lo que es “hombre y mujer” o “marido y mujer” para definir el matrimonio, y se ha sustituido este concepto por el de “hombre o mujer” y por el de “contrayentes”. Sin embargo, la posibilidad de que se casen dos personas del mismo sexo no se contempla en los artículos 116, 117 y 118, que se mantienen igual tras la reforma:

                  

Artículo 116: Se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los trescientos días siguientes a su disolución o a la separación legal o de hecho de los cónyuges.

                      

Artículo 117: Nacido el hijo dentro de los cientos ochenta días siguientes a la celebración del matrimonio, podrá el marido destruir la presunción mediante declaración auténtica en contrario formalizada dentro de los seis meses siguientes al conocimiento del parto. Se exceptúan los casos en que hubiere reconocido la paternidad expresa o tácitamente o hubiese conocido el embarazo de la mujer con anterioridad a la celebración del matrimonio, salvo que, en este último supuesto, la declaración auténtica se hubiera formalizado, con el consentimiento de ambos, antes del matrimonio o después del mismo, dentro de los seis meses siguientes al nacimiento del hijo.

 

Artículo 118: Aun faltando la presunción de paternidad del marido por causa de la separación legal o de hecho de los cónyuges, podrá inscribirse la filiación como matrimonial si concurre el consentimiento de ambos.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar